Aún hay una deuda social para que todos los niños y jóvenes completen la educación obligatoria: INEE

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Sistema Educativo Nacional, uno de los más grandes del mundo, atiende en los niveles de educación obligatoria a 30.8 millones de alumnos: 25.7 millones de niños en la educación básica y 5.1 millones de adolescentes y jóvenes en educación media superior.

Así lo señaló la consejera presidenta de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Teresa Bracho González, al inaugurar el Seminario XV Años del Panorama Educativo de México.

En el ciclo escolar 2016-2017 la tasa neta de cobertura para primaria fue de 98.4% y en secundaria de 82.2%; es decir, se alcanza prácticamente la universalidad, encontrándose más distantes las tasas correspondientes a preescolar (73%) y Educación media Superior (62%), apuntó.

Bracho González recordó que, desde sus orígenes, una de las principales tareas del INEE es desarrollar y mantener en operación un sistema de indicadores que permita valorar en forma objetiva la calidad del Sistema Educativo Nacional, en los niveles de educación obligatoria, para ofrecer datos veraces y útiles para la toma de decisiones.

No obstante, el director general para la Integración y Análisis de la Información del INEE, Héctor Robles Vásquez, destacó que las autoridades educativas federales y estatales no han logrado construir estrategias que permitan cambios significativos, a nivel nacional, para obtener mejores resultados en el aprendizaje de las habilidades, competencias y conocimientos básicos de los estudiantes, necesarios para su participación e inclusión plena en la sociedad actual.

Al presentar los resultados contenidos en el Panorama Educativo de México 2017, informó que en los últimos 15 años la matrícula de la educación obligatoria se incrementó de 26. 8 millones de alumnos a aproximadamente 30.9 millones, lo que significa un crecimiento promedio por año de 0.9% del ciclo 2001-2002 al 2016-2017.

Pero a pesar de esos logros de cobertura alcanzados en la educación obligatoria y de que cada vez una mayor proporción de población finaliza, en edades típicas, los niveles que comprende, aún hay una deuda social para que todos los niños y jóvenes la completen, apuntó.

Comentarios