Amnistía da la voz de alerta por “el proceso electoral más violento de la historia de México”

Erika Guevara, directora de las Américas de Amnistía Internacional. Foto: Tomada de Facebook Erika Guevara, directora de las Américas de Amnistía Internacional. Foto: Tomada de Facebook

CIUDAD DE MEXOCP (apro).- En vísperas de las elecciones para renovar cerca de 3 mil 400 cargos de elección popular, y con saldo de al menos 120 personas vinculadas a los comicios asesinadas, Amnistía Internacional (AI) alertó que “se corre el riesgo de que durante este proceso las personas no puedan ejercer libremente sus derechos humanos por miedo a represalias”.

Ante este escenario, Erika Guevara, directora de las Américas de AI, hizo un llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para garantizar elecciones pacíficas, y que “que no haya coacción de ningún medio para que las personas puedan ejercer su sufragio”, en lo que ha sido “el proceso electoral más violento de la historia de México”.

En entrevista con Apro, Guevara Rosas exhortó “al cuerpo de Estado que va a resultar de esta votación popular -además de la Presidencia de la República se renueva el Congreso de la Unión-, a que asuma su obligación de garantizar una solución para salir de esta profunda crisis de derechos humanos”.

La defensora resaltó que el centenar de personas asesinadas que tenían alguna participación en el proceso electoral, algunos de ellos como candidatos y candidatas, son el reflejo de la “violencia generalizada” en la que está sumida el país.

“Hemos observado con preocupación que el país está sumido en una de las peores crisis de derechos humanos del hemisferio, donde esa violencia generalizada, que ha afectado a miles de personas, ahora toca al proceso electoral, siendo el proceso más violento de la historia de México”, alertó Guevara Rosas.

La directora para las Américas de la organización internacional lamentó que frente a la confirmación de las 120 personas “asesinadas brutalmente”, sus casos “no sólo quedan en la impunidad, sino también en la invisibilidad en la narrativa de los actores protagónicos de esta elección, que son los candidatos a la Presidencia”.

Más aún, agregó, en el seguimiento que Amnistía hizo de los tres debates presidenciales televisados entre abril y junio, “se buscó  escuchar propuestas definidas y concretas para atender la grave crisis de derechos humanos y, lamentablemente, en ninguno de los candidatos escuchamos una propuesta sólida, y sobre todo un reconocimiento de que esta violencia política es un ejemplo más de la violencia generalizada y de la gravísimas violaciones  a derechos humanos que se cometen día a día en México; hubo menciones aquí y allá, pero nada concreto”, acotó.

Guevara Rosas destacó que la crisis de derechos humanos que ha distinguido a México durante los últimos años “no fue el eje central de la agenda de las campañas” y que, por el contrario, al monitorear los discursos de campaña “era como escuchar a candidatos de un país imaginario”.

Apuntó: “A veces escuchar a los candidatos en sus campañas y en los debates era como escuchar a candidatos de un país distinto del que en Amnistía Internacional conocemos, donde más de 37 mil personas se encuentran desaparecidas, donde miles y miles se ven obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de la violencia, violencia ejercida por el propio Estado, y miles han perdido la vida, donde han perdido la vida defensores y periodistas”.

Ante ese panorama, Guevara Rosas insistió en que “el próximo gobierno deberá mostrar capacidad y voluntad para llevar a cabo las medidas necesarias para revertir la profunda crisis de derechos humanos en que se encuentra el país”.

Load More