No hay elementos científicos objetivos para sustentar la incineración de los 43 normalistas: EAAF

Peritos de la PGR en el basurero del Hoyo del Papayo, en Cocula. Foto: Germán Canseco Peritos de la PGR en el basurero del Hoyo del Papayo, en Cocula. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En 18 meses de recolección y examen multidisciplinario de la evidencia física proveniente del basurero de Cocula, en Guerrero, “no se encontraron elementos científicos objetivos que sustenten la incineración de 43 cuerpos en la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 en ese lugar”.

Así lo señaló este jueves el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), luego que el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos fueron incinerados por un grupo criminal, tal como se desprende de las investigaciones realizadas por la Procuraduría General de la República (PGR).

En el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, el EAAF se expresó a favor de que la investigación sobre los 43 estudiantes desaparecidos se amplíe para que se pueda dar a los familiares una respuesta certera sobre lo ocurrido con sus hijos.

“Desde hace 34 años que el EAAF acompaña a familias de víctimas de desapariciones alrededor del mundo en la búsqueda, identificación y restitución de los restos de sus seres queridos con un abordaje que pone la ciencia al servicio de la verdad y la justicia”, destacó el equipo al fijar su postura por las declaraciones de Peña Nieto respecto de la investigación de Ayotzinapa.

En un mensaje videograbado y transmitido con motivo de su sexto informe de gobierno, el mandatario aseguró que la PGR aportó “evidencias claras y contundentes” de que los jóvenes “habían sido incinerados por un grupo delincuencial en Guerrero”, en septiembre de 2014.

“Ante la negativa y el rechazo por aceptar los alcances de la investigación de la PGR, donde había evidencias claras y contundentes de que, muy lamentablemente, los 43 jóvenes habían sido incinerados por un grupo delincuencial que operaba en el estado Guerrero, fue necesario abrir la investigación a una Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que sus integrantes conocieran la investigación”, abundó.

Y aseguró: “En lo personal, y con el dolor que causa, y con lo que significa la pena para los padres de familia, yo estoy en la convicción de que, lamentablemente, pasó justamente lo que la investigación arrojó”.

Comentarios

Load More