Contaminación del aire en México, “no apta para pulmones pequeños”, alertan Redim y Greenpeace

Contaminación ambiental en la Ciudad de México. Foto: Miguel Dimayuga Contaminación ambiental en la Ciudad de México. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La contaminación del aire en México provocó que, tan solo en 2016, las muertes de niños entre cero y cuatro años representaran 53.4% del total de fallecimientos por asma en menores de edad; además, en ese año se registraron mil 902 defunciones por infección respiratoria aguda de niños y adolescentes.

Así lo determina el informe “No apto para pulmones pequeños. Diagnóstico de calidad del aire y el derecho de niñas, niños y adolescentes al aire limpio”, elaborado por las organizaciones civiles Greenpeace y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Con el apoyo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública, el estudio agrega que el número de muertes atribuibles a la contaminación del aire en México se incrementó casi 60% entre 1990 y 2015, “debido a las altas concentraciones de contaminantes, la gran mayoría vinculadas con el uso de transportes contaminantes como el automóvil”.

Según un comunicado de ambas agrupaciones, en 2013 la REDIM publicó un primer informe sobre este tema en el que alertó sobre la urgencia de generar y homologar en todo el país, políticas públicas dirigidas a mejorar los sistemas de información de los efectos de la calidad del aire en los derechos de los menores, así como en las regulaciones para hacer frente a la contaminación atmosférica en México.

No obstante, según revela el nuevo reporte, en vez de atender el problema “el gobierno federal y los gobiernos locales avanzaron a cuenta gotas o, en la mayoría de los casos, ignoraron las recomendaciones”.

Como ejemplo, menciona que las autoridades, no actualizaron las Normas Oficiales mexicanas que regulan los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes y la calidad de los combustibles, ni las de salud ambiental para homologarlas con los estándares que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tampoco, añade, hicieron lo suficiente para formar a niños sobre las implicaciones y riesgos de la mala calidad del aire; o crear un andamiaje institucional en las entidades que atienda este problema.

Según la Redim y Greenpeace, las autoridades también tienen pendiente el fortalecimiento del monitoreo de la calidad del aire en varias ciudades del país; el cruce entre esta información y la de salud pública para hacer análisis; así como la implementación de sistemas integrales de transporte público, y la promoción de sistemas alternativos de transporte no motorizado.

Las organizaciones enfatizan en que, desde la publicación del primer reporte, casi 85 mil personas han muerto de forma prematura en México debido a la contaminación del aire. Y concluyen: “Todas estas muertes serían evitables si se cumplieran las recomendaciones de la OMS y otros mandatos internacionales”.

Comentarios

Load More