Pese a sus servicios obsoletos, el gobierno respalda a Airbus

Aun cuando la tecnología de radiocomunicación que proporciona la empresa europea Airbus al gobierno mexicano desde hace 20 años es considerada obsoleta, al grado que la Semar y la Sedena, así como en varios estados han dejado de utilizarla, el mes pasado la administración de Enrique Peña Nieto anunció la homologación de ese servicio. La medida implica refrendar la proveeduría de los servicios a los sistemas de comunicación nacionales; peor aún, es factible que convierta esa disposición oficial en una Norma Oficial Mexicana, con lo que esa compañía continuará operando en el país por 10 años más. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A punto de terminar el sexenio, en la Secretaría de Gobernación hay prisa para prolongar un millonario negocio que se ha hecho a nombre de la seguridad del país. El mismo día en que el presidente Enrique Peña Nieto recibió en Los Pinos a Andrés Manuel López Obrador ya como presidente electo, el gobierno saliente anunció su decisión de convertir en norma una práctica que ha monopolizado la radiocomunicación policial desde hace dos décadas.

El 9 de agosto, un día después de que López Obrador fuera declarado oficialmente presidente de México para el periodo 2018-2024, un aparente anuncio oficial de rutina significó un avance para concretar un negocio que trasciende incluso ese periodo y que de acuerdo con integrantes el sector de la seguridad en México apunta a un beneficiario: la empresa europea de aviación y defensa Airbus.

Ese día, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que depende de la Secretaría de Gobernación, publicó en la página del gobierno federal (www.gob.mx) el Manual técnico de la norma para homologar características, tecnología, infraestructura y sistemas de los centros de control, comando, cómputo y comunicaciones a nivel nacional.

Lo que aún está pendiente es que la Secretaría de Economía convierta lo ahí dispuesto en la Norma Oficial Mexicana (NOM) para los sistemas de comunicación de esos centros, identificados como C5, y que concentran además de voz, datos e imagen en materia de seguridad sobre lo que ocurre en las calles y poblados del país.

La homologación tiene sentido ante la crisis de inseguridad de México. Pero de acuerdo con empresas y especialistas consultados por Proceso, lo que se pretende en el SESNSP es favorecer a Airbus, actual proveedor tecnológico de la Red Nacional de Radiocomunicación, conocida en el ámbito de seguridad como Red Iris.

La Red Iris es operada por la Plataforma México, que pertenece a la Comisión Nacional de Seguridad, la cual en el próximo sexenio se convertirá en la Secretaría de Seguridad, a la que ha sido designado Alfonso Durazo, que además tendrá bajo su control el SESNSP.

De concretarse la NOM antes del cambio de gobierno, el alegado favoritismo prolongaría 10 años más el monopolio de Airbus y significaría un negocio estimado en unos 15 mil millones de pesos, sumados a lo que la empresa ha ganado en los últimos 20 años, desde que fue elegida en el gobierno de Ernesto Zedillo como el proveedor de la tecnología de radiocomunicación. 

De entonces a la fecha, dependencias del propio gabinete de seguridad, empezando por las secretarías de la Defensa y de Marina, así como gobiernos estatales han dejado de utilizar esa tecnología por considerarla inoperante y obsoleta. Entidades como Nuevo León y Jalisco de plano han creado su propia red de radiotelecomunicación a pesar del condicionamiento de recursos por parte del SESNSP. El secretariado está a cargo de Álvaro Vizcaíno Zamorano, designado en 2015, durante la gestión de Miguel Ángel Osorio Chong en la Secretaría de Gobernación, ahora senador del PRI.

Contra el monopolio

Representantes de empresas competidoras, en un hecho poco común, acordaron una carta que le entregaron al titular de la dependencia, Alfonso Navarrete Prida, en su intención de abrir el mercado y acabar con el monopolio en la radiocomunicación policial en México, que además es incompatible con sistemas de radiocomunicación de otras empresas. A decir de representantes del sector consultados, el gobierno saliente se mantiene en el propósito de prolongar el trato con Airbus y su filial en México, Cassidian.

La tecnología en controversia funciona a través del protocolo denominado Tetrapol, operado por la empresa Secure Land Communications, que pertenece a Defence and Space, una de las divisiones de Airbus, empresa que también es proveedora de equipo aéreo para las Fuerzas Armadas mexicanas.

La compañía se estableció en México en 1986 con el nombre de Matra Communications. Seis años después, empezó a desarrollar el primer sistema de radio digital para la gendarmería francesa. Pero el lanzamiento de Tetrapol fue en 1999, según su información comercial. Fuera de Francia, uno de los primeros países que adquirió el protocolo fue México. Hace seis años, la empresa cambió de nombre en el país a Cassidian.

La controversia no es nueva. Desde el sexenio de Ernesto Zedillo, cuando el responsable del SESNSP era Mayolo Medina Linares, versiones de prensa dieron cuenta de la inconformidad de la estadunidense Motorola cuando se creó en 1998 la Red Iris. A pesar de las impugnaciones, el gobierno de Vicente Fox mantuvo el contrato con la empresa europea. 

Lo mismo hizo el gobierno de Felipe Calderón, y en un movimiento similar al que ahora se pretende, la entonces secretaría a cargo de Genaro García Luna elaboró, a finales de ese sexenio, en agosto de 2012, ya con Peña Nieto como triunfador de las elecciones, los lineamientos para el sistema de radiocomunicación policial en México. 

