Implacable la prensa alemana con sus seleccionados: “arrogantes y ególatras”, les dicen

El alemán Thomas Mueller reacciona al final del partido con México en Estadio Luzhniki en Moscú, Rusia. Foto: AP Victor R. Caivano El alemán Thomas Mueller reacciona al final del partido con México en Estadio Luzhniki en Moscú, Rusia. Foto: AP Victor R. Caivano

BERLIN (apro).- Desde 1982 Alemania no perdía un juego de inicio en un Mundial. En aquella ocasión Argelia le arrancó el triunfo en su debut a la Mannschaft en suelo español. Ahora lo hizo México en Rusia y la prensa alemana ha sido inclemente con su selección ante tal resultado.

De arrogantes, ególatras e insolentes tachan unos a sus jugadores nacionales; como gran fracaso dicen otros fue la actuación de la selección; los demás le otorgan un 5 de calificación al conjunto, les remarcan que su actuación fue una gran decepción y los alertan, casi en modo de amenaza, de ganar sí o sí los siguientes dos partidos so pena de ser eliminados del torneo internacional.

Y es que la inesperada derrota ante México le duele a todo este país, que esperaba con entusiasmo e ilusión, incluyendo a todos los medios de comunicación, el debut triunfante de su equipo. La buena actuación y triunfo del conjunto tricolor -reconocido por la misma prensa alemana- fue un balde de agua helada y dejó en claro que la hazaña de refrendar el campeonato no será algo fácil.

“Insolentes y ególatras: los alemanes con una derrota alarmante en su debut en el Mundial. ¿Les habrá llegado el mensaje?”, tituló en su portal online el semanario Die Zeit. Por su parte, la versión online del también semanario Spiegel no fue menos benévolo: “Fracaso contra México. ¿Qué fue eso? Alemania todavía se encuentra en modo prueba”.

Los populares diarios Bild y B.Z publicaron este lunes titulares aún más severos: “La peor defensiva desde hace años, el ataque invisible y el medio campo sólo miró. ¡5 de calificación!”, tituló el primero, mientras que el segundo fue más allá y usó estas palabras para definir a su selección: “Arrogante, lenta, presuntuosa. Algo igual (en los próximos juegos) y pueden volver a casa”.

Las críticas hechas al técnico de la selección Joachim Löw, quien sufrió su primera derrota en un partido de debut de los cuatro Mundiales en los que ha participado, apuntan a haber iniciado con un cuadro titular de “consentidos” que no dieron el ancho. “¿Alguien vio en algún lado a nuestros campeones mundiales? En el estado de Moscú no estuvieron”, se preguntó el Bild.

Tanto el director técnico como los jugadores alemanes reconocieron las debilidades que presentaron en su juego y que hicieron que la escuadra mexicana se creciera y lograra imponerse: faltó contraataque, perdieron muchas bolas, y dejaron grandes espacios a los mexicanos.

“Por supuesto que es una decepción haber perdido el partido. Es una situación totalmente no deseada por nosotros porque en torneos de este tipo siempre hemos ganado el primer juego, pero tenemos que aceptar que así es y aprender la lección y hacerlo mejor en los próximos juegos”, reconoció en conferencia de prensa un aún consternado por la derrota Joachim Löw.

“A partir de mañana, hay que seguir mirando hacia adelante y nuestra selección tiene suficiente experiencia para reponerse de una derrota, levantarse y ganar el próximo juego”, atinó a decir.

Y efectivamente, el día después de la derrota, con la resaca a cuestas, los alemanes aún campeones del mundo decidieron aislarse y concentrarse en planear lo que será su futuro en Rusia 2018: la conferencia de prensa planeada para este lunes fue suspendida y el entrenamiento se decidió hacer a puerta cerrada. Cero contacto con medios y opinión pública. Quieren tener la mente clara y libre para el encuentro contra Suecia el próximo sábado 23 de junio.

Comentarios

Load More