Inflación acumulada en julio llega a 4.81%: Inegi

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La inflación acumuló su segundo mes consecutivo al alza en julio pasado, al registrar una tasa anual del 4.81%, impulsada por los precios de los productos agropecuarios, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), los productos que más aumentaron sus costos durante el séptimo mes del año son el tomate verde en 49.6%; la naranja 19.6%; la cebolla 11.3%; el jitomate 10.68%; la papa y otros tubérculos 8.9%; y en menor medida crecieron los precios de la gasolina de bajo octanaje y de los servicios turísticos en paquete.

En contraste, disminuyeron los precios del pollo, huevo, uva, guayaba, pasta dental, pantalones para mujer, durazno, el melón y el frijol, entre otros.

De acuerdo con el Inegi, la inflación subyacente tuvo un alza de 0.29%, para colocarse en una tasa anual de 3.63%.

Este tipo de inflación se obtiene eliminando del cálculo del INPC los bienes y servicios, cuyos precios son más volátiles, o bien que su proceso de determinación no responde a condiciones de mercado.

Así, los grupos que se excluyen en el indicador subyacente son los siguientes: agropecuarios y energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno.

Mientras que la inflación no subyacente, que incluye a los últimos productos mencionados, se ubicó en 1.27%; alcanzando una tasa anual de 8.38%, prácticamente el doble que la inflación general.

De acuerdo con el más reciente comunicado de Política Monetaria, el Banco de México (Banxico) señaló que, a partir de junio, se materializaron algunos de los riesgos al alza que se habían señalado, derivados de incrementos mayores a los previstos en los precios de los energéticos, principalmente de la gasolina y del gas LP, lo cual condujo a aumentos importantes en la inflación no subyacente.

Entre los principales riesgos para la inflación en el futuro, destaca que la cotización de la moneda nacional se vea presionada en respuesta, tanto al entorno de mayores tasas de interés externas y de fortaleza del dólar, como a los elementos de incertidumbre que persisten en los ámbitos externos e interno, entre los que destaca la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios