Bejarano ataja rumores: niega inclusión en el gobierno de López Obrador

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- René Bejarano, fundador y líder de líder del Movimiento Nacional por la Esperanza, puso fin hoy a los rumores de su presunta inclusión al gobierno del próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, a través de una estructura nacional que vigilaría los programas sociales.

“No pretendí ni pretendo ningún cargo. Ya tengo muchos cargos de conciencia para tener más. Voy a seguir trabajando como lo vengo haciendo. Esto ya se ha aclarado, esa información que circuló no tenía una sólida fuente”, dijo quien encabezó la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional (IDN) y negó estar afiliado a Morena.

En rueda de prensa convocada para aclarar el tema, Bejarano afirmó que no manejará de recursos, ni tendrá cargo alguno.

“Nadie me ha ofrecido ni yo he pedido ningún cargo, yo no necesito y me estorbaría para mis actividades”, subrayó.

Y sostuvo que el Movimiento que encabeza ya ganó con el triunfo de López Obrador pues varios miembros de la organización civil obtuvieron alguna diputación y presidencia municipal, no sólo a través de Morena, sino del PRD.

Su Movimiento, aseguró, no será una organización corporativa, sino social y negó que vaya a manejar recursos del gobierno o que esté interesado en
Registrarlo como partido político.

Actualmente, dijo, ya suman 600 mil los afiliados y espera que para diciembre lleguen a un millón.

“La afiliación no es para ningún partido político, los que se afilian se afilian a una asociación civil. Los que quieran participar en un partido ya es decisión personal, como ha venido sucediendo. Esta no es una estructura que vaya a funcionar para el gobierno”, enfatizó.

Y de una vez adelantó que al movimiento que encabeza se sumarán líderes del PRI, Panal y PVEM.

El experredista aseguró que no ha visto a López Obrador desde el 27 de febrero de 2004 y que su relación con Morena, así como su apoyo al partido en la elección de este año, fue a través de Yeidckol Polevsky, presidenta nacional del partido, de Gabriel García y de Andrés Manuel López Beltrán, hijo del tabasqueño.

La reunión con el presidente electo, añadió, no se ha dado por “razones tácticas”, pues consideró que su figura se ha utilizado para “lastimar” al tabasqueño.

Aclaró que ayudó a Morena con actividades logísticas, el cuidado de casillas y promotores del voto, y presentando propuestas programáticas en el proceso electoral de este año.

“Ayudamos a conseguir que líderes de otros partidos se fueran sumando. Fue una acción abierta, contribuimos con nuestro pequeño gran aporte con el triunfo que se pudo. Todo eso hice y más. Lo único que no hice fue ser candidato” y dijo también: “Yo no son una persona ambiciosa, yo sé lo que soy y lo que no soy”.

“Soy el villano número dos”

Conocido hasta hoy como el “señor de las ligas”, por los videoescándalos de 2004, comentó que desde hace 14 años renunció a tener y buscar cargos públicos y dijo, que uno de sus “cargos de conciencia” es ese “error”, por el que ya se disculpó y que además fue una conspiración.

“Yo cometí un error, pedí disculpas, pagué las consecuencias, pero se trató de una conspiración. A mediados de 2003, cuando todavía no estaba impedido de recibir apoyos ni se fiscalizaban las campañas como ahora, se recibió un apoyo que eso se utilizó para tender una trampa desde el partido donde yo estaba”, recordó.

La trampa, acusó, se le tendieron Rosario Robles Berlanga en complicidad con Televisa, Diego Fernández de Cevallos y el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

“Ella fue (Rosario Robles), ¿quién más? Yo soy el villano número dos, porque el villano número uno es Luisito Rey (padre del cantante Luis Miguel), pero él ya no se puede defender, porque ya se murió. Pero yo sí.

“Yo nunca he negado mi error, pero de ahí al demonio que han construido… Pero creo que el tiempo lo dirá, como creo que viviré 40 años porque mi familia es longeva insistiré en mi versión y espero que sus hijos conozcan ‘mi veldad’”, concluyó.

Comentarios