Fotografiar lo intangible

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El rostro de ese anciano hace evidentes la desolación y el dolor, pero sobre todo el estupor ante la tragedia que le arrebató la vida a un familiar. La fotografía fue tomada en alguna comunidad de Oaxaca.

Otra imagen –ésta, en la Ciudad de México– nos revela la solidaridad, el trabajo de los rescatistas voluntarios que alzan los brazos, los puños en alto, para pedir silencio en su afán de escuchar algo entre las ruinas que les indique que alguien espera la salvación.

¿Cómo fotografiar la solidaridad, la esperanza o el dolor? ¿Se puede fotografiar lo intangible? Pues sí. Y es lo que hizo Benjamín Flores, quien en las horas y los días postreros al terremoto del 19 de septiembre de 2017 salió a las calles con su arma, su cámara, a documentar la destrucción, la angustia y la proverbial solidaridad de los ciudadanos ante la desgracia colectiva.

Benjamín Flores, fotógrafo de la revista Proceso, hizo un recuento de daños en partes de la Ciudad de México y en algunas de las comunidades más afectadas de Oaxaca: Juchitán, Santa María Xandi, San Blas o Unión Hidalgo… En esta exposición, compuesta por material del que una parte importante apareció en el propio semanario, el reportero gráfico nos ofrece un dramático acercamiento visual al trágico episodio.

La exposición Terremotos (1985-2017) de Joaquíon Ávila y Benjamín Flores se inagura este 1 sábado 1 de septiembre a las 19 horas en la 5X7 Galería Estudio Fotográfico, ubicada en Avenida Madero Ote. 860 esquina Sor Juan Inés de la Cruz, Morelia, Centro.

Participan en la inauguración: la doctora Esperanza Ramírez Romero, el maestro Gaspar Aguilera Díaz y los autores Joaquín Ávila y Benjamín Flores.

Comentarios