Los actores, al escenario político

Como nunca antes en la historia de la frágil democracia nacional, actores y actrices del mundo del espectáculo se lanzan a puestos de elección popular este 1 de julio. ¿Son honestas sus intenciones de cambio o una mera pantalla que les proporcione más “likes” en Facebook, como lo señala Ariel López Padilla? El histrión, desmoralizado, explica ­por qué rechazó ser votado por un partido en Morelos, mientras para Alfredo Adame, que aspira a la alcaldía de Tlalpan, se trata de lograr cambios más allá de una militancia determinada.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Por las elecciones del próximo 1 de julio en todo el país, varios actores dejan la escena para ejercer la política. Buscan ser alcaldes o diputados o senadores; como nunca, se incrementó la participación directa de los artistas de la TV, el cine y el teatro, en las votaciones del país.

La principal argumentación que esgrimen se enfoca a que intervienen “por la mala situación en la que se encuentra México, sobre todo por la violencia y la corrupción”, y por ello desean “contribuir para que exista un futuro mejor para las nuevas generaciones”.

Además, todos se dicen apartidistas e independientes… aunque los apoye un partido político. Son los casos de:

Ausencio Cruz, quien contiende para diputado federal de la delegación Benito Juárez (Proceso, 2169) por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena); Sergio Mayer, también por la diputación federal de Magdalena Contreras y Álvaro Obregón, vía Morena (Proceso, 2161); Alfredo Adame, quien concursa para alcalde en Tlalpan por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM); María Elena Saldaña, por la diputación  de Jiutepec, Morelos, en Nueva Alianza; y Eduardo Capetillo, candidato a la presidencia municipal de Ocoyoacac, Estado de México, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Asimismo, Ernesto Laguardia va de candidato a diputado federal de Tultitlán, Estado de México, por Nueva Alianza; Gabriela Goldsmith, igual para diputada federal pero por Naucalpan (también en Nueva Alianza); Rocío Banquells rumbo a la diputación local de Tlalpan por el Partido de la Revolución Democrática (PRD); Ernesto D’Alessio a su vez por la federal de Nuevo León por Morena, y Leticia Calderón como candidata a senadora por la Ciudad de México, en el PVEM.

Heredarás el poder

Radicado en Morelos, el actor Ariel López Padilla fue invitado por varios partidos a participar de candidato, mas se rehusó y platica a este medio por qué piensa que ahora los partidos políticos apoyan a gente pública para ocupar alcaldías, diputaciones y senadurías:

“Mi visión es que México vivió un proceso de unipartidismo durante 77 años. El PRI creó cuadros que se fueron envejeciendo. Luego llegó la tecnocracia con Miguel de la Madrid y con este relevo generacional también vino con sus deficiencias. Para 1988 se hizo el fraude electoral a Cuauhtémoc Cárdenas; pero desde 1985, con el sismo, la población se dio cuenta que puede rebasar al sistema y sale a las calles…

“Después nació la joven democracia. Es un PRI con lo que yo llamaría la generación yupi de los priistas: ‘Me voy a llevar esta lana, no me pasa nada, son buena onda’. Esa generación no contó con una ideología y carecía de un compromiso social, porque eran los juniors, los niños que heredaron el poder.”

–Luego con las llamadas redes hay un cambio, ¿verdad?

–Sí, empezó a generarse más información en las redes sociales y en los medios de comunicación. Afloran todos los arreglos que se hacen por debajo de la mesa, ¡eso se ha visto en todos los partidos! Y la reserva moral de los partidos queda en el vacío prácticamente agotada, por eso en esta elección ha sido muy particular el llamado a la popularidad, aunque siempre lo había hecho el PRI, porque efectuaba concesiones: que si Carlos Bracho, que si Silvia Pinal, que si Ignacio López Tarso…

–Pero eran figuras como decorativas, no luchadores sociales, ¿no?

