Al PRI ahora le fue peor que en 2006 y volvió a caer al tercer lugar

Aurelio Nuño, René Juárez y José Antonio Meade el domingo, al reconocer la derrota del PRI por la presidencia. Foto: Octavio Gómez Aurelio Nuño, René Juárez y José Antonio Meade el domingo, al reconocer la derrota del PRI por la presidencia. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La elección del 2006 había sido la peor del PRI en su historia porque no sólo perdieron Presidencia con la candidatura de Roberto Madrazo y la mayoría en el Congreso legislativo, donde quedaron como tercera fuerza.

Y hoy apenas alcanzaron entre 15 y 16% de la votación nacional, perdieron la Presidencia con José Antonio Meade, las ocho elecciones estatales más la jefatura de la Ciudad de México y quedarán de nuevo en tercer sitio en el Poder Legislativo.

Actualmente el PRI tiene en su poder la Presidencia de la República, 207 diputados federales y 44 senadurías que equivalen a más de 40% de la representación en el Congreso de la Unión, además de 15 gobiernos estatales, 850 municipios, 387 diputados locales y 21 Congresos estatales con mayoría absoluta.

Sin embargo, hoy la historia es totalmente distinta y adversa porque José Antonio Meade apenas llevaba 25.44% de la votación con 50% de las actas contadas y con derrotas en todas las entidades del país. De hecho, hasta el mediodía del lunes el PRI estaba en el segundo lugar de la votación en 12 estados y en el tercero en los 20 restantes.

La derrota ha sido tan estrepitosa para el PRI que ni siquiera en Yucatán y Jalisco, donde gobernaba, ahora en esta elección se perfila una derrota de sus candidatos Antonio Sahuí y Miguel Castro, respectivamente. De perderlos, quedarían sólo 13 estados con gobierno priista.

En Chiapas, Roberto Albores se ubicaba en segundo sitio detrás del candidato de Morena, Rutilio Escandón, en tanto que, en la Ciudad de México, Guanajuato, Puebla, Tabasco y Veracruz, los candidatos del PRI se desfondaron hasta el tercer lugar, mientras que en Morelos se fue hasta el cuarto sitio con Meade.

El panorama también se ve igualmente sombrío en el Congreso de la Unión, donde tenía una mayoría relativa con 43% en ambas cámaras. Ahora tanto en el Senado de la República como para la Cámara de Diputados, el PRI obtuvo apenas el 15%, lo que lo ubica por debajo de las preferencias registradas por Morena, que está en primer sitio con 38%, y del PAN con 19%.

La debacle del PRI es evidente, habrá que esperar el conteo final para ver con cuántos Congresos y diputaciones estatales se queda, lo mismo con las presidencias municipales.

Comentarios

Load More