Juez federal da 30 días a Trump para reunir a niños migrantes con sus familias

WASHINGTON (apro) – Un juez federal en el estado de California dio un plazo de 30 días al gobierno de Donald Trump, para que reúna a los más de dos mil niños que separó de sus padres al momento de ser detenidos como inmigrantes indocumentados en la frontera con México y le prohibió volver a instrumentar ese tipo de políticas migratorias.

“La realidad desafortunada demuestra que, bajo el presente sistema, los niños migrantes no son procesados con la misma eficiencia y efectividad necesaria”, señaló el juez Dana Sabraw, de la Corte Federal de Distrito en San Diego, California.

El fallo del magistrado emitido en la madrugada de este miércoles establece que de los más de dos mil 300 niños capturados por los agentes migratorios bajo la política de “tolerancia cero”, del 5 de mayo al 9 de noviembre de este año, los que sean menores de cinco años deben ser regresados a sus padres o familiares en un plazo máximo de 14 días.

Otro de los mandatos del juez al gobierno del presidente de Estados Unidos es que, en un plazo de 10 días, todos los padres o adultos que fueron separados de los menores de edad al momento de ser capturados como inmigrantes indocumentados, puedan hablar por teléfono con esos niños recluidos en centros migratorios.

La decisión del magistrado Sabraw fue el resultado de la demanda que presentó en la Corte federal de San Diego la organización American Civil Liberties Union, que demandó al gobierno de Trump por la aplicación de medidas migratorias inhumanas y violatorias de los derechos humanos e internacionales de los niños indocumentados y de sus padres o familiares adultos.

El juez anotó en el fallo que los agentes de inmigración que vigilan la frontera sur de Estados Unidos no deben separar a menores de edad de sus padres o adultos que los acompañan, al momento de ingresar como inmigrantes indocumentados a la Unión Americana.

La decisión judicial del juez en este sentido enfatiza que los menores y adultos indocumentados no pueden ser criminalizados como lo establece la política de tolerancia cero del gobierno de Trump. En este sentido el juez federal ordena que a las familias de indocumentados se les mantengan juntas en los centros migratorios hasta que sus casos sean turnados a una corte de inmigración.

Muchas de las familias que han sido separadas por el gobierno de Trump, han llegado a Estados Unidos en busca de asilo por razones humanitarias, como huir de la violencia generada por el pandillerismo relacionado al tráfico de drogas en países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Honduras.

Trump rechaza que las familias de inmigrantes indocumentados sean procesados ante una corte federal como marca la ley de inmigración y desea que junto a los menores de edad sean deportados casi de inmediato a sus países de origen.

La decisión del juez Sabraw que integra un folio de 24 páginas, aclara que los menores de edad detenidos en la frontera sur como inmigrantes indocumentados, solamente pueden ser separados de los adultos que los acompañan si estos representan una amenaza para los niños.

El gobierno de Trump está metido en un enredo porque no cuenta con una base de datos precisa para reunificar con sus padres o familiares adultos, a los más de dos mil niños que separó y distribuyó en varios centros de reclusión migratoria distribuidos en 17 estados.

Es posible que el gobierno de Trump apele la decisión del juez Sabraw, sin embargo, en Washington se rumora que la Casa Blanca podría no hacerlo y dejaría la responsabilidad al Congreso federal para que con una legislación intente corregir el asunto de la política migratoria adoptando como medida obligatoria a la tolerancia cero.

Comentarios