“Histórico y merecido” fracaso en el Mundial, el sentir en Alemania tras la eliminación

Joachim Löw, futuro incierto en la selección de Alemania. Foto: Twitter @InvictusSomos Joachim Löw, futuro incierto en la selección de Alemania. Foto: Twitter @InvictusSomos

BERLIN (apro).- Tras el fulminante triunfo de Corea del Sur sobre la hasta entonces campeona del mundo Alemania, vino un gran silencio: tanto en los vestidores del equipo en el estadio Kazan Arena, en donde nadie, ni el entrenador ni los jugadores atinaron a decir algo, como a dos mil 500 kilómetros de distancia, a los pies de la Puerta de Brandenburgo en Berlín, donde miles de alemanes se reunieron el miércoles con la seguridad de que su selección resolvería a su favor y sin problemas un juego definitorio para seguir a la siguiente fase del torneo.

Tras el silencio que generó el shock vino el enojo. Y tras la histórica derrota -nunca en la historia del Mundial una selección alemana había quedado eliminada en la primera ronda- si en algo coinciden los seguidores de la Mannschaft, los expertos deportivos y los mismos protagonistas es que Alemania no merecía haber continuado en el torneo.

Al equipo liderado desde hace 12 años por Joachim Löw se le tacha al día siguiente de la eliminación en la prensa nacional de este país como de “gran fracaso”, de ser una selección que no es ni sombra de lo que fue, a la que le faltó unidad, incapaz de encontrar su ritmo y, sobre todo, de no haber mostrado la ambición suficiente para lograr la proeza de refrendar su título.

“Qué ridículo, qué fútbol más cobarde. No quedamos eliminados por la mala suerte, sino con absoluta razón. Quien pierde contra México y Corea del sur es porque ha hecho algo equivocado”, recrimina el popular diario Bild a su selección.

En el mismo estilo crítico el portal online del semanario Spiegel señala: “La superioridad de la pereza. La selección nacional alemana vivió un histórico fracaso en el mundial y merecido. El equipo se confió en que de alguna forma todo iría bien. Pero ya no hay nada bueno en ese equipo”.

El propio seleccionado nacional Löw, aún perplejo, reconoció que la derrota ante Corea del Sur representa la derrota en general del fútbol alemán y de aquello que durante años ayudó a crear. “Sólo podemos disculparnos por ello”, dijo ante los medios.

El fracaso apunta a Löw

Ahora la opinión pública y los medios alemanes piden casi masivamente que haya consecuencias por el fracaso del sueño que el país entero tenía para este verano y eso apunta directamente a Joachim Löw.

Y aunque justo antes del inicio del torneo mundialista, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) había prolongado el contrato del entrenador hasta el año 2022, ahora el futuro del otrora héroe alemán está en el aíre.

“Claro que yo soy el primero que me pregunto sobre el futuro. Todavía es muy temprano para responder esa pregunta. La decepción es muy fuerte pues nunca me imaginé que podríamos perder frente a Corea”, señaló cuando se le cuestionó si habría pensado en renunciar a su cargo.

Y aunque los alemanes reconocen que Löw fue el creador del nuevo fútbol que llevó a los alemanes a convertirse en campeones del mundo hace cuatro años y lo consideran como el entrenador nacional más exitoso de todos los tiempos, no tienen clemencia al menos durante estos días.

Una encuesta hecha por el Instituto Civey y publicada en del portal de noticias T-online.de arroja que luego de la derrota alemana el 55% de los encuestados están por una salida del Löw de la Mannschaft.

Lo cierto es que la continuidad o no de su entrenador nacional no será una decisión tomada con la cabeza caliente. Aún tomará algunos días conocer las verdaderas consecuencias del desastre provocado por el terremoto nacional que ha significado la prematura eliminación de Alemania del Mundial. La primera será esta noche, cuando el equipo aterrice en Frankfurt.

Comentarios

Load More