Juez ordena prisión preventiva para taxista ruso que atropelló a ocho aficionados

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un tribunal de Moscú ordenó prisión preventiva de dos meses para el taxista que el sábado 16 invadió con su vehículo una acera en el centro de la capital e hirió a ocho peatones, entre ellos dos aficionadas mexicanas que llegaron a Rusia para asistir al Mundial de Futbol.

“Ordenamos satisfacer la demanda de la investigación de establecer una medida cautelar contra Chinguiz Anarbek, de dos meses de arresto, hasta el 16 de agosto”, dijo este lunes la jueza Natalia Lárina.

El taxista, un kirguís de 28 años, reconoció antes su culpa ante un juez y pidió perdón a los afectados. “Pido perdón por todo lo que hice. Estoy muy arrepentido por lo ocurrido, reconozco plenamente mi culpa y pido perdón a todos los afectados”.

A través de un intérprete, el taxista relató que no había dormido durante dos días y por ello confundió “el freno con el acelerador”.

“No dormí porque tengo que alimentar a una familia y ganar dinero”, dijo también el acusado, quien será sometido a un examen para comprobar sus facultades mentales.

Los hechos ocurridos el sábado 16, en una calle junto a la Plaza Roja de Moscú, causó conmoción entre las numerosas personas que se encontraban en la zona, abarrotada de aficionados de muchos países llegados para el Mundial.

Entre los ocho heridos hay dos mujeres mexicanas que no requirieron asistencia médica, ya que sólo sufrieron unas contusiones, según confirmó la embajada de México.

Las otras personas heridas son azerbaiyanos, rusos y un ucraniano. Al día de hoy siguen hospitalizados tres heridos, todos rusos, cuyo estado es “satisfactorio y serán pronto dados de alta”, precisó una fuente sanitaria, según un despacho informativo de la agencia EFE.

Tras su detención, el hombre contó que había perdido el control del vehículo.

Sin embargo, un video del momento del accidente, difundido por medios y en las redes sociales, generó rumores de que pudiera tratarse de un acto intencionado, ya que se ve cómo el taxi, que estaba parado detrás de varios coches debido al tráfico, arranca de pronto y hace un brusco giro a la derecha subiéndose a la acera y atropellando a todos lo que andaban por allí. Después el taxista sale de la unidad y es perseguido por varios peatones.

Comentarios