Mujeres en el Cine y la Televisión rinde homenaje a Pilar Pellicer

Pilar Pellicer rememora su trayectoria artística. Foto: Columba Vértiz Pilar Pellicer rememora su trayectoria artística. Foto: Columba Vértiz

GUANAJUATO, GTO. (apro).- La mexicana Pilar Pellicer inició su carrera actoral al final de la época de oro del cine mexicano y su primer protagónico fue en el largometraje Pedro Páramo (1967), de Carlos Velo, donde interpretó a Susana San Juan, también ha participado en teatro y televisión.

Por su trayectoria la asociación Mujeres en el Cine y la Televisión, creada en 2002 para reconocer y promover el trabajo que efectúan las mujeres mexicanas o extranjeras residentes en el país, le rinden un homenaje en el marco de la 21 edición del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) el viernes 27 de este mes.

En entrevista, Pellicer hace un resumen de su vida artística.

“¡Siempre he amado la actuación! Mis tíos tocaban la guitarra, mi mamá cantaba, y yo siempre me sentía Shirley Temple, una actriz estadunidense muy famosa que empezó desde niña y una de sus películas más importantes fue El pájaro azul. Entonces yo quería ser actriz y bailar tap”.

Se le escucha emocionada y contenta. Una y otra vez, dice que ya se le olvidan muchos nombres y datos, pero destaca que mucha gente del medio la ha apoyado.

-Su hermana Pina Pellicer (1934-1964), conocida por el largometraje Macario, ¿la influyó para actuar?

-No. Pina era un año menor que yo. Nos daban clases de declamación. En realidad, mi familia nos conectó con la música y el teatro. No sé porque se espantó mi papá cuando le dije que deseaba ser bailarina de danza contemporánea. Me dijo que no iba a encontrar marido. Y yo le respondí: ‘Pues no me importa’.

Abandonó la danza y sus estudios de filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México.

-El poeta Carlos Pellicer, era su tío, ¿verdad?

-Sí, fue primo hermano de mi papá César, y eran muy unidos. Mi tío Carlos Pellicer hacia nacimientos preciosos cada año. Yo iba a verlos desde niña. Todo eso te va marcando, más lo que quieres en la vida. Por el lado de mi papá, una tía mía se casó con un maestro muy importante de piano y tenía una academia que se llamaba La Academia Sebastian Bach y desde chica iba ahí. También aprendí la música clásica. No sé porque igual se sorprendieron que quisiéramos ser actrices, no me explico…

-¿Cómo fue trabajar con Luis Buñuel en Nazarín?, donde también actuaron Marga López, Ignacio López Tarso y Rita Macedo.

-¡Maravilloso! En Nazarín nada más tengo una frase, porque se supone que me da una enfermedad. Después me hice muy amiga de Rita Macedo y de Carlos Fuentes también, ella se casó con él, y desde luego de su hija Julissa.

“Con Luis Buñuel me llevé muy bien. Un día me dijo: ‘Tú nada más vas a decir dos cosas’. Y así fue, en un maravilloso close up del fotógrafo Gabriel Figueroa, con quien después igual hice una gran amistad”.

-Después usted se fue a Francia, ¿verdad?

-Sí. Ya trabaja en televisión, desde la avenida Chapultepec, donde iba María Félix, y Ernesto Alonso empezó a crear la telenovela histórica. A Francia fui a estudiar. Fui becada por el Instituto Francés para América Latina para estudiar actuación en París. Ahí tuve mucha suerte porque Octavio Paz era embajador, y había muchos intelectuales y artistas de aquella época. Era una beca chica y como no me alcanzaba el dinero, tuve que ver cómo trabajar en el teatro, tuve suerte porque conocí lo más pulido y a lo más raspado. Me casé con el escultor estadunidense James Meccalf, papá de mi hija Ariane. Viví ahí seis años. Al artista lo conocí en Venecia y de ahí no lo solté.

Pilar Pellicer. Foto: Columba Vértiz
Pilar Pellicer. Foto: Columba Vértiz

En esa nación laboró en el cine, la televisión y el teatro.

-En ese tiempo trabajó en Pedro Páramo, ¿cómo fue?

-Sí. Carlos Fuentes me mandó un guión. Me dijo: “Te vienes mañana en avión o lo que sea porque ya están haciendo el casting para Pedro Páramo’. Entonces, me fui de volada de Francia a los Estudios Churubusco, hice el casting y me escogieron, pero entonces el actor estadunidense John Gavin tenía un camerino enfrentito de mí. Abrió la puerta y que veo un hombre guaperrimo sin camisa y dije: ‘¡Ay!, Dios mío, quién es este’, y era John Gavin. Ya me estaba preparando yo para hacer la prueba de Susana y al otro día, él me tocó la puerta. Me dio un ramo de rosas y me dijo: ‘Tú eres Susana San Juan’, fue muy bonito todo eso.

-¿Y qué experiencia le dejó el filme Las Poquianchis, de Felipe Cazals?

-¡Ah!, Felipe es otro de mis consentidos. Las Pecanins, tenían una galería de arte muy importante, y una de ellas conocía muy bien al director, y me invitaron. Es una estupenda película, cruda y de denuncia, pero muy buena.

Rememora que ella dirigió un cortometraje, basado en un cuento de la escritora Elena Garro:

“Ella fue esposa de Octavio Paz y éramos muy amigas. Hice primero un guión con un amigo, y luego le dije a ella que si me podía dar su cuento para que lo hiciera y me dijo que sí. Ahí tengo el guión firmado por ella. El corto se llama igual que su relato, ¿Qué hora es? Es de 37 minutos. También actúo. Creo que quedó muy bien y con ese gané un premio en el Festival de Biarritz, en Francia, como Mejor Cortometraje”.

Sobre el teatro, señala que estudió con Seki Sano y empezó a participar en varios montajes:

“Enseguida, con mi marido actual Javier Gallástegui, nos convertimos en productores de teatro”.

La actriz nació el 12 de febrero de 1938 en Villahermosa, Tabasco, por lo que se le pregunta su opinión de que ganó las elecciones para presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también es de Tabasco, y señala:

“¡Lo adoro! Le tengo respeto y a mí me da mucho gusto que haya ganado. Estoy segura de que lo va a hacer muy bien. Tengo esperanza.  Igual, me encantó que la directora de cine María Novaro sea la propuesta para dirigir el Instituto Mexicano de Cinematografía. Ella se ha dedicado al cine toda su vida. Tiene mucha experiencia. Lo importante es que todos participemos con ella. La cultura debe ser apoyada, igual conozco a Alejandra Fraustro,  quien ocupará la Secretaría de Cultura federal, es muy joven, pero parece que sus propuestas no son descabelladas. Igual debemos cooperar con ella”.

-¡Qué le preocupa actualmente?

-La situación de los jóvenes y los pequeños. Hay que darles mucha atención. Me lastima la miseria de muchos, se debe investigar cómo le hacemos para apaciguarla. No digo que todo mundo debe ser millonario, pero hay niños que no van a la escuela por la pobreza y por derecho deben recibir educación, sobre todo en el campo. En México ha habido momentos buenos, vamos a luchar por que todo mejore.

Load More