Ante falta de voluntad de Mancera, llaman a Sheinbaum a pronunciarse por el caso Narvarte

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En la investigación para resolver el multihomicido de la colonia Narvarte -donde Rubén Espinosa, Mile Martín, Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz y Nadia Vera fueron víctimas de tortura y ejecución- Miguel Ángel Mancera, entonces jefe de gobierno y hoy futuro senador, no dio muestras de voluntad política para llegar a la verdad y evitar la impunidad, aseguraron familiares y representantes legales de las víctimas.

Por ello, y en la víspera de que se cumplan tres años –mañana 31 de julio- solicitaron a la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum, que se pronuncie “con contundencia y autoridad” sobre el caso para garantizar la reparación del daño y la garantía de justicia.

En conferencia, la abogada Karla Micheel Salas aseguró que el caso del multihomicidio ocurrido en el departamento 401 del número 1909 de la calle Luz Saviñón, colonia Narvarte, “tiene que estar en los primeros lugares de la agenda de esta ciudad”, no solo por las cinco víctimas, sino porque “es una causa cobijada por grupos de defensores de derechos humanos, de periodistas y activistas” que exigen justicia y el cese a la violencia y la impunidad en la ciudad y en el país.

Y agregó: “Mientras el caso Narvarte no se resuelva, permanecerá el rastro de impunidad” en el gobierno capitalino.

Los abogados coadyuvantes y familiares de las víctimas denunciaron que, a un año de la Recomendación 4/2017 emitida por la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF) -que confirmó las múltiples violaciones a derechos humanos que cometieron la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de México en la investigación- ninguno de los 17 puntos se ha cumplido satisfactoriamente por las autoridades.

Como lo adelantó Proceso en su edición 2178 que circula esta semana, los denunciantes informaron que, aunque la dependencia encabezada por Edmundo Garrido ha mostrado disposición para tener reuniones con ellos, en ninguna ha aceptado que violó derechos humanos, además de que se niega a cubrir el costo del daño moral calculado por la coadyuvancia.

En cuanto a la disculpa pública -con miras a que se hiciera en el contexto del tercer aniversario-, dijeron que, en las mesas de trabajo para construirla, el mismo Garrido se ha negado a estar presente en el acto oficial. Además, con el secretario de Gobierno, Guillermo Orozco, se reunieron hace tres semanas y él quedó de responder, pero tampoco cumplió.

Los inconformes comentaron que ayer fueron citados por las autoridades del gobierno capitalino para la tarde de este lunes, pero dijeron que iban “con pocas expectativas”.

Sobre la recomendación de la CDHDF de investigar y sancionar a los funcionarios públicos que cometieron irregularidades en la investigación, por ejemplo, a los que filtraron información del expediente, los denunciantes dijeron que las autoridades absolvieron a su personal.

De acuerdo con Micheel Salas, con esas filtraciones la PGJ construyó una “historia paralela” del caso relacionada con narcotráfico y prostitución, dejando de lado el contexto de los derechos humanos y la libertad de expresión.

Según el abogado David Peña, en vez de sancionar a los servidores públicos, en la PGJ han ascendido a los responsables: El entonces subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Edmundo Garrido, ahora es procurador; el entonces fiscal de Homicidios, Marco Reyes, asumió el cargo de éste; el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y la entonces secretaria de Gobierno, Patricia Mercado -quien se comprometió a reparar el daño- van a ser senadores y el ministerio público fue cambiado a la Fiscalía Antisecuestros.

“Todo parece indicar que las autoridades le están apostando al olvido y al cansancio en el caso”, lamentó.

A 3 años sin móvil ni autores intelectuales

Leopoldo Maldonado, representante legal de la familia de Rubén Espinosa y directivo de la organización Artículo 19, mencionó que la CDHDF también recomendó a la PGJ hacer un Plan Integral de Investigación para reforzar o descartar líneas de investigación del caso. Sin embargo, hasta ahora “el plan no está listo”.

Dijo: “Llevamos más de 10 reuniones de trabajo y el Ministerio Público sigue obstinado en no profundizar. Según la Procuraduría, ya no hay nada qué investigar. ¿Entonces, por qué sigue abierta la investigación? Muestran voluntad, pero no hay avances”.

El litigante reiteró que la defensa le ha hecho llegar evidencias y testimonios a la PGJ sobre el contexto de amenazas contra Nadia y Rubén de parte del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y su entonces secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, -actualmente presos-, incluidas las empresas de seguridad que éste último tenía en la Ciudad de México, una de ellas muy cerca del domicilio donde se perpetró el crimen, pero “se han negado a investigar”.

Héctor Pérez, coordinador de la Clínica de interés público contra la Trata de Personas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), recordó que, al momento, solo tres personas -Daniel Pacheco, Abraham Torres y Omar Martínez-, están en prisión señaladas como autores materiales del caso, aunque solo el segundo está sentenciado y su defensa apeló la decisión de la juez 25 de lo penal, Hermelinda Silva.

Criticó que, a tres años del crimen, la defensa continúe obligada a litigar ante la PGJ y el TSJ a pesar de haber ganado amparos a nivel federal para el cumplimiento de distintas diligencias. “La PGJ nos dice que cuestionamos porque queremos ayudar a los responsables, pero no es así, sino que tenemos el de que la mala actuación de la Procuraduría genere impunidad”.

Tan es así, destacó que, a tres años “no sabemos qué pasó, cuántos fueron, qué fueron a buscar, por qué los mataron, quiénes fueron los autores intelectuales… Lo que sí sabemos es que los autores fueron directamente a ejecutar a las víctimas”.

“No es justo vivir sin paz”

Indira Alfaro lamentó que, a tres años del feminicidio de su hija, Yesenia Quiroz, aún no haya avances del caso.

“La autoridad hizo mal su trabajo. Las familias seguimos con el mismo dolor de ese día, pero aquí estamos para recordar y hacerle ver a la sociedad que ya basta que nos callemos, ya basta que nos maten a nuestros hijos, basta que nos estemos acostumbremos. Aquí seguiremos para que no haya impunidad ni olvido. No es justo que vivamos sin paz”, dijo.

Patricia Espinosa, hermana del fotoperiodista colaborador de Proceso, dijo que, a nombre de todas las víctimas, desde la semana pasada se organizaron distintas actividades para “recordar su memoria y mostrar que las familias estamos unidas, juntas, que somos una sola”.

Entre las actividades, se cuenta la presentación en Chiapas de un libro de poemas de Mirtha Luz Pérez escrito para su hija Nadia Vera, la proyección del documental “No se mata la verdad” con el tema de agresiones a periodistas: el Festival “arte para no olvidarte” y la colocación de una placa afuera del edificio 1909 de la calle Luz Saviñón, donde ocurrió el multihomicidio y la pintura de un mural colectivo en memoria de las cinco víctimas.

Para mañana el colectivo Voz Alterna realizará otro mural en Xalapa, donde Rubén y Nadia realizaban actividades periodísticas, de promoción cultural y activismo.

Comentarios