La OEA condena la política de separación de familias migrantes impulsada por Trump

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó hoy una resolución que condena “enérgicamente” la política de separación de familias migrantes implementada por el gobierno de Donald Trump y pide una visita in situ de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en los centros de detención migratoria ubicados en la frontera sur de Estados Unidos.

La resolución, propuesta por el gobierno de México junto con los de Guatemala, Honduras y El Salvador fue aprobada por consenso.

“Déjeme ser muy claro: cada Estado tiene el derecho soberano a regular la entrada, el monitoreo y la estancia de los extranjeros en su territorio, y cada Estado también tiene la responsabilidad ante el derecho internacional de aceptar el regreso de sus ciudadanos que otro Estado expulsa, remueve o deporta”, declaró Carlos Trujillo, el embajador del gobierno estadunidense en la OEA, durante la sesión.

Tras afirmar que “Estados Unidos es una casa de bienvenida para los migrantes”, Trujillo recordó el mensaje que envió el vicepresidente Mike Pence a los países latinoamericanos el martes pasado desde Brasil: “Estados Unidos respeta sus fronteras y soberanía e insiste en que ustedes respeten las nuestras”.

Si bien reconoció que el tema de los niños migrantes reviste un “interés especial para varias delegaciones presentes aquí hoy”, el diplomático insistió en que su gobierno apoya a los de Centroamérica y de México a “reforzar la gestión y la implementación de sus políticas migratorias”, e insistió en que Washington gastó más de 2.6 mil millones de dólares entre 2015 y 2018 en la región.

En su primera versión, el proyecto de resolución elaborado por el gobierno mexicano exhortaba el gobierno estadunidense a “no recurrir a la separación de familias ni a la privación de la libertad de niños, niñas y adolescentes bajo ninguna circunstancia”.

Sin embargo, el pasado 20 de junio, ante la presión de la sociedad estadunidense –entre ellos de una parte del sector republicano–, Trump firmó una orden ejecutiva que dio marcha atrás a la política de separación de las familias, y generó un rompecabezas para que las autoridades migratorias reunifiquen los niños con sus padres.

Debido a este decreto, la resolución fue modificada de último momento, y la que se aprobó hoy urge a Washington a “implementar las medidas recientemente anunciadas dirigidas a evitar la separación de familias y tomar los pasos necesarios para reunificar a los niños con sus padres lo más rápido posible”.

Ayer, el canciller Luis Videgaray Caso se reunió con Antonio Gutérres, el secretario general de la ONU, al que pidió intervenir para evitar la separación de niñas y niños.

Anteriormente, el gobierno mexicano había solicitado la intervención del Alto Comisionado, de los Comités y de los Procedimientos Especiales de Naciones Unidas relacionados con la protección de los derechos humanos de los migrantes y de los niños y niñas.

Comentarios