Trump achaca a la prensa repudio a su política de “tolerancia cero” e insiste en deportación inmediata

WASHINGTON (apro) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensificó su campaña de culpar a la prensa de “una mala cobertura” de su política migratoria de “tolerancia cero”, que en poco más de un mes separó a más de dos mil 300 niños de sus padres o adultos capturados en la frontera como inmigrantes indocumentados, y refrendó su intención de deportar de inmediato a los menores.

“Una gran diferencia en la cobertura por parte de los medios de comunicación sobre la misma política migratoria entre el gobierno de (Barack) Obama y el nuestro. Es más, hemos hecho un trabajo mucho mejor que Obama en los centros de detención que están más limpios y mejor administrados. ¡Las noticias falsas trabajan tiempo extra!”, escribió Trump la mañana de este lunes en su cuenta personal de Twitter.

La prensa de Estados Unidos, televisión, radio, internet y escrita lleva un par de semanas denunciando la crueldad y manera inhumana con la que el gobierno de Trump criminaliza a los niños indocumentados detenidos en la frontera Sur de Estados Unidos. Hasta el jueves pasado, Trump instrumentó una estrategia de combate a la inmigración indocumentada infantil enfocada en separar a los menores de sus padres, enviarlos a centros de reclusión por tiempo indefinido e incluso, encerrando a los menores en jaulas como si fueran animales.

El jueves pasado, ante la presión internacional, Trump firmó una orden ejecutiva dando por terminada la estrategia de separación de menores indocumentados de sus padres al ser detenidos en la frontera con México, sin embargo, su gobierno no ha podido reunir a los menores con sus progenitores por carecer de una base de datos con los datos personales de los pequeños.

“No es la solución contratar a muchos miles de jueces y pasar por un proceso legal largo y complicado, siempre será imperfecto. Simplemente la gente debe ser detenida en la frontera y se les debe decir que no pueden ingresar como indocumentados a los Estados Unidos. Los niños deben ser regresados a sus países…”, insistió Trump en otro mensaje de Twitter para rematar con otro: “… si se hace esto, se detendrá la tendencia de la inmigración indocumentada y con un costo muy bajo en comparación. Esta es la única respuesta real (al problema) y debemos seguir construyendo EL MURO”.

La claudicación de su estrategia a la separación de familias indocumentadas por la presión nacional y los intereses político-electorales de su partido, el republicano, han provocado la ira del presidente de Estados Unidos. Trump no deja de criminalizar a los migrantes centroamericanos que huyen de la violencia doméstica y la relacionada con el trasiego de drogas que se siguen consumiendo en cantidades voluminosas en Estados Unidos.

Este fin de semana el mandatario emitió varios mensajes en Twitter, primero, anotando que es “una burla” el sistema migratorio de las cortes federales, por lo que estableció que los niños y los adultos indocumentados no merecen un proceso judicial ante un juez.

La política migratoria actual en los Estados Unidos permite que familias que solicitan asilo (por cualquier razón) presenten su caso ante un juez migratorio quien debe determinar si su caso es meritorio o inaceptable.

Si el juez migratorio rechaza la petición de asilo, los peticionarios deberán ser eventualmente deportados a sus países de origen.

El gobierno de Trump recientemente dio a conocer que no aceptará peticiones de asilo por razones de violencia doméstica, ni la generada por el pandillerismo que en Centroamérica está involucrado en el tráfico ilegal de narcóticos.

mlv

Comentarios