El obispo de Chilapa atribuye disminución de violencia a la tregua con grupos delictivos

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza. Foto: José Luis de la Cruz El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza. Foto: José Luis de la Cruz

El prelado de Chilpancingo-Chilapa aseguró que al menos en su diócesis la violencia contra candidatos en el actual proceso electoral ha disminuido por la tregua con grupos delictivos

“El diálogo con los grupos criminales ha funcionado para disminuir la violencia en Chilapa, además de que se han planteado proyectos para la construcción de la paz”, afirmó Salvador Rangel Mendoza, obispo de Chilpancingo-Chilapa.

“Sí me he relacionado con estas personas porque los mismos candidatos me han pedido que hable con ellos para que los dejen hacer su campaña política, yo pudiera decir que ahí, en la diócesis, ha estado funcionando porque al principio mataron a dos candidatas en Chilapa, una del PRI y otra del PRD, pero fueron motivos distintos a lo de la campaña y creo que hasta ahorita está funcionando”, dijo.

En las instalaciones del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc) comentó que se construyeron dos parroquias en Tlanicuilulco, sede del grupo criminal “Los Ardillos”, y en Filo de Caballo, donde es el presunto cruce de droga, lo cual fue una manera de “meterle la medicina al dragón”.

“Hemos conseguido muchas cosas hablando directamente con los capos, he tenido la oportunidad de acercarme a ellos y ahorita he tenido la oportunidad de un proyecto de paz para dos regiones (Tlanicuilulco y Filo de Caballo) hablando con estos señores (con los capos), con un representante de la federación, es cómo podemos lograr la paz”, expresó.

Rangel Mendoza indicó que está a favor de la amnistía, pero “restringida”.

“Yo siempre he hablado de una amnistía, pero yo le llamo restringida porque creo que Jesús nos dio una amnistía general a todos, nos dio oportunidad a todos. Creo que para que aquellas personas que quieran cambiar de vida, hay que darles una oportunidad. Yo sobre todo voy a la sierra y a la montaña, donde siembran la amapola, gente que por necesidad para sobrevivir no tienen otra cosa y además es toda una cultura porque empiezan desde chiquitos.

“Legalmente estos campesinos están quebrantando la ley, creando un estupefaciente, y no se me hace justo que se les aplique la ley a estos campesinos si el Estado no les ha dado otra oportunidad, o les aplican aquello pero que les den otra oportunidad. En ese sentido yo he dicho que sí se puede aplicar la amnistía”, aclaró.

El obispo de Chilpancingo-Chilapa indicó que el tejido social se ha destruido de muchas maneras, acusó que políticos e incluso militares en Chilapa estén involucrados con el crimen, por lo que resaltó la importancia de la construcción de la paz.

“Con tristeza les puedo decir que en esta cuestión de la violencia muchos políticos están metidos en ella son cómplices, incluso, voy a decirlo de una manera muy discreta el Ejército por lo menos en esa parte de Guerrero (Chilapa), es el mismo ejercito el que da las armas a los grupos criminales, las vende”, dijo.

(Con información de Vanguardia)

Load More