“Muy probablemente” no sufrieron daños las obras que alberga Artz Pedregal, afirma Blanca González

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras el derrumbe ocurrido esta mañana en Artz Pedregal, “muy probablemente” no se dañaron las obras de artistas como Abraham Cruzvillegas, Daniel Buren, Tania Candiani y Ai Weiwei, que se exhiben al interior de la plaza, de acuerdo con la columnista Blanca González Rosas.

González Rosas, conocedora del singular sitio que combina comercio y arte, señaló a esta agencia que las piezas exhibidas se encuentran al interior y en una zona alejada del derrumbe.

González, quien visitó la plaza tras su inauguración el pasado 8 de marzo por el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, publicó la columna “Artz Pegregal: Más de lo mismo” el 10 de abril pasado, refirió en ella que ésta alberga Autoconfusión de Cruzvillegas, una pieza de la serie Laberintos del francés Daniel Buren, un kiosko sonoro de Tania Candiani, y la instalación de bicicletas doradas Forever, de Ai Weiwei.

Vía telefónica explicó:

“Desde que la visité, me pareció que falló en lograr su cometido al buscar conjuntar el arte público en una ‘burbuja urbana’, en realidad me parece un atentado al patrimonio cultural y ecológico del Pedregal de San Ángel.

“Buscaban emular la convivencia entre el espacio urbano con el arte urbano, pero en una burbuja comercial donde caminas por las calles y te topas con obras de Daniel Buren o Ai Weiwei. Pero no se debe olvidar que el Pedregal es un espacio con cultura propia, tiene una reserva ecológica y no hay muchas en la ciudad, tiene una historia urbanística y arquitectónica muy relevante, y que hicieran un centro comercial así no era apropiado, esa zona debería de rescatarse por su riqueza cultural”, comentó.

Según su columna, publicada en la edición número 2162 del semanario, el proyecto además de ostentoso y repetitivo no aportaba nada nuevo al seguir la línea del mercado mexicano ferial:

“Sin estar totalmente terminado y ocupado, el centro comercial se abrió exhibiendo una desilusionante instalación escultórica sobre agua y no transitable de Buren, y las piezas de Candiani y Ai Weiwei que flanquean lo que podría ser lo más atractivo del proyecto: un espacio de enormes dimensiones en donde se exhibirá arte y del cual, hasta el 4 de abril, Artz no había informado sobre su concepto, propiedad y operación.”

Por su parte, Isabel Leñero, reseñista de arte en proceso.com, se refirió en su columna “Artes Visuales/ Hoy” el 22 de marzo así a la pieza Laberintos de Daniel Buren, que a su juicio no funciona en ese espacio:

“La obra, con sus rayas de diferentes tamaños, está integrada a la superficie visual y al espacio arquitectónico de una plaza comercial, y no a un espacio urbano capaz de darle el lugar que le corresponde. Su lectura es, así, difícil de apreciar, pues se asimila a la información de marcas y comercios, por lo cual abre las siguientes preguntas: ‘¿Serán ahora los centros comerciales las nuevas galerías del futuro?, ¿será este un ejemplo de la privatización del espacio público?”.

Artz Pedregal, desarrollado por el Grupo Sordo Magdaleno y descrito por este como un “conjunto de arquitectura contemporánea” que promete ser “el nuevo ícono del sur de la Ciudad de México”, tomó tres años de trabajo en un terreno de 50 mil metros cuadrados, y fue inaugurado aun sin funcionar en su totalidad.

Varios de los curiosos grabaron el momento del desplome, y sus videos se replicaron por internet.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios