Alicia Bárcena, secretaria de la Cepal, critica la desigualdad económica

Alicia Bárcena hizo un análisis del contexto socioeconómico y ambiental a nivel regional y global. Foto: @cepal_onu Alicia Bárcena hizo un análisis del contexto socioeconómico y ambiental a nivel regional y global. Foto: @cepal_onu

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena Ibarra, aseguró que la desigualdad es lo que más preocupa en ese organismo, y en ese sentido, subrayó, “no puede ser que el 50% más pobre del mundo, 3 mil 500 millones de personas, tenga la riqueza equivalente a 62 individuos, de los cuales ocho pertenecen a las grandes empresas tecnológicas”.

Los pilares económico, social y ambiental del desarrollo imperante en la región se han agotado, dijo, y ello se expresa en tasas declinantes del Producto Interno Bruto (PIB) y el comercio –una desigualdad que se manifiesta en un incremento dispar de los ingresos que beneficia a la élite y perjudica en mayor medida a la clase media mundial–, así como en el cambio climático, la mayor falla del mercado, apuntó.

De acuerdo con Bárcena, la humanidad ha superado cuatro de los nueve límites ecológicos del planeta, y alertó que el modelo de desarrollo está agotado, por lo que se torna urgente la creación de una cultura de la igualdad.

En una clase magistral que dictó en el marco del coloquio “Universidad y Sustentabilidad en México”, organizado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, hizo un análisis del contexto socioeconómico y ambiental a nivel regional y global, y abordó las principales tendencias y brechas estructurales que caracterizan el desarrollo de la región.

También se refirió al flagelo de la desigualdad imperante en la región latinoamericana, y develó la cultura del privilegio y sus expresiones.

“Hemos superado ya, por lo menos, cuatro de los nueve límites ecológicos del planeta”, alertó la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Al respecto precisó que, en materia de cambio climático, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono no deberían superar las 350 partes por millón (ppm), sin embargo, se registran 400 ppm.

En cuanto a la extinción de especies y pérdida de biodiversidad, el 84% ya está extinta en África, recalcó.

Con relación a la adición de fósforo, nitrógeno (y otros elementos) a cultivos y ecosistemas, el uso por año establecido es de aproximadamente 11 teragramos (Tg) de fósforo y 62 Tg de nitrógeno. Sin embargo, detalló, hoy se registran valores en torno a los 22 Tg de fósforo y 150 Tg de nitrógeno.

En materia de deforestación y en el uso del suelo, “deberíamos haber mantenido 75% de los bosques originarios, pero el mundo tiene hoy solo el 62%”, advirtió.

“Toda América Latina es una región megadiversa y posiblemente sea la única que va quedando en materia de reservas de agua y de biodiversidad”, añadió.

Agregó que la Agenda 2030, aprobada en 2015 por los 193 países representados en la Asamblea General de las Naciones Unidas, es la evidencia de que el mundo entendió que no era posible seguir adelante con el modelo de desarrollo actual, porque ya no es sostenible.

América Latina y El Caribe necesita pensar en una nueva ecuación entre el Estado, el mercado y la sociedad, incorporando a la academia, abundó.

Finalmente, destacó que hay tres dimensiones en permanente tensión: la cultura del privilegio versus la cultura de la igualdad, la distribución de ganancias de productividad entre el capital y el trabajo, y el rentismo y el extractivismo, que no permite manejar con gobernanza los recursos naturales.

“La desigualdad conspira contra el desarrollo. Debemos mirar las desigualdades que se entrecruzan y se potencian. Hay que igualar para crecer y crecer para igualar”, concluyó.

Un comunicado de la Cepal indica que, además de Alicia Bárcena, en el evento participaron: Martha Delgado, ambientalista y exsecretaria del Medio Ambiente de Ciudad de México; Enrique Leff, economista y sociólogo ambientalista; Julia Carabias, bióloga y académica de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y Leonardo Boff, teólogo, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño.

Comentarios

Load More