Morena en Puebla denuncia órdenes de aprehensión contra legisladores electos; Fiscalía lo niega

PUEBLA, Pue. (apro).- Aunque la noche del martes surgieron versiones de que había órdenes de aprehensión contra el dirigente estatal de Morena, Gabriel Biestro Medinilla y de legisladores electos por ese partido que participaron en la incursión al hotel MM, esta mañana la Fiscalía General de Puebla rechazó que existan y adelantó que el caso se turnará a mediación.

A través de su cuenta Twitter, la Fiscalía informó: “La investigación de los hechos ocurridos en el hotel MM continúa. Se descarta que existan órdenes de aprehensión, el caso se turnará al Centro de Mediación”.

Esto luego de que por la noche surgió la versión de que ya se había emitido una orden de aprehensión contra Biestro, los senadores electos Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra, así como el diputado local electo, José Juan Espinosa.

Por la noche, el dirigente Gabriel Biestro tenía programada una entrevista en el programa “Aquí Vamos”, que transmite por internet el periódico La Jornada de Oriente, pero a través de un Whatsapp notificó al periodista Fermín García, que no llegaría al lugar pues su abogado le notificó que se había girado la orden de aprehensión en su contra.

Morena emitió un comunicado, en el que responsabiliza al exgobernador Rafael Moreno Valle de estas acciones con las que buscaría reprimir la batalla emprendida por los morenistas para denunciar el fraude electoral.

“Con esta y otras probables órdenes de aprehensión, el morenovallismo muestra su cara más autoritaria y ruin, al utilizar a las instituciones públicas, como es la Fiscalía General, para perseguir a disidentes políticos”, señala el comunicado emitido por Morena.

Según la versión que surgió anoche, la Fiscalía de Puebla habría ordenado aprehender a Biestro Medinilla, por la incursión al hotel MM donde se presume que el PAN tenía instalado un centro de operaciones para manipular los resultados electorales.

Los supuestos delitos contra Biestro y los legisladores electos de Morena serían motín, privación ilegal de la libertad, lesiones calificadas y daño en propiedad ajena dolosa, a raíz de una denuncia interpuesta por panistas.

El mismo 3 de julio, cuando ocurrieron estos hechos, la Fiscalía anunció que había abierto carpetas de investigación contra las personas que incurrieron de manera violenta en el salón de actos del hotel.

Aunque la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) emitió un boletín el viernes para asegurar que la papelería localizada en el hotel era legal y formaba parte de los documentos que podían tener en su poder los partidos, los dirigentes de Morena aseguran que entre los papeles había actas originales de escrutinio que estaban en proceso de ser alteradas.

Las denuncias supuestamente fueron interpuestas por Jesús Giles Carmona, dirigente del PAN, la responsable de comunicación del partido, Sandra Izcoa, el diputado federal panista, Eukid Castañón, así como los ciudadanos presentes en el centro de operación panista.

Igual, representantes del hotel habrían interpuesto denuncia contra los morenistas por daños en sus instalaciones que estimaron en alrededor de cuatro millones de pesos.

Comentarios