A la candidatura de Meade le tuvieron que “dar respiración de boca a boca”: Benjamín Clariond

MONTERREY, NL. apro).- Benjamín Clariond, coordinador de la campaña presidencial de José Antonio Meade Kuribreña en la entidad, lo admite: se perdieron semanas valiosas en el arranque de actividades proselitistas. Revela incluso que la candidatura de Todos por México requirió de “respiración de boca a boca” y señala a dos personajes que incidieron negativamente en la candidatura priista: Enrique Ochoa Reza y Enrique Peña Nieto.

“La campaña de Meade a nivel nacional, estuvo muy desorganizada las primeras semanas. Cuando se cambia al presidente del partido (Enrique Ochoa Reza) y llega (René) Juárez, se le dio, has de cuenta, una respiración de boca a boca a la campaña y mejoró sustancialmente. Efectivamente se perdieron semanas valiosísimas, pero se recuperaron con Juárez”, asegura.

Y lanza su crítica al equipo del presidente Enrique Peña Nieto, cuyos errores de comunicación a lo largo del sexenio, dice, ha vendido muy mal sus mejores iniciativas, como las de las reformas estructurales.

Pese a la adversidad, Clariond –gobernador interino de Nuevo León hace dos décadas– confía que en el cierre del proceso electoral, Meade se recupere e incluso se alce con la victoria pues, asegura, “tiene el mejor perfil para conducir a México”.

Desconfía de las encuestas porque, dice, en un universo de casi 90 millones de electores no puede haber representatividad en mil llamadas telefónicas, de las cuáles un porcentaje responde que no sabe por quién va a votar.

Añade: “Es un mito que los empresarios del norte del país, principalmente los de Monterrey, hayan sido encantados por Andrés Manuel López Obrador; lo que pasa es que los hombres de negocios han dividido sus simpatías entre todos los candidatos y no han comenzado a revirar hacia el de Tabasco, como se ha difundido recientemente”.

Demoras y errores

Clariond no pierde el optimismo. Entrevistado en su oficina de San Pedro, insiste en que la campaña de Meade en la entidad avanzó con “ritmo ascendente”, aunque reconoció la ventaja de López Obrador. “Tiene 18 años de exposición”, dice.

Respecto a Ricardo Anaya Cortés, el contendiente impulsado por la coalición PAN-PRD-MC, Clariond comenta que se debilitó al “cortar cabezas” dentro de Acción Nacional desde que asumió la dirigencia del partido y luego canalizó todos los spots blanquiazules para posicionarse. Esa autoimposición, asegura, hizo que numerosos panistas optaran por cobijarse en el PRI o retirarse a su casa.

Amigo de Meade desde finales de los ochenta, cuando fue diputado, el exgobernador conocido como El Benjas cuenta que desde el inicio de las campañas, Pepe –como le dicen los priistas a Meade– le pidió coordinar los trabajos de promoción en Nuevo León.

Relata que en la última etapa Meade ganó simpatías y es factible que llegue en su punto óptimo a la jornada del próximo 1 de julio. Resalta que la llegada de Juárez Cisneros al PRI le dio nuevo impulso a la campaña.

Respecto a Peña Nieto y el papel que ha jugado en el proceso electoral, el entrevistado sostiene que, al igual que todos los mexicanos, Meade ha padecido la deficiente emisión de mensajes del presidente de México, en particular los que colocaron en la percepción de la ciudadanía sobre el tema de las reformas.

“El principal problema que tuvo Peña Nieto en su administración –agrega– fue su sistema de comunicación. Y no me refiero a la SCT, ni a la tele. Las reformas estructurales que se hicieron son a largo plazo, no de un día para otro. Pero se difundieron como si fueran soluciones de una semana. Fue un grave error.

“Por ejemplo, en la reforma energética, la gente pensó que la luz iba a bajar al día siguiente. Pero para ello era necesario tener los tubos de gas en las termoeléctricas, para dejar de quemar carbón y coque, que ocasionan más suciedad en el ambiente. Pero no han llegado los tubos, están en proceso. Tardarán tres o cuatro meses más.

“Peña Nieto cometió muchos errores, pero el principal fue de comunicación, al crear falsas expectativas. Esto le está repercutiendo al país. No es un problema del PRI, es en general. ¡Anaya la aplaudió (la reforma) como foca! En las entrevistas que han sacado, las antiguas, puso a Pepe Meade al ladito de la Virgen de Guadalupe”.

Acerca de las simpatías que ha ganado Meade, el empresario hotelero aclara que no aún no hay definiciones categóricas, pese a los indicativos publicados por los medios, que colocan a su candidato en el tercer sitio.

Pese a que prácticamente todas las encuestas ubican a López Obrador como líder –algunas incluso le dan una ventaja inalcanzable–, Clariond considera que los muestreos han sido sesgados, defectuosos e inverosímiles.

Y sentencia: Lo único que realmente contará es la comparecencia del ciudadano en las urnas.

La cercanía AMLO-empresarios, un mito

Hombre de negocios, Clariond confiesa que durante este proceso electoral ha tenido que prescindir de la cachucha de empresario e inversionista para ponerse sólo la de político.

Cuando el reportero le pregunta sobre la presunta cercanía de los industriales regiomontanos con el candidato López Obrador, aclara: no existe tal comunión, como lo han difundido los asesores del tabasqueño, pues la relación entre la clase empresarial y los aspirantes presidenciales es generalizada.

Y añade: “Los empresarios son muy listos y tienen que ver a todos los que andan en la pasarela. Tienen que escuchar a López Obrador, a Pepe, a Anaya y a Jaime Rodríguez.

“El que tiene mejores propuestas es Meade, pero entre los empresarios he percibido de todo: que si el voto útil o no útil, pero también que, efectivamente, el más preparado es Pepe Meade, lo reconocen. Y también que trae a cuestas al PRI, pero lo mismo que el PAN y Morena”.

Clariond confía en que el pueblo de México se convenza de que la mejor propuesta para presidir el país es el candidato tricolor, quien se convertirá en el mejor presidente mexicano en décadas.

“Meade le sabe. Él puede codearse a nivel mundial con cualquiera. Simplemente, la negociación con Donald Trump, ¿quién podría manejarla mejor?: uno (López Obrador), a lo mejor le mienta la madre, porque no sabe inglés; el otro (Anaya), a lo mejor le dice fuck your mother, porque sabe varios idiomas, y Jaime (Rodríguez Calderón) a lo mejor lo invita a dar la vuelta a caballo. Pero el único que podría negociar de tú a tú es Pepe Meade”, puntualiza.

Comentarios