–Ahora la necesidad es tener rating, diríamos en Facebook los likes. “Voy a tener una figura atractiva”, que de alguna manera por empatía de confianza atrae al público y consigue más likes. Y es que el ciudadano se cansó de los mismos, porque igual contamos con una clase política ya vieja, muy desgastada, hay que decirlo con todas las palabras: corrupta. Ante eso la reacción de la gente es: “Voy a votar por quien no he votado. ¡Peor no podemos estar!…”.

Le preocupa que las figuras populares entren a un sistema ya hecho y digan: “Es que me invitó el partido, ¡pero yo soy apartidista!”. Pero si el partido lo llevó al cargo, le dirá: “Ahora me pones a fulano y mengano”.

“Esa es mi preocupación con mi gremio. No sé si están pecando de ingenuos o de inocencia de lo que es el poder. Les digo que estén conscientes del paso que dan en sus vidas, porque la situación del país es muy compleja”, expresa contundente y rememora Ariel López Padilla:

“Yo renuncié a la candidatura de cualquier puesto público porque decía: ‘Sí, me interesa porque creo que puede ser parte de mi proceso de vida y profesional, es consecuencia a una trayectoria de estar participando socialmente y creo que tengo una responsabilidad, y si tengo algo de inteligencia podré desarrollar proyectos’; pero los partidos se desvirtúan, se extravían y pierden sus ideales. Entonces me desmoralicé.”

Adame para alcalde

Alfredo Adame expresa su código categórico a Proceso:

“Soy autónomo e independiente. No deberás tener compromisos, aunque te haya apoyado un partido. No estoy afiliado al Partido Verde, pero comulgo con muchos de sus principios y valores. Soy un candidato ciudadano y no un político. ¡No prometo!”

De madre alemana (su segundo apellido es Von Knoop), Adame estudió para piloto aviador y actuación; narra en entrevista su periplo hasta llegar a la candidatura de la alcaldía en Tlalpan, al sur de la capital:

“Llevo 24 años viviendo en Tlalpan. Me han tirado tres muertos afuera de mi casa, me han asaltado otras tres veces en el semáforo de Joya y Arenal. Me he quedado sin agua tres, cinco, 10 días. Me han perseguido. En algún tiempo viví en zozobra porque me estaban vigilando. A mí me trataron de secuestrar dos veces. Me extorsionaron…”

No obstante, ha vivido “muy feliz” en Tlalpan, pero “es una delegación que agoniza y la corrupción es la madre de todas sus desgracias”. En los últimos seis años, cada vez que le sucedía algo negativo realizaba un ejercicio mental “que en la actuación sirve de mucho”. Y se preguntaba: “Si yo fuera delegado, ¿qué haría?”. Recuerda que le llamaron seis de las ocho fuerzas políticas nacionales y le ofrecían “todo, menos la candidatura a la delegación”, que era la que deseaba.

“De repente, iba en mi auto por Calzada de Tlalpan y Huipulco, me toca un semáforo, y de mi lado izquierdo vi a un joven de unos 14 años con uniforme, seguramente de alguna secundaria pública; yacía tirado dando tumbos con su mona de thinner o aguarrás o cemento, ¡y quedó a un metro de mi coche! Le vi los ojos bizcos, inhalando…

“En ese momento el corazón se me partió. Se prendió la luz verde, arranqué y se me empezaron a salir las lágrimas. Fue una de las experiencias más terribles, y por ello dije: ‘Si me vuelven a llamar y me ofrecen competir por la alcaldía de Tlalpan, ¡lo voy hacer’. Ese suceso fue el detonante.”

