Instalan el Comité Interuniversitario M68: Ciudadanías en Movimiento, para evocar el 2 de octubre

Ceremonia de instalación del Comité Interuniversitario M68. Foto: Cortesía UNAM Ceremonia de instalación del Comité Interuniversitario M68. Foto: Cortesía UNAM

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El movimiento estudiantil de 1968 sigue siendo un símbolo de nuestras luchas y esfuerzos colectivos. La conciencia social que derivó de él y de la tragedia de Tlatelolco permeó gradualmente en nuestra vida cotidiana y se expresó con la adquisición de nuevos derechos y valores sociales, sin los cuales no se podría entender el México contemporáneo.

Así lo señaló el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, durante la instalación –en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT)- del Comité Interuniversitario M68: Ciudadanías en Movimiento, para conmemorar los 50 años del movimiento estudiantil de 1968.

Desde hace cinco décadas, dijo, las instituciones de educación superior “hemos acompañado e impulsado la consolidación de una ciudadanía libre y democrática”.

La conmemoración, abundó, sirve para explicar la transformación de nuestra sociedad y el patrimonio de libertades y derechos edificados durante estos años, y de aquellos que anhelamos alcanzar.

Graue Wichers anunció que se evocará el 2 de octubre con la apertura del nuevo Memorial del 68, en la principal sala de exhibición del CCUT. Se recordarán los acontecimientos como elementos fundamentales de la memoria histórica, y también serán una fuente de investigación y recuperación de nuestro pasado reciente.

Por su parte, Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, sostuvo que el espíritu plural, democratizador y crítico del 68 sigue siendo importante frente a cualquier poder, y con el esfuerzo de las universidades Nacional Autónoma de México, Iberoamericana (UIA) y Autónoma Chapingo (UACh), así como el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y El Colegio de México (Colmex), se realizarán actividades para mantener la memoria del movimiento, propiciar las distintas interpretaciones que tuvo en su momento y las consecuencias que ha tenido hasta hoy.

Explicó que se creará un macro repositorio digital –que se lanzará en octubre–, con documentos, imágenes y grabaciones de más de 30 archivos públicos y privados sobre los movimientos sociales, políticos y culturales más significativos de 1968 a la fecha. “Se trata de una plataforma de libre acceso y en permanente construcción, columna vertebral del nuevo Memorial del 68 y del Museo de Movimientos Sociales”, apuntó.

De igual manera, del 4 al 28 de septiembre se celebrará el Coloquio Internacional M68: Ciudadanías en movimiento.

El director general del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, opinó que el legado del movimiento es invaluable, porque demostró que los jóvenes tienen la capacidad de generar los cambios que lleven al país a mejores estadios de libertad y bienestar, donde se privilegie el diálogo, y donde sociedad y gobierno caminen por senderos convergentes.

José Sergio Barrales Domínguez, rector de la UACh, dijo que lo ocurrido en esa institución en aquella época “nos dejó la posibilidad de ser libres, de autogobernarnos y de difundir lo que creemos que debe hacerse en el país, a través del sentido social de nuestros estudiantes”.

En tanto, la presidenta del Colmex, Silvia Giorguli Saucedo, destacó que se requiere autonomía para mantener el carácter crítico, independiente y libre que debe caracterizar a las universidades. Esas instituciones también deben cumplir la misión de salvaguardar las visiones de largo plazo, más allá de coyunturas políticas, puntualizó.

David Fernández Dávalos, rector de la UIA, señaló que es necesario, más que nunca, intentar revertir la historia, lanzarla en otra dirección, y en esa tarea la universidad tiene un papel relevante, subrayó.

Comentarios

Load More