Familiares de un hombre asesinado por policías presentan queja ante la Codhey por abuso de autoridad

MÉRIDA, Yuc. (apro).- Familiares de José Alfredo Chan Navarrete, quien el pasado jueves 19 fue asesinado por policías estatales en Tzucacab, presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) por abuso de autoridad.

Según la versión oficial, los uniformados abatieron a Chan Navarrete después de que éste abrió fuego e hirió gravemente a uno de los policías que acudieron para atender una llamada de auxilio de “vecinos temerosos”, quienes supuestamente escucharon detonaciones de escopeta en el domicilio de la víctima.

Esa noche, abundó, los agentes tocaron a la puerta de la casa de Navarrete y éste, desde adentro, les gritó que entraran, luego los encañonó con su escopeta y abrió fuego lesionando a un elemento en el brazo derecho.

Los uniformados ordenaron al supuesto agresor que depusiera el arma, pero éste se negó, y cuando intentó volver a detonar la escopeta, un policía le disparó en dos ocasiones para someterlo. Una bala le dio en el pie y otra en el abdomen. El hombre murió desangrado.

El policía que disparó contra Navarrete fue puesto a disposición de la Fiscalía General del estado (FGE), que a su vez lo acusó por el delito de homicidio, y el domingo 22 lo presentó ante un juez de Control con sede en el municipio de Valladolid.

La defensa del imputado solicitó la ampliación del plazo legal para definir su situación jurídica, por lo que el viernes 27 se reanudará la audiencia de vinculación. Mientras tanto, se le impuso la medida cautelar de prisión preventiva.

Hoy, Miguel Ángel Chan Navarrete, hermano de la víctima, dijo que la versión de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) “es falsa”, y aseguró que los agentes llegaron al predio de José Alfredo con la intención de matarlo por rencillas con una empleada del ayuntamiento de Tzucacab.

“No tiene lógica” la historia de la SSP, dijo, en el sentido de que José Alfredo los hizo pasar a su vivienda para dispararles, y aseguró que su hermano estaba acostado en su hamaca cuando los uniformados irrumpieron “sin ningún permiso ni orden legal”.

Tras aceptar que José Alfredo hizo “dos disparos al aire” antes de la llegada de los policías, porque la mujer con quien tenía rencillas allanó su predio, Migue Ángel comentó que el cuerpo de su hermano presentaba dos heridas, “una debajo de la tetilla izquierda y otra arriba de la rodilla”.

De igual manera, informó que en la queja que presentó ante la Codhey solicitó una investigación a fondo del caso, y responsabilizó de la muerte de su hermano al comandante Ariel Alonso Samo Sánchez, quien, recalcó, dio la orden de disparar.

Load More