“Después de casa de muñecas”, ahora en el Teatro de los Insurgentes

CIUDAD DE MÉXICO.- La puesta en escena Después de casa de muñecas, que el estadunidense Lucas Hnath escribió, basada en la obra Casa de muñecas (creada por el noruego Henrik Ibsen hace 150 años), ahora se presenta en el Teatro de los Insurgentes.

Traducida y dirigida por Mauricio García Lozano, la pieza es protagonizada por Cecilia Suárez y la acompañan Juan Carlos Colombo, Beatriz Moreno, Assira Abbate y Paulette Hernández, las dos últimas alternan funciones.

Luego de su paso por el Teatro Xola Julio Prieto se monta en este espacio que alberga el mural La historia del teatro, de Diego Rivera, desde el pasado 7 de julio y termina temporada el 29 del este mismos mes.

En la trama, Nora, quien deja a su esposo e hija par construir su propio destino, regresa tras 15 años de ausencia.

García Lozano comenta en entrevista que este proyecto le llegó de manera inesperada:

“El productor Morris Gilbert me llamó un día, después de que hicimos El hombre de la Mancha, y me informó que tenía una obra que me iba a interesar. Que era para mí. Yo no sabía de ella. Él había adquirido los derechos. Me fascinó. Tuve la sensación que me identificaba con cada uno de los personajes, y la idea de retrabajar y revisitar un clásico del tamaño de Casa de muñecas, de Ibsen, con este nivel de brillantes tan contemporánea, pero al mismo tiempo tan respetuosa del texto en el que se basa, me hizo sentir mucho entusiasmo”.

Mauricio Jiménez Lozano. Foto: Carlos Enciso

Mauricio Jiménez Lozano. Foto: Carlos Enciso

Recalca tras un ensayo con los actores:

“Realmente me involucro de manera como las buenas cosas de la vida: fortuita, azarosa y vendita”.

Para él, Después de casa de muñecas “es un gran prisma de la condición humana al interior digamos del microcosmos de la familia”.
Sobre Nora, el personaje principal, enfatiza:

“La definiría como una mujer enormemente valiente, con una intuición y un profundo respeto a su feminidad, a su identidad femenina, y al mismo tiempo una mujer que ya no está dispuesta a quedarse callada y eso es muy interesante. El planteamiento de ese personaje femenino con ese tipo de iniciativa, y lo bonito de esta obra nueva, evidentemente lo que analiza son las consecuencias de esa decisión”.

Redondea:

“El teatro, como todo arte, lo que propicia es la reflexión y el movimiento sensible. Creo que la mejor manera de pensar, de reflexionar, es cuando tu corazón se mueve. La obra primero que nada emociona enormemente porque te identificas con los personajes, pero inmediatamente te pone a pensar efectivamente que han pasado todos estos años y las cosas no han cambiado nada. Absolutamente nada”.

Cecilia Suárez. Foto: Carlos Enciso

Cecilia Suárez. Foto: Carlos Enciso

Cecilia Suárez recrea a Nora y es la primera vez que labora con García Lozano. Relata a este medio informativo que el director le ofreció el proyecto:

“Ya tenía mucho tiempo queriendo trabajar con él y siempre le decía: ‘¿Qué te pasa por qué no me llamas a nada?’, y me escribió un e-mail muy bonito: ‘Cecilia finalmente llegó la obra, llegó el personaje que es justo para ti. Te quiero invitar a trabajar en esto’. Me mandó el texto y me encantó”.

En torno a Nora manifiesta:

“Es una mujer en busca de sí misma y de redefinir lo que le han enseñado, que es ella misma, que no concuerda con lo que ella está escuchando internamente. Me parece importantísimo como hoy día, y tantos años después, ese mismo discurso es tan vigente, porque hemos cambiado tan poquito en ese sentido, evidentemente porque un cambio en la estructura lo arraiga todo el sistema en el que nos vemos envueltos como sociedad. Es una amenaza brutal a todo el orden preestablecido. Creo que es una estructura que no aguanta más y ojalá y esto sea, que no me gusta ponerlo en estos términos, como un golpe definitivo a eso”.

Suárez habla de la situación de la mujer con respecto a los feminicidios, el maltrato y el acoso:

“Leer casos inauditos, cifras inauditas. Escuchar de mujeres cercanas circunstancias, todo esto nos hace sentir preocupadas y al mismo tiempo saber que eso coincide con un eco a nivel global, eso es todavía más desconcertante, y por otro lado es importante mantenernos con una actitud positiva ante este despertar, verlo como una oportunidad para que las cosas cambien”.

