Ahora sí: se nos va el Foro Shakespeare

El Foro Shakespeare. Foto: Google Maps El Foro Shakespeare. Foto: Google Maps

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Foro Shakespeare, uno de los teatros independientes más importantes de nuestra ciudad, está a punto de desaparecer.

Sus proyectos culturales no se limitaron al rinconcito establecido en la colonia Condesa, sino que creó un área de Impacto Social que llegó hasta el penal de Santa Martha Acatitla -donde creó la Compañía de Teatro Penitenciario- y Juárez El77, un centro cultural autogestivo que democratiza el acceso a la cultura con talleres gratuitos.

Muchos lo sabíamos, pero no lo queríamos creer. La realidad es que hoy, el número 7 de la calle Zamora tiene sobre su entrada una pizarra electrónica, que cuenta dramáticamente los días, horas, minutos y segundos que le quedan a este recinto de existencia. “A la mierda el Shkspr”, dice. Cuando el reloj llegue al cero, se le derrumbará para convertirse en parte de uno de esos inmensos complejos habitacionales que tan de moda están por la ciudad.

Mientras tanto, al foro se le saca todo el jugo posible. Tiene programadas un montón de cosas, incluso varios shows de Stand up comedy simultáneos a las 22:30 horas los sábados.

En el espacio principal se presenta 7 Machos, donde tenemos una probadita de 15 minutos de cada uno, con dos particulares invitados colombianos.

Se trata de un colectivo formado por comediantes consagrados de la Ciudad de México: Fran Hevia, Horacio Almada, Coco Celis, Anibal El muerto, Juan Carlos Escalante, Eduardo Talavera y Ese Wey.

Estos hombres podrán ser todo menos machos. Durante las casi dos horas de espectáculo el público se parte de la risa, más con unos que con otros. Pero esa es la magia de que sean tantos: si no te gusta, dura poco; si te encanta, siempre puede llegar otro mejor.

Hablan de relaciones hetero y homosexuales; los hay chiquitines y grandotes, incluso uno de los invitados tiene síndrome de Turet, enfermedad que provoca tics involuntarios, muy notorios cuando está nervioso. Pero no permite al público sentir lástima. Se ríe de su condición y lo transmite, relajando poco a poco al apretado auditorio que lucha sin éxito por ser políticamente correcto. Pasan de anécdotas mundanas a temas electorales.

El “pero” de algunos de estos standuperos es que les falla hilar sus historias. Suelen parecer más de chistes aislados –que dan mucha, mucha risa– pero sin relación alguna entre ellos.

Lo que no es un chiste es que el Foro Shakespeare se va. Quizá encontró en la risa un método con el que la despedida sea un poco menos dolorosa.

Éste es tan solo un ejemplo de lo que hace una ciudad monstruo, donde la demanda de vivienda y los grandes negocios se comen a los recintos culturales. Si esto le pasó al Shakespeare, un lugar tan fuerte y reconocido, no querríamos ver la facilidad con la que se deshacen del resto de ellos, los más independientes y pequeños.

No hay que hacérselas tan fácil. Hay que llenar el teatro hasta el último día, que sepan que el daño no es sólo al foro, que no estamos conformes, y que luchamos con la mejor arma que tenemos: la cultura.

El Foro Shakespeare, ubicado en Zamora 7, Condesa, está dando sus últimas funciones de teatro y stand up comedy hasta el 30 de septiembre.

Comentarios

Load More