Lo llamaron de la coalición Juntos Haremos Historia, pero no le proponían la alcaldía:

“Me contactó el Verde Ecologista, me dijeron que querían que lo representara y no debía estar afiliado: ‘No hay compromiso, tienes autonomía e independencia’. Esa misma tarde me hablaron de Juntos Haremos Historia, me expresaron: ‘Mañana el hijo de Andrés Manuel López Obrador te va a presentar en un evento donde prácticamente ya eres el candidato a diputación federal por mayoría del distrito 14’. Yo les dije que me apenaba mucho, pero tenía un problema de teléfono descompuesto y de falta de comunicación y ya había acordado con el Verde. Les agradecí.

“Me señalaron: ‘¡Pero no me puedes hacer eso!’. Yo respondí que no se habían comunicado conmigo y que lo sentía mucho, que le agradecía al  hijo de Andrés Manuel López Obrador tomarme en cuenta, yo había ganado las encuestas y todo, pero que ya me había arreglado con el Partido Verde, y mi lealtad es inquebrantable.”

Oportunidad a D’Alessio  

En las redes en internet sorprendió mucho que el actor y cantante Ernesto D’Alessio, hijo de la intérprete Lupita D’Alessio, pugnara para candidato federal en Nuevo León.

Incluso lo reprendieron severamente, por lo cual el artista publicó un video en YouTube, donde lo acompañan su esposa y cuatro hijos, dos pequeñas y dos pequeños, aclarando:

“Algunas personas han criticado esta postura, esta decisión, y de manera legítima, por supuesto. Dicen que por mi trabajo como actor, grado de escolaridad, etcétera, no tengo la capacidad de enfrentar un cargo tan importante. A ellos les digo que esa decisión no les pertenece sino a los ciudadanos que ejercerán su derecho a votar en las urnas el 1 de julio… El artículo 35 de nuestra Constitución dice claramente que es derecho de cualquier ciudadano mexicano poder ser votado para todos los cargos de elección popular teniendo las cualidades que la ley establece.”

Ahí mismo explica por qué decidió ser candidato a diputado federal de Nuevo León, invitado por el PES:

“Porque no es un secreto que en este momento nuestro país está dirigido por muchos políticos que han aprobado muchas leyes que van en contra de los intereses de nosotros, los ciudadanos mexicanos, que han tenido terribles resultados, y que han afectado la realidad no sólo de Nuevo León sino de todo nuestro país. Y el Partido Encuentro Social me está dando la oportunidad.”

Grilla y maquillaje

María Elena Saldaña Ramírez, actriz y comediante mejor conocida como La Güereja (a quien se le buscó y no respondió), tras registrarse como candidata mencionó que “no era parte de un show” y que como mexicana tiene el derecho de hacerlo “sin importar su actual profesión”. Destacó:

“Estoy comprometida para legislar por el bien de Morelos, este México merece vivir bien y en paz.”

El actor Eduardo Capetillo fue solicitado para entrevista en el servicio de prensa del PRI mexiquense, pero Proceso no obtuvo acercamiento alguno. Por Instagram oficializó su candidatura (si bien en el PRI del Estado de México su candidatura causó polémica):

“El día de hoy he recibido constancia para encabezar la candidatura por la presidencia de nuestro hermoso municipio de Ocoyoacac.”

El actor y conductor de televisión Ernesto Laguardia explicó a través de un video que deseaba “representar los intereses de los ciudadanos como nosotros. Juntos podemos hacer muchas cosas, de ciudadano a ciudadano”.

Lo mismo hizo Gabriela Goldsmith en otro video, donde recordó que alterna con su profesión de actriz al desarrollo social.

La cantante y actriz regiomontana Rocío Banquells arguyó, por su cuenta, un “quisiera que mejorara la economía de todos”.

Ariel López Padilla concluye de esta forma:

“Debemos nosotros como ciudadanos participar y la política no puede seguir siendo un club social donde ya una vez que estás adentro, no quieres salir.”

Para él, resulta lamentable que la cultura y la educación se halle ausente en las prioridades de los candidatos, cualquiera sea su color.

Este reportaje se publicó el 17 de junio de 2018 en la edición 2172 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios