El TEPJF pide revisar gastos de senadores electos del PAN y MC en Nuevo León

Una de las camisetas que uso Samuel García, de MC, durante su campaña. Foto: Facebook Una de las camisetas que uso Samuel García, de MC, durante su campaña. Foto: Facebook

MONTERREY, NL (apro).- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó al INE que revise el gasto de los candidatos a senadores de Movimiento Ciudadano (MC) y Acción Nacional (PAN) que resultaron triunfadores en la elección del pasado 1 de julio, debido a que en campaña utilizaron marcas comerciales que no fueron incluidas en el desembolso realizado.

De acuerdo con el TEPJF, la Sala Regional de Monterrey no investigó de manera exhaustiva para pronunciarse con todos los elementos de prueba, y por eso ordenó al Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) que emita una nueva resolución en un plazo de cinco días y modifique el dictamen consolidado sobre las cuentas entregadas.

En particular, el Pleno de la Sala Superior aceptó como válida la acusación contra el excandidato ganador Samuel García, de MC, de utilizar indebidamente una playera del equipo de futbol Tigres al que, de acuerdo con el fallo, se le agregó un logo, slogan y hasta el hashtag de campaña con el nombre y cargo del contendiente.

Según la misma denuncia presentada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Morena, además del candidato a senador por este partido, Álvaro Suárez, el uso de la camiseta, junto con otras imágenes que fueron publicadas en redes sociales, se convirtieron en un elemento más de propaganda electoral.

En ese sentido, destaca el resolutivo, el candidato “aprovechó la empatía de la población con los equipos”. Y también se reportó el ilegal aprovechamiento de otras marcas como “Star Wars”, “The Home Depot”, “Tecate”, “AFIRME”, “Telcel”, “Coca-Cola” o “Adidas”, de parte de los candidatos de los dos partidos arriba señalados.

En su nuevo dictamen, el Consejo General deberá incluir las cuantificaciones del beneficio “derivado del uso ilegal de las marcas”, que deberá calcularse tomando en cuenta las circunstancias de difusión de propaganda con fines electorales, así como la naturaleza de la red social donde se difundieron estos contenidos y el posicionamiento que tienen las cuentas.

“El Pleno de la Sala Superior, después de analizar en plenitud de jurisdicción las pruebas presentadas, determinó que los candidatos al Senado postulados por los partidos MC y PAN aprovecharon indebidamente las marcas comerciales y de diversos bienes regulados por derechos de autor y propiedad intelectual, al vincularlos con la propaganda electoral de sus candidaturas y generar la percepción de afinidad o autoidentificación de los titulares o propietarios con sus ideas, propuestas o actos. Esto representó a las campañas electorales de los candidatos un beneficio económico susceptible de cuantificarse y sumarse al tope de gastos respectivo”, detalla el comunicado difundido este lunes por la Sala Superior, que tomó la resolución por mayoría de votos.

En Nuevo León se impuso la fórmula de MC para el Senado integrada por Samuel García e Indira Kempis, con 526 mil 359 votos. Por Acción Nacional obtuvo asiento Víctor Fuentes, al ganar el segundo puesto con 511 mil 228 sufragios. Lejos de ellos quedaron las fórmulas de la coalición Juntos Haremos Historia, con 471 mil 746, y del Revolucionario Institucional, con 331 mil 315 votos.

Los partidos y el candidato perdedores impugnaron la elección al considerar que hubo irregularidades en la recepción de votos y el rebase en el tope de gastos de campaña, faltas que –subrayaron– ameritaban anular los comicios.

Inicialmente, el pasado viernes 3 la Sala Regional determinó que con los juicios SM-JIN-1/2018 y sus acumulados no podía pronunciarse por el excesivo gasto y que las anomalías en la recepción de votos, detectadas en 182 casillas anuladas, no alteraban el resultado, por lo que validó la elección y la entrega de la respectiva constancia de mayoría.

Tres días después el Consejo general del INE resolvió en su sentencia de los expedientes INE/CG1087/2018 e INE/CG1088/2018 que no había fundamento para protestar por el uso de marcas, pues eran los titulares de las mismas las que, en todo caso, deberían emprender sus propias acciones legales.

Esos veredictos fueron impugnados y la Sala Superior del TEPJF decidió dar la razón a los quejosos al considerar que la Sala Regional falló sin valorar pruebas aportadas en el juicio de inconformidad, que tenía elementos suficientes para pronunciarse respecto de la gravedad del uso indebido de las marcas, dado que “que configura una aportación en especie de entes prohibidos”.

Los magistrados consideraron que la Sala Regional no aplicó el principio de exhaustividad para estudiar todos los puntos integrantes de la cuestión, y no únicamente un aspecto concreto.

Ni Samuel García, ni Víctor Fuentes estuvieron disponibles para una entrevista.

Comentarios

Load More