Denuncian tortura en separos municipales de San Luis de la Paz, Guanajuato (Video)

GUANAJUATO, Gto., (apro).- Videos grabados en el interior de los separos de San Luis de la Paz pusieron al descubierto prácticas de tortura y violaciones a los derechos humanos de los detenidos, presuntamente cometidas por policías municipales.

Hace tres años, en ese mismo sitio, se registraron y documentaron actos de tortura y la muerte de al menos dos personas que habían ingresado a la cárcel.

En los videos publicados por el portal digital Zonafranca se observa a dos hombres en los separos municipales, tirados en el piso, uno de ellos desnudo y con la ropa interior en la mano. A ambos, en espacios distintos, se les ve ensangrentados, aparentemente por una golpiza.

En una de las celdas se observa una gran mancha de sangre junto a una de las víctimas, semiconsciente, y otras más pequeñas en algunas de las paredes.

Los videos –entregados por una persona que pidió reservar su identidad por temor a sufrir alguna represalia– fueron grabados a fines de 2017 y principios de este año, pero sacados a la luz pública este martes.

El denunciante señaló como responsables de los hechos al jefe de árbitros calificadores del gobierno municipal, Manuel Ortiz Rojas, y al director de Seguridad Pública y Mando único, Fernando Alcocer, colaboradores del alcalde Guillermo Rodríguez Contreras.

Ortiz Rojas ocupó el mismo cargo en la administración anterior, pero fue destituido.

En respuesta a la denuncia y la difusión de los videos, el gobierno municipal negó que actos de esa naturaleza se cometan actualmente contra los detenidos. Las grabaciones, dijo, se realizaron meses atrás “y las cosas ya no están así”.

En febrero de 2015 también se difundieron imágenes de una persona que fue detenida y llevada a los separos de San Luis de la Paz por consumo de sustancias prohibidas. El individuo fue encadenado con los brazos extendidos y abiertos, mientras era obligado a permanecer de rodillas.

Las prácticas de tortura en ese entonces fueron confirmadas por el médico Fernando Pérez Miranda, quien laboraba como legista en la Dirección de Seguridad Pública. Éste aseguró que en su momento denunció ante el alcalde los hechos ocurridos en los separos municipales.

En aquella ocasión el médico señaló a los jueces calificadores y al director de Seguridad, Gerardo Rodríguez Trejo, como responsables de solapar las golpizas de policías contra las personas detenidas.

Ese año la Procuraduría de Derechos Humanos del estado inició un expediente de queja y emitió varias recomendaciones al gobierno municipal para que dignificara el lugar y eliminara cualquier práctica de tortura o discriminación.

Un año después, un joven que fue detenido por consumir drogas se quitó la vida en el interior de una de las celdas.

Comentarios