La música en Rusia 2018

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Espectacular concierto en la Plaza Roja de Moscú ofrecieron los organizadores del certamen futbolístico Rusia 2018, y se pudo ver en prácticamente todo el mundo, vía satélite o internet.

Destacó el tenor peruano Juan Diego Florez, quien se encuentra en plenitud; cantó con la hermosa, joven soprano rusa Aida Garifullina el dúo de amor de Rigoletto, acompañados por la Orquesta del Teatro Mariinsky bajo la dirección de Valery Gergiev. Florez ya está abordando este repertorio más o menos ligero y le pesa un poquitín, ojalá que esto no dañe su cristalina voz. 

Se presentaron también Anna Netrebko, un muy mermado Plácido Domingo, el pianista Denis Matsuev, que nos deleitó con una formidable interpretación del primer Concierto para piano de Tchaikowsky; música rusa maravillosa, exquisita, que ahora los rusos presumen al mundo con toda razón.

En los últimos segundos de ese concierto para piano las campanas de la catedral de San Basilio se unieron a los gloriosos sonidos del piano, mientras el presidente Vladimir Putin –acompañado de distinguidos invitados– disfrutaba satisfecho el banquete musical en primera fila. Matsuev ganó en 1998 el primer lugar del prestigiado concurso internacional para pianistas Piotr Illich Tchaikowsky.

Cantó también el tenor Yusif Eyvazov, de Azerbaiyán, quien es el actual cónyugue de la Netrebko. Eyvazov se autodefine en su página web como tenor dramático, cuando en opinión nuestra no lo es, ni siquiera a lírico spinto llega. Juzguen ustedes mismos en su “Nesun Dorma”, lo pueden ver y escuchar en el siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=F2_Gcoukv3g

Brillaron los también rusos Ildar Abdrazakov, bajo, y la soprano coloratura Albina Shagimuratova, estrella del Met y de los principales teatros del mundo.

Anna Netrebko se atrevió con In Questa Reggia de Turandot y lo resolvió con mucha solvencia. ¿Una soprano que destacó con la Susana de Las Bodas de Fígaro de Mozart cantando Turandot? Pues sí, y no lo hace nada mal. Recordemos que esa misma proeza la realizó nuestra paisana, la inolvidable maestra Irma González, pero a los 63 años. La Netrebko sorprendió a todo el planeta con su versión de esta aria de Puccini.

Plácido Domingo cantó una muy grave Granada de Agustín Lara (como tres tonos abajo), y en esa gradación no luce. 

Al final, las emblemáticas canciones rusas Ochi Chornye (Ojos negros) y una emocionantísima Kalinka cantada por todo el elenco. 

¡Cómo extrañamos al carismático, inolvidable barítono siberiano Dmitri Hvorostovsky, fallecido el año pasado, él debió estar en ese verdadero banquete musical.

Al final las campanas de San Basilio y los fuegos artificiales, una gozada.  

Este texto se publicó el 17 de junio de 2018 en la edición 2172 dela revista Proceso.

Comentarios