La Sedesol enroló a “movilizadores del voto” a favor de Meade en Veracruz e incumplió pagos

XALAPA, Ver. (apro).- Medio centenar de brigadistas de la delegación federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Veracruz fueron “habilitados”, en abril pasado, para realizar una doble función: buscar posibles beneficiarios del programa “65 y más” y reclutar a “movilizadores del voto” a favor del entonces candidato presidencial priista, José Antonio Meade Kuribreña.

El proyecto asistencial-electoral fue bautizado como “Operativo Omega”.

Las artífices de dicho programa, para “movilizar” en cascada el sufragio a favor de “Pepe Meade” en Veracruz, fueron la exdelegada federal de Sedesol, Ana Guadalupe Ingram Vallines -conocida como “Diputada Chapulina”-, y la actual titular de la dependencia, Anabel Ponce Calderón.

Un grupo de brigadistas de la Sedesol que recorrió las colonias marginales de esta ciudad para reclutar a “movilizadores” del voto a favor del PRI entregó al reportero documentos y capturas de pantalla de lo que fue el “Operativo Omega” para inyectar votos a favor de Meade Kuribreña, que nunca pasó del tercer lugar en las encuestas.

-¿Y por qué hasta ahora lo denuncian? –se le pregunta al grupo.

-Porque no nos pagaron. En el PRI de Ruiz Cortines el recurso (dinero) bajó, pero nunca aterrizó para los movilizadores, ni para nosotros (brigadas de Sedesol). Nosotros nos echamos a la gente (de las colonias) encima, y ahora de rateros no nos bajan. Nos tuvieron hasta el 30 de junio pidiendo que aguantáramos con el dinero, nunca llegó.

Tras solicitar el anonimato para no poner en riesgo su fuente de empleo en la dependencia federal, los brigadistas detallan que desde abril pasado, cuando Ana Guadalupe Ingram solicitó licencia para separarse de la Sedesol, con el fin de contender por una diputación federal plurinominal –ya ganada–, dejó encargados a los directores administrativo y de recursos humanos para “coordinarse” con Anabel Ponce en la doble función de los brigadistas que harían trabajo político-electoral.

“Además de buscar a posibles beneficiarios de 65 y más, nos pidieron buscar a 60 ‘movilizadores’ del voto para Pepe Meade; acordamos una bolsa de 60 mil pesos a dividir. Ya en nosotros (promotores de Sedesol) quedaba si dividíamos 500 y 500 o dábamos menos dinero… Hicimos el trabajo, creamos grupos de WhatsApp para tener un control de los movilizadores, y el dinero nunca llegó”, exponen.

Luego entregan al reportero capturas de CPU del “Operativo Omega”, donde cada promotor registraba a sus 60 movilizadores “clasificándolos” por entidad, municipio, sección electoral, con un folio asignado, un control estadístico privado –asequible sólo para “los jefes”– y un control de calidad sobre el llamado “Día D”. El logo del “Operativo Omega” tenía como distintivo los colores rojo, verde y gris.

“Cumplimos a cabalidad, entregamos todo al PRI municipal. Entendemos que en cada municipio así funcionó, y el recurso (dinero) lo teníamos que cobrar en el PRI estatal, pero nos trajeron la última semana con largas y pretextos, hasta que nos dejaron de dar la cara. Pedimos hablar con Anabel (la delegada de Sedesol) y con alguien del PRI (el presidente), pero nadie nos recibió”.

Los brigadistas de Sedesol también proporcionan copias de las “encuestas” que aplicaron durante el reclutamiento de “movilizadores”. Un simulacro de encuesta electoral para “sondear” el ánimo ciudadano a favor de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade o Margarita Zavala.

Hubo otro sondeo inducido, donde a partir de la pregunta cinco se hacían cuestionamientos a favor de Meade Kuribreña, por ejemplo:
-¿Está seguro que ya decidió por quién votar? ¿Podría cambiar de opinión?
-¿En este domicilio vive alguien más que apoye a Pepe Meade?
-¿Le gustaría participar en la red de Amig@s de Meade?

Cada encuesta que realizaron los brigadistas y que repartieron a cada “movilizador” les fue pagada en 10 pesos.

“Era obvio que aceptamos esa cantidad, porque esperamos al final la bolsa de los 60 mil pesos para repartir entre los movilizadores y quedarnos con un ‘colchoncito’, pero ese dinero no aterrizó”, exclaman irritados.

Y aseguran que, aunque Meade Kuribreña perdió en todo el país, y en Veracruz tuvo resultados caóticos, por debajo del 15% en la intención de voto, los funcionarios de la Red de Amig@s de Pepe Meade “quedaron contentos” porque su “jefa”, Ana Guadalupe Ingram Vallines, será diputada federal. Incluso este viernes ofrecerá una fiesta en el Salón “Hiper Plaza Xalapa” con 300 invitados para agradecer su aportación electoral, que le permitirá llegar al Congreso de la Unión.

“Lo que nos encabrona es que nos vieron la cara de tontos. Empleados del PRI nos dicen que el recurso sí llego, que aterrizó (de la Ciudad de México), pero que en el camino los secretarios con cartera se lo repartieron, y uno quedó mal con la gente. Hoy, 12 días después de las elecciones, en las colonias nos siguen reclamando y también en el WhatsApp, que dónde está el dinero”.

Ingram Vallines se hizo popular en redes sociales en enero de 2015, cuando, como presidenta del Congreso local, solicitó “licencia temporal” para buscar la candidatura del PRI a la diputación federal por el distrito de Veracruz urbano. Perdió de manera estrepitosa.

En aquel entonces renunció a su cargo, pese a que en las campañas de 2013 firmó ante notario público un documento intitulado “Compromisos por Veracruz”, donde juraba “cumplir con el periodo completo de la Legislatura”.

En Twitter, los cibernautas la tundieron con reclamos: “Te lo firmo, te lo cumplo y no cumplió”, “Si ya fuiste diputada y no hiciste nada, ten vergüenza”, “Tan fácil brincar de puesto como cambiarse de nombre”, “¿Y el compromiso ante notario?”.

Hace dos años la priista decía que la ciudadanía estaba harta y desencantada de los políticos que “brincaban” de un cargo público a otro. Hoy, aunque sea por la vía plurinominal, cumplirá su sueño de ser legisladora federal.

Comentarios