El recalentado sabe mejor

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Porque el recalentado implica tiempo y reflexión, el teatro, como la comida, agarra mejor sabor.

He aquí un recuento de las obras que ya tuvieron una o varias temporadas y regresan a la escena. Mejoradas, queremos creer.

• “Lo que queda de nosotros”.

No es extraño que las obras de Alejandro Ricaño permanezcan, porque a la gente le gustan. Es un teatro cercano, agridulce, donde la gran mayoría logra sentirse identificada y conmovida.

Lo que queda de nosotros narra la historia de Nata, una chica a la que la vida le ha arrebatado los pocos vínculos que tenía. Cuando se da cuenta de que el único lazo que le queda es con su perro Toto, decide abandonarlo. Pero al sentir el vacío que le provoca su ausencia, comienza una odisea para recuperarlo.

Con las actuaciones de Sara Pinet y Raúl Villegas, la obra cambia ahora de rumbo: del Teatro Helénico al Foro Shakespeare, donde le quedan pocas funciones. Los domingos a las 13 horas, hasta el 29 de julio.

• “El enemigo del pueblo”.

La muy particular interpretación de David Gaytán de la obra clásica del gran autor noruego Henrik Ibsen, regresa al mismo espacio donde tuvo una brevísima temporada en noviembre pasado: el teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

El texto se sitúa en Noruega en 1883, donde el doctor Stockmann descubre que las aguas del balneario –principal entrada de capital al pueblo– están contaminadas. Él hará todo por la salud de la gente, pero su hermano, el alcalde, tratará de ocultar la verdad para no llevar al pueblo a la quiebra.

El cambio de género y forma de un clásico que aplicaría tal cual a nuestros días, es cuestionable. Se trata de un montaje que juega, se atreve y pretende hacer partícipe al espectador con resultados contraproducentes respecto de la racha anterior.

Hay oportunidad de verla los jueves y viernes a las 20 horas, sábados 19 horas y domingos 18, hasta el 12 de agosto.

• “La espera”.

La particularidad de este montaje radica en su calidad de documental, donde cuatro exconvictos del Penal de Santa Martha Acatitla –Javier Cruz, Ismael Corona, Feliciano Mares y Héctor Maldonado– cuentan sus historias, adaptadas a escena por la pluma de la dramaturga y directora Conchi León.

Son ellos quienes lo vivieron, quienes lo narran para crear el texto y quienes lo muestran en carne propia en el escenario. Las vidas de los personajes nos guían por el mundo en el que les tocó nacer, el que casi por inercia los va empujando hacia la delincuencia. En este país, y en especial en su ambiente, es una práctica común, acaso quizá la única manera de ser para seguir vivo. El reflejo de una sociedad y un gobierno que promueve el crimen y luego se da a la tarea de juzgar y castigar. Nos demuestran que la violencia sólo provoca más violencia y nos encierra en un ciclo difícil de romper.

Es un logro que este montaje salga del espacio en el que fue concebido –el Foro Shakespeare, que trabaja con el proyecto de Teatro Penitenciario– y se expanda a nuevos horizontes. Es acogido ahora por el foro La Gruta del Centro Cultural Helénico. Los jueves a las 20:30, hasta el 9 de agosto.

• “Malpaís”.

El examen de titulación de la generación de actores y escenógrafos que egresó el año pasado de la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT) de la UNAM, se profesionaliza, llegando –casi por completo con el mismo elenco– a la cartelera comercial.

Es un montaje bajo la tutela del profesor David Olguín con un material formado por retazos: textos en prosa, poemas, notas periodísticas y entrevistas psicológicas a sicarios.

La obra está llena de contrastes, reflejo del país. Pasamos de la belleza más sublime a las tragedias más atroces. Es una representación que no se toca el corazón. Pretende mostrar el México actual tal y como es (o como los creadores lo ven). Pero no hay dramaturgia. No hay filtros ni sutilezas. La obra es una recopilación abrumadora de las peores tragedias (y de todo lo malo que se recoja en el camino) en el México contemporáneo.

Aplauso para estos jóvenes que en lugar de esperar a ser insertados en un ambiente que está ya armado, hacen equipo y se abren un lugar con su propio trabajo y así arrancar su carrera.

Malpaís se presenta los jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 horas y domingos a las 18:00, en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque, hasta el 5 de agosto.

Comentarios