Broxel deslinda su tarjeta de presunta compra de votos en la CDMX

Integrantes de Morena informaron que se pretende comprar los votos a través de una tarjeta prepago de la empresa Broxel. Foto: Especial Integrantes de Morena informaron que se pretende comprar los votos a través de una tarjeta prepago de la empresa Broxel. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Broxel cuenta con la “estricta política de mantenerse ajena a cualquier proceso electoral”, aseguró la empresa en un desplegado difundido este miércoles, luego de que Morena acusó al Gobierno de la Ciudad de México, el Sindicato Único de Trabajadores (SUT) y partidos frentistas de usar una tarjeta de crédito de esa firma para asegurar votos.

Broxel, que desarrolla soluciones en medios de pago basados en tecnología financiera, negó “enfáticamente” que participe en elección y/o campaña política alguna. “Desde nuestra fundación, la empresa cuenta con la estricta política de mantenerse ajena a cualquier proceso electoral. No lo haremos ahora, ni nunca”, puntualizó.

De igual manera, precisó que ninguna de las tarjetas Broxel-Metro ha recibido aportación adicional del Gobierno de la Ciudad de México o cualquier otra entidad, aparte de los 280 pesos con los que fueron repartidas originalmente.

“Todos nuestros servicios cuentan con un protocolo de control que previene el uso incorrecto, ilegal o distinto para el que fueron diseñados originalmente; este parámetro de seguridad nos permite identificar y reportar cualquier anomalía. Para el caso puntual de la Ciudad de México, no se ha reportado algún evento que salga de los parámetros del producto”, añadió.

De acuerdo con Broxel, respeta la ley, instituciones y entidades financieras encargadas de proteger el patrimonio, identidad e integridad de sus millones de usuarios. Y reiteró que no apoya a partido político alguno.

Ayer, Morena denunció que con la emisión de una tarjeta de crédito denominada Broxel, el gobierno capitalino, en complicidad con el SUTGCDMX y los partidos de la coalición Por la CDMX al Frente, pretenden asegurar el mayor número de votos el próximo 1 de julio.

Según el grupo parlamentario de esa fuerza política en la Asamblea Legislativa (ALDF), se trata de un esquema financiero similar al de Monex que puso en marcha la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM) en los comicios de 2012 y por el que dicha coalición fue multada por el Instituto Nacional Electoral (INE) con 98 millones 479 mil 246 pesos el 5 de septiembre de 2017.

César Cravioto, coordinador de los diputados locales morenistas, reveló que ahora la tarjeta –distribuida por el entonces jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, a los 42 dirigentes seccionales del Sindicato para que éstos, a su vez, las distribuyeran a los más de 100 mil trabajadores de nómina, sindicalizados y de base– se distribuye con la consigna de votar a favor de los candidatos frentistas a la Presidencia, Ricardo Anaya, y la jefatura de gobierno, Alejandra Barrales.

Luego de hacer un llamado a las autoridades electorales federales y locales, así como a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para que investiguen el caso, el diputado morenista dijo que detrás del presunto fraude electoral se encuentran el actual jefe de gobierno, José Ramón Amieva, así como su antecesor, Miguel Ángel Mancera, además de Héctor Serrano, Miguel Ángel Vázquez, Juan Ayala y Luis Serna.

Comentarios

Load More