En tanto, Juan Carlos Colombo, quien interpreta a Torvaldo esposo de Nora, platica que es una obra atractiva para cualquier actor:

“Contiene personajes llenos de secretos, que los demás saben. Es un reto de juegos internos psicológicos pero que además están metidos en un entorno social muy claro, de conductas establecidas por la misma sociedad en la que vivimos.

“En este caso a mi personaje lo que más le cuesta pensar es que puede cambiar sus convicciones, así que mejor se aferra a sus convicciones y piensa que los demás no lo entienden.”

–¿Cómo ve los papeles de la mujer en Después de casa de muñecas?

–Es una obra fundamentalmente de mujeres, de visión de las mujeres y la expresión de las mujeres.

“Lo que pasa es que se ha confundido un poco este mundo feminista, femenino. No es una visión mecánica de reparto de poder, de si hay dos hombres que haya dos mujeres. Eso no nos sirve. Deberíamos todos, hombres y mujeres, revisar nuestras conductas personales y de relación laboral y cómo nos consideramos unos a otros, y eso sería el verdadero avance.”

Prosigue el actor:

“Creo que es un momento importante. En cierto modo están en auge las distintas posturas feministas, y esta es una postura feminista muy auténtica con personajes de carne y hueso. Nora no es un personaje militante. Es un personaje que decide ser lo que siente y ponerse en la vida con los ojos que ella mira, no tratar de mirar al mundo que han pedido que mire, tiene esa actualidad que es un ser humano tan parecido a cualquiera de nosotros, porque lucha por algo muy claro”.

Juan Carlos Colombo. Foto: Carlos Enciso

Juan Carlos Colombo. Foto: Carlos Enciso

La joven Assira Abbate, quien hace a Emmy, hija de Nora, personaje que alterna con Paulette Hernádez, manifiesta que esta versión se acaba de escribir (Después de Casa de muñecas), “si no mal recuerdo el año pasado, y es una obra completamente actual, es un poco lo que pasa con Shakespeare, con los grandes textos, los lees y siguen siendo tan actuales, y dices es que la humanidad no ha cambiado y creo que esta obra es super actual.”

No ve una transformación desde hace 150 años que Ibsen escribió Casa de Muñecas, en la cual se basa Después de casa de muñecas:

“Sigue siendo la misma sociedad. Sigue siendo la misma, la estructura del matrimonio sigue siendo la misma. Entonces, justo me puse a pensar ¿en qué hemos avanzado como sociedad?”.

Assira Abbate. Foto: Carlos Enciso

Assira Abbate. Foto: Carlos Enciso

Por su parte Paulette Hernández relata que es un tema que justo le mueve en este momento de mi vida:

“Se me hace muy interesante, muy necesario, hablar acerca del matrimonio en cuanto a que en cierto punto si es una imposición y que es algo que vas aprendiendo. Cuando naces te enseñan que tienes que vestirte así, no ponerte así, no ponerte minifalda…, son cosas que realmente vas aprendiendo. Lo que más me gusta de esta obra, más la reflexión, es justo esto cuando vas creciendo y como el arte de madurar es irte encontrando quién eres tú realmente, quitándote todas estas capas que te ha impuesto la sociedad de vestirte así, de hablar así, de estudiar esto, entonces, una gran capa y una cosa muy fuerte es el matrimonio. Ni siquiera tengo que decir si está bien o mal, simplemente es cómo hacer esta pregunta de ¿qué quieres?, ¿estás cómoda?, ¿no estás cómodo?, ¡muévete!, ¡has algo!, ¡no tengas miedo!, siempre puedes abrir la puerta, y siempre se va a cerrar y vas a abrir otra. Te invita a hacer un momento en tu vida, parar y decir: ¿Qué estoy haciendo?, ¿estoy por el camino que quiero o qué me dijeron?, en cuanto al matrimonio, en cuanto a todo lo que uno conlleva”.

Paulette Hernández. Foto: Carlos Enciso

Paulette Hernández. Foto: Carlos Enciso

Finaliza entusiasmada:

“La obra es muy buen escaparate. Creo que está genialmente escrita y se pasa muy rápido. Es muy divertida y a la vez es como un baño de agua fría”.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios