La IP de NL celebra alternancia en San Pedro, Monterrey y Guadalupe; son municipios “cerrados y opacos”, dicen

MONTERREY, N.L. (apro).- Organismos privados que respaldan la iniciativa ciudadana “alcalde cómo vamos”, que evalúa a los ayuntamientos metropolitanos de Nuevo León, celebraron las derrotas de los partidos que hoy gobiernan los municipios de San Pedro, Monterrey y Guadalupe, ya que -dijeron- fueron opacos y renuentes a entregar cuentas a la ciudadanía.

Mediante un comunicado, expresaron su beneplácito porque en territorio sampetrino, el alcalde Mauricio Fernández deberá entregar la administración al ganador independiente Miguel Treviño; en suelo regiomontano, Adrián de la Garza fracasó al buscar la reelección y cederá el mando al panista Felipe de Jesús Cantú; y en el municipio guadalupense, donde Pedro Garza, de Acción Nacional, recibirá el Ayuntamiento de manos del priista Francisco Cienfuegos.

“Si bien aún falta que las autoridades electorales resuelvan diversas impugnaciones sobre el proceso electoral, los resultados reflejan las preferencias de una ciudadanía crítica con administraciones locales, particularmente cuando se trata de alcaldes cerrados frente a las demandas ciudadanas y poco receptivos a la crítica”, señala el comunicado difundido por la plataforma que lidera el organismo Consejo Cívico.

Los 30 organismos suscritos agregan que estos tres casos de alternancia son emblemáticos en cuanto a la respuesta que en las urnas obtienen los alcaldes que se niegan a acceder a las exigencias populares de transparencia.

“En San Pedro, la administración de Mauricio Fernández mostró una actitud de poca apertura para escuchar intereses ciudadanos, tanto de vecinos como de organizaciones civiles. En los casos de Monterrey y Guadalupe, los alcaldes fueron renuentes a participar en ejercicios de rendición y la percepción de los habitantes de sus municipios fue crítica con relación a su gestión”, afirman.

El año pasado, los ediles de estos municipios fueron renuentes a responder a las observaciones que las organizaciones no gubernamentales les hicieron con base en la Encuesta de Percepción Así Vamos 2017, efectuada a finales de ese año. En ella, los ciudadanos hacían apuntes reprobatorios de las administraciones, observaciones que pudieron influir al tomar su decisión en las urnas el pasado 1 de julio, señalan.

Al mostrar su beneplácito por la derrota de estos alcaldes opacos, hacen un recuento de la manera en que se desempeñaron en su trienio: En el caso de San Pedro, el alcalde mantenía en noviembre una alta aprobación, pero con una acelerada tendencia a la baja: “por primera vez dejó de ser el mejor evaluado por la ciudadanía”.

En Guadalupe, siguen, la gestión municipal mantenía un nivel de aprobación de apenas 39% y más de la mitad de la población (53%) consideraba que el alcalde tomaba la mayoría de las decisiones “pensando en intereses particulares o personales y no en el bienestar común”.

Finalmente, añaden, en el caso de la capital regia, donde el actual alcalde con licencia, Adrián de la Garza, compitió por la reelección, lo hacía con un nivel de aprobación de su gestión de 42%.

Los firmantes señalan que, ante una ciudadanía cada vez más crítica, ningún alcalde puede gobernar sin atender las demandas sociales y sin ser sensible a la retroalimentación y abierto a la evaluación, para generar diálogos constructivos.

Luego, anuncian que, en octubre de este año, antes de que los nuevos ediles rindan protesta para el trienio 2018-2021, presentarán el mecanismo de seguimiento de “Alcalde, Cómo Vamos” para los gobernantes de la zona metropolitana de Nuevo León, con lo que pretenden contribuir, aportándoles información fiable, para que evalúen su desempeño.

Por último, se mostraron esperanzados a que, desde el período de transición que iniciará en los próximos días, los alcaldes electos se muestren receptivos y abiertos “y trabajen para ganar la confianza ciudadana”.

Comentarios