Con delincuencia al alza y sin explicación, Almeida deja la SSP-CDMX; “Me voy con la frente en alto”, dice

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Pese al aumento de la delincuencia en la capital, en especial las narcoejecuciones más recientes, y sin dar ninguna explicación, Hiram Almeida Estrada presentó esta noche su renuncia “con carácter de irrevocable” a la Secretaría de Seguridad Pública local (SSP-CDMX).

“El día de hoy presente mi renuncia al cargo de secretario de Seguridad Publica de la Ciudad de México con carácter de irrevocable, el cual me logré desempeñar por más de tres años y seis meses desde el 15 de diciembre (de 2014)”, dijo al leer un comunicado en la sede de la dependencia.

El ahora exfuncionario agregó que dejaba el cargo “con la satisfacción y la frente en alto de haber obtenido grandes resultados en el combate frontal a la delincuencia y también haber contribuido a través de la seguridad al equilibrio más recientemente en la prevalencia de la democracia en los procesos electorales”, de acuerdo con un comunicado de la dependencia.

A los pocos minutos del anuncio, el gobierno de la Ciudad de México emitió un comunicado para informar del “relevo institucional” en la dependencia que, aclaró, concluirá el próximo 31 de julio con el proceso de entrega-recepción.

En los próximos días, añadió, se dará a conocer la propuesta que el jefe de gobierno, José Ramón Amieva, enviará al presidente Enrique Peña Nieto para su ratificación o la designación de otro servidor público que ocupe el cargo, como lo mandata la Constitución Política mexicana, el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal y la Ley Orgánica de la SSP local.

Por último, el jefe de gobierno agradeció a Hiram Almeida “el trabajo realizado y reconoció la entrega y esfuerzo constante durante el tiempo que desempeñó el cargo”.

Antes de ocupar la titularidad de la SSP, Hiram Almeida fue titular de la Contraloría General del gobierno capitalino, subprocurador de averiguaciones previas desconcentradas en la Procuraduría General de Justicia local -bajo el mando de Mancera- y fiscal desconcentrado en Investigación en las delegaciones Miguel Hidalgo, Tlalpan y Coyoacán.

La ciudad “en llamas”

La renuncia de Hiram Almeida a la SSP, ocurre tres días después de las elecciones en las que el PRD perdió la jefatura de gobierno ante una aplastante votación de Morena.

También coincide con los resultados que virtualmente colocan al exjefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, -su amigo, de quien durante años ha sido cercano colaborador- como futuro senador de la República por la vía plurinominal.

Así, luego de tres años y medio en el cargo -tomó protesta el 15 de diciembre de 2014, tras la renuncia de Jesús Rodríguez Almeida-, Hiram Almeida deja las riendas de los cerca de 90 mil policías que laboran en la capital del país.

Dos semanas y media antes de la dimisión, la madrugada del 17 de junio, fueron hallados los cuerpos desmembrados y esparcidos en la avenida Insurgentes a la altura de la unidad habitacional Tlatelolco, de dos sujetos identificados como presuntos integrantes de la organización criminal “Fuerza anti Tepito” o “Anti Unión”, en pugna con “La Unión”, agrupaciones que lideran el narcomenudeo y otros delitos en la zona centro de la capital.

Al día siguiente, José Ramón Amieva reconoció que el hecho era una muestra de que en la capital del país existen grupos delincuenciales disputándose territorios con ajustes de cuentas y que lanzan mensajes “para crear terror a sus rivales”.

A mediados de abril y tras asumir la jefatura de gobierno -por la renuncia de Mancera-, Amieva reconoció la gravedad del aumento de la delincuencia en la capital y anunció el reforzamiento policiaco en las zonas de mayor incidencia delictiva. Desde entonces, la SSP a cargo de Almeida intensificó los patrullajes y operativos, así como el número de detenciones y puestas a disposición del ministerio público.

El 30 de abril siguiente, la organización civil Semáforo Delictivo alertó que los homicidios y el narcomenudeo se desataron durante el primer trimestre de 2018. En ese lapso, las ejecuciones del crimen organizado se incrementaron 94%, cuando se registraron 271 asesinatos, de los cuales 103 (38% de los casos) correspondieron a actos de la delincuencia organizada.

El 20 de julio de 2017, Felipe de Jesús Luna Pérez El Ojos, identificado como líder del Cártel de Tláhuac, fue abatido en esa demarcación por elementos de la Secretaría de Marina (Semar) en un operativo que estuvo al margen de la SSP local, según dijo un mando de la dependencia, para evitar que algún jefe policiaco filtrara información a los delincuentes.

Comentarios