El movimiento estudiantil en tiempo real: A 50 del 68… #LaHistoriaQueNosUne

CIUDAD DE MEXICO (apro).- A las 7:30 horas del 30 de julio de 1968, el general José Hernández Toledo, comandante del Primer Batallón de Fusileros y Paracaidistas, comparte en las redes sociales un informe militar en el que describe cómo esa madrugada “desalojó” a los estudiantes de los edificios de las preparatorias 1, 2 y 3 y cómo esos “subversivos” derribaron la centenaria puerta de San Ildefonso con una bomba molotov.

Casi al mismo tiempo, la Dirección Federal de Seguridad sube a las redes el informe de uno de sus agentes sobre el terreno que confirma la operación del Ejército, pero señala que fueron soldados los que “volaron” la puerta de la Preparatoria “con una bazuca”.

Media hora antes, el general Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa, comparte en su muro una confesión reveladora: el Ejército intervino en el conflicto estudiantil porque el secretario de Gobernación, Luis Echeverría, se lo pidió… Y se lo pidió con base en “información falseada y exagerada”.

Cerca de mediodía, el propio Echeverría sube a su muro un fragmento clave de sus declaraciones hechas durante una conferencia de prensa que acaba de ofrecer: “Las medidas adoptadas son para preservar la autonomía universitaria de los intereses mezquinos e ingenuos, muy ingenuos, que pretenden desviar el camino ascendente de la Revolución Mexicana”.

A las 13:00 horas, los diarios lanzan a las redes sociales una imagen que contradice las declaraciones de Echeverría: el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, iza la bandera de México a media asta en la explanada de Ciudad Universitaria. Lo rodean cientos, tal vez miles, de estudiantes y profesores que entonan el Himno Nacional.

El propio rector comparte minutos después un fragmento clave de su discurso: “Hoy es un día de luto para la universidad. La autonomía está amenazada gravemente…”.

Por la tarde, en las redes sociales se esparce la noticia: el rector Barros Sierra encabezará en un par de días –1 de agosto— una marcha en defensa de la autonomía universitaria…

¿Cómo hubieran sido contados el Movimiento Estudiantil de 1968 en México y la matanza de Tlatelolco si en ese año hubieran existido Facebook o Twitter?

“A 50 del 68: la historia que nos une” intenta responder esa pregunta. Se trata una plataforma digital diseñada como red social en la que diversos personajes publican día a día lo que hicieron, vieron o vivieron durante el Movimiento Estudiantil del 68 en México. Es decir, los hechos de ese movimiento son contados –a través de mensajes, fotografías, videos– por sus testigos y protagonistas como si estuviera ocurriendo en tiempo real, pero hace 50 años.

Plataforma donde participa “Proceso”

La plataforma es realizada de manera conjunta por la revista Proceso, el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) y Cultura Colectiva (CC). Su objetivo: narrar de manera distinta, novedosa y fresca los hechos de un movimiento histórico que marcó el devenir de este país. Es, al mismo tiempo, una manera seria de acercar esos acontecimientos –tal cual los contaron sus testigos y protagonistas– a las nuevas generaciones que tienen en las redes sociales una fuente cotidiana de información.

Los personajes que “postean” en dicha plataforma y que suben fotos y videos tienen la doble condición de ser figuras públicas y figuras históricas. Así, en la plataforma suben mensajes autoridades, dirigentes estudiantiles, intelectuales, artistas, periodistas… Una constelación de figuras que, de una u otra manera, dejaron algún registro escrito o gráfico susceptible de ser publicado.

Cada fragmento, foto o video que se sube a la plataforma proviene de una fuente documental verificable –libros, revistas, diarios, archivos fotográficos o fílmicos– que es citada de manera precisa, otorgando el crédito correspondiente a autores e instituciones.

De manera paralela, aparecen en la plataforma “post” sobre noticias de actividades actuales –conferencias, seminarios, exposiciones– que recuerdan o conmemoran los hechos de aquel movimiento estudiantil. Se trata de eventos que organiza el Centro Cultural Universitario Tlatelolco y que se llevarán a cabo a lo largo de estos meses en que se cumple el quincuagésimo aniversario de esos hechos. Se intenta con ello establecer un diálogo virtual entre las “voces históricas” de los acontecimientos del 68 y las “voces actuales” que los evocan.

Además, cada publicación del pasado o del presente tiene la opción de recibir “likes”, de “hacer comentarios” y de compartir sus contenidos a través de Facebook, Twitter e Instagram, de tal suerte que se vuelve interactiva.

La idea de la plataforma sobre el 68 fue retomada del proyecto “1917. Free History”, lanzado el año pasado por un equipo de profesionales encabezado por el periodista Mijail Zygar. Dicho equipo diseñó una plataforma similar para contar la historia de las revoluciones rusas de febrero y octubre de 1917. Mediante correo electrónico, el equipo de Zygar autorizó a desarrollar su idea aplicándola al Movimiento Estudiantil en México.

La plataforma “A 50 del 68: la historia que nos une” arranca este domingo 22 de julio, justo con los enfrentamientos entre alumnos de las Vocacionales 2 y 5 del IPN y la Preparatoria Isaac Ochoterena, y concluirá el 12 de octubre, diez días después de la matanza de Tlatelolco, cuando Gustavo Díaz Ordaz inaugure las Olimpiadas que, paradójicamente, tendrán como emblema a la Paloma de la Paz.

Comentarios