Empresario señalado por obtener ejidos con argucias legales busca alcaldía de Campeche por el PRI  

CAMPECHE, Cam. (apro).- “Ejidatario” de Komchén, Yucatán, de donde supuestamente es avecindado, el empresario Claudio Cetina Gómez, exjefe de la Oficina del gobernador, Alejandro Moreno Cárdenas, busca convertirse en el próximo presidente municipal de Campeche, abanderado por la coalición PRI-PVEM-Panal.

Con argucias legaloides, con las que simuló su avecindamiento en aquel lugar desde 2012, el exfuncionario se convirtió en 2013, en contubernio con el comisariado ejidal, en el ejidatario número 409 de Komchén, territorio perteneciente al municipio de Mérida, en Yucatán, para apropiarse de unas seis hectáreas de las preciadas tierras.

El ejido está enclavado entre los exclusivos Country Club Yucatán y Club de Golf Yucatán -donde el presidente Enrique Peña Nieto va a jugar con políticos y magnates yucatecos- y la zona arqueológica y cenote de Dzibilchaltún.

La operación fue similar a la de los presuntos prestanombres de la familia Mouriño y del exgobernador veracruzano, Javier Duarte, en el despojo de tierras a los ejidatarios de Lerma, en Campeche; o del exbanquero Roberto Hernández, a los de Tulum, en Quintana Roo, y otros ejidos de la Península de Yucatán.    Gracias a la reforma a la Ley Agraria que impulsó Carlos Salinas de Gortari en 1992, que convirtió los terrenos ejidales en botín de traficantes y acaparadores de tierras, el candidato priista a la alcaldía campechana obtuvo el reconocimiento como ejidatario de Komchén en una asamblea ejidal celebrada el 27 de marzo de 2013.

En esa misma junta se hicieron “ejidatarios” Hernán Alberto Conde Barahona y Giovani Rafael Castaldi Fitzmaurice, cuyos nombres en su momento salieron a relucir al destaparse una operación similar en el ejido Kanasín, donde estuvo inmiscuido José Manuel Sáiz Pineda, quien fue tesorero del gobierno tabasqueño en el sexenio del exgobernador Andrés Granier Melo.

Aquel 27 de marzo fueron inscritos como ejidatarios de Komchén los empresarios Eloy José Cáceres Wejebe, Rodrigo Montalvo Vales, Luis Alberto Montalvo Millet, Benjamín Xacur Achach, Miguel Ángel Montañez Avilés, René Oswaldo Blanco Gamboa, Mario Alberto Marcos Zablah, y Jorge Semerena Hernández, así como Luis Alberto Sierra Sauri, hijo de la exgobernadora de Yucatán, Dulce María Sauri Riancho.

Varios de ellos son la segunda generación de influyentes empresarios yucatecos.

Los nombres de Sierra Sauri, Montalvo Vales, Montalvo Vales y Montalvo Millet se han visto implicados en las denuncias por corrupción contra los exgobernadores de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, y su antecesor, Félix González Canto.

En aquella ocasión también se convirtió en ejidatario de Komchén Jorge Walter William Goff Ailloud, hermano del exombudsman y actual vicefiscal Anticorrupción de Yucatán.

El acta de la asamblea del 27 de marzo de 2013 quedó inscrita en el Registro Agrario Nacional (RAN) con la clave registral 31050010122081925R y, de acuerdo con documentos en poder de la corresponsal, el grupo de empresarios pagó al ejido sólo tres millones de pesos como prestación por una superficie de 70 hectáreas de tierras de uso común que fueron parceladas para sus nuevos posesionarios.

La asamblea se efectuó con la asistencia de 204 ejidatarios, que representaron 53.26% del padrón, que en su totalidad avalaron la incorporación como nuevos ejidatarios a los 20 “avecindados”.

Nieto del empresario Leovigildo Gómez, cuya fortuna y ascenso en la pirámide social se atribuye al presunto robo de tierras en esta ciudad durante el trienio en que fungió como alcalde de Campeche a mediados del siglo pasado, Cetina Gómez obtuvo así tres parcelas que suman una superficie aproximada de seis hectáreas.

El 9 de noviembre de 2016, “a título gratuito”, obtuvo la propiedad de esos predios.

Comentarios