El PAN y el PRI libran batalla electoral por Monterrey y Guadalupe

MONTERREY, N.L. (apro).- La batalla electoral en la entidad ya está prácticamente resuelta en todos los ayuntamientos, a excepción de los de Monterrey y Guadalupe, que el PAN quiere arrebatar al PRI en un conteo que augura un cerrado final.

Los dos municipios más poblados son apetitosos premios comiciales que todavía se juegan los dos partidos, que ya enviaron a sus dirigentes para que acompañen a los representantes locales, que están fijos en los comités municipales, donde se cuenta “voto por voto, casilla por casilla”.

En Guadalupe, gobernado por el PRI, el PAN, que abanderó a Pedro Garza, llevaba la delantera al cierre de las casillas en la jornada del domingo 1 de julio. El panismo marchaba con una preferencia de 27%, seguido de cerca por la diputada federal Cristina Díaz, con 25%.

Desde el miércoles 4, cuando inició el cómputo de 286 paquetes impugnados, de un total de 882, se encuentran en ese municipio conurbado Claudia Ruiz Masseiu, secretaria general del PRI nacional, y Felipe Enríquez, secretario de Acción Electoral.

Con el resultado parcial en contra, Díaz Salazar y los refuerzos priistas se encargan de reiterar que en la elección guadalupense hubo irregularidades en el cómputo de actas efectuado por el Sistema Preliminar de Resultados Electorales (SIPRE), de la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León (CEENL).

“Al iniciar el computo de las actas de la elección de alcalde del municipio de Guadalupe, el presidente de la Comisión Municipal Electoral de Guadalupe, Fabricio Vidal Rodríguez, informó que el primer paquete, con número 149, no tenía acta, por lo que fue trasladado de inmediato al recuento de votos”, difundió el PRI estatal en un comunicado.

Mauro Guerra, dirigente estatal de Acción Nacional, también estuvo presente en el inicio de las revisiones en el municipio de Guadalupe.

Simpatizantes de los dos partidos se apostaron en el exterior del comité municipal, en el centro de Guadalupe, lanzando vítores a sus candidatos.

En Monterrey, el panorama lucía favorable para el candidato de Acción Nacional, Felipe de Jesús Cantú que, por la noche del domingo, había acumulado 29% de las preferencias por encima del priista Adrián de la Garza Santos que, con 27%, se preveía conquistaría la reelección.

El panista anticipó que al final del conteo obtendría una victoria por un margen de unos 8 mil votos.

Por su parte, el priista se mostró cauto, aunque confió en que al final los números lo favorecerán y continuará otros tres años al frente del ayuntamiento.

Marcelo Torres Cofiño, secretario general del PAN nacional, también visitó la localidad ayer miércoles para respaldar a los abanderados de Monterrey y Guadalupe.

Pidió a los candidatos priistas que reconozcan sus derrotas en estos municipios, de igual forma que lo hizo su candidato a la Presidencia, José Antonio Meade que, cuando concluyeron las votaciones dominicales, fue rápido para admitir la victoria de Andrés Manuel López Obrador, de Morena.

“El Comité Ejecutivo Nacional del PAN apoya, con todo, la decisión que tomó la ciudadanía y darle el triunfo y la confianza para que lograran recuperar la alcaldía de Monterrey con un hombre extraordinario, preparado, capaz, profesional, transparente, como es el caso de Felipe de Jesús. No vamos a permitir que nos roben en la mesa lo que ganamos en las urnas, y que la ciudadanía tomó una decisión y tiene que respetarse”, advirtió.

Los demás municipios de la zona metropolitana se resolvieron sin impugnaciones mayores: en Apodaca obtuvo la victoria el priista César Garza; lo mismo que en Escobedo, donde Clara Luz Flores, repetirá trienio abanderada por el PRI.

San Nicolás permaneció como feudo del PAN al ganar ahí el máximo líder de facto en el partido en el estado, Zeferino Salgado, y en Santa Catarina también repetirá periodo el panista Héctor Castillo.

La gran sorpresa se dio en San Pedro, donde el independiente Miguel Treviño venció a la panista Rebeca Clouthier, quien se presentó a la elección municipal luego de que el actual alcalde panista Mauricio Fernández declinara la reelección.

Treviño de Hoyos rompió con una hegemonía de 30 años que llevaba Acción Nacional al frente de ese ayuntamiento.

Comentarios