Representantes del sector consultados aseguraron que los lineamientos no se publicaron en ese entonces en el Diario Oficial de la Federación (DOF), sino que sólo se distribuyeron a todos los estados para justificar la utilización de Tetrapol. Así operó esa plataforma durante este gobierno.

Los numerales 14, 15 y 16 de los lineamientos, conocidos por el semanario, crearon las condiciones que han favorecido a Airbus: establecen la existencia de una sola plataforma tecnológica para todas las fuerzas de seguridad pública del país, federales, estatales y municipales. Y aunque los lineamientos aceptan un sistema de radiocomunicación alterno, ponen condiciones que, en conjunto, son imposibles de cumplir.

Dice que en caso de haber una alternativa local debe tratarse de un sistema de radiocomunicación digital, troncal y encriptado, además de garantizar que es más barato, que tiene infraestructura y recursos para operar, y que haya disponibilidad en la frecuencia de Seguridad Pública. Pero más importante es que debe garantizar la interoperabilidad con la Red Nacional de Radiocomunicaciones. 

La interoperabilidad es imposible de cumplir porque el sistema Tetrapol no es compatible con ninguna otra tecnología. Por si fuera poco, la decisión de una red alterna depende en exclusiva del SESNSP.

La historia se repite

Seis años después de que se fijaron esos lineamientos, se pretende mantener garantizado el mercado para la empresa europea, pero ahora a través ya de una NOM. Ese propósito comenzó a operarse luego de un acuerdo que tomó el Consejo Nacional de Seguridad Pública a finales del año pasado. 

Esa instancia es el principal órgano de la seguridad pública en el país y la encabeza el presidente de la República. Como integrantes están los secretarios de la Defensa y de la Marina, el procurador general, los gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, además del Comisionado Nacional de Seguridad y el titular del SESNSP.

En ese acuerdo, el Consejo Nacional de Seguridad Pública pidió un diagnóstico para actualizar la Red Nacional de Radiocomunicación “buscando la libre competencia en relación con la oferta tecnológica en el mercado”.

El 6 de febrero pasado, Álvaro Vizcaíno publicó en el DOF ese y otros acuerdos del Consejo Nacional. Las empresas fabricantes de otros equipos de radiocomunicación que han estado fuera del mercado del gobierno federal en materia de comunicación para la seguridad, reaccionaron de inmediato para pedirle al entones recién designado titular de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, que a partir de ese acuerdo propiciara la competencia. 

Motorola Solutions, Harris, EFJohns, SIIT, Huawei y Taït Communications dijeron que la NOM debe servir para que los gobiernos de los estados “accedan a soluciones estandarizadas más eficientes y modernas… cambiando el statu quo de obligatoriedad de adquisición de Tetrapol, la cual provee un solo fabricante en el mundo, situación que ha prevalecido casi dos décadas”.

En la Carta a Navarrete Prida fechada en febrero, pero recibida en Gobernación el 10 de abril, los representantes regionales de esas empresas en México pidieron que se hicieran consultas y debates con todos los interesados para asegurar “un mercado de competencia bajo estándares internacionales” y que faciliten el trabajo de los policías en el país.

Navarrete dejó la encomienda en Vizcaíno. Según los expertos que hablaron a condición del anonimato, después de mucho presionar, el titular del SESNSP recibió a Motorola y a Huawei, por separado. “Les dijo que él era el encargado de hacer cumplir el acuerdo y que ‘si se portan bien’, sin insistir a través de los canales institucionales ni en la libre competencia, la prensa y redes sociales, podría concederles la posibilidad de competir más adelante”.

Vizcaíno fue requerido el viernes 7 por Proceso. Al cierre de la presente edición no se había reportado.

Sin la participación de todos los fabricantes inconformes, Gobernación, el SESNSP y el Centro Nacional de Información (CNI), también dependiente de Gobernación, publicaron el Manual técnico para homologar a los C5, que junto con el Manual de gestión y la Norma técnica están pendientes de ser dictaminados por la Secretaría de Economía para crear la NOM.

El Manual, de 318 páginas, tiene el aval del IPN, que fue el responsable de elaborar la Norma para la homologación. El encargado fue el Laboratorio Nacional de Telecomunicaciones y Antenas, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica.

La justificación fue elaborada por el IPN a petición del CNI, a cargo de Guillermo del Río Hernández y hasta hace poco de Ricardo Corral Luna, exfuncionario también de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria.

Los fabricantes locales

A pesar de las condiciones oficiales que han favorecido a Tetrapol, en varias partes del país opera el sistema de radiocomunicación conocido como Proyecto 25 (P25), de Motorola, que está considerado un estándar internacional y es desarrollado por varios fabricantes. Según la información comercial de esa firma, su sistema aventaja al de Airbus.

A pesar de las condiciones que han favorecido a la empresa europea, Guanajuato, Jalisco, Yucatán y Nuevo León operan con la plataforma P25. Lo mismo que la Secretaría de Marina y la de la Defensa Nacional, la Procuraduría General y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional. Y en donde funciona Tetrapol, los equipos no se ocupan. 

“Muchos policías en todo el país, principalmente en municipios alejados, de plano usan sus propios teléfonos celulares para transmitir información porque con Tetrapol sólo manda voz y no datos ni imagen. Y eso, si se encuentra en un lugar donde hay frecuencia”, aseguran los involucrados en su operación.

Según esa información, después de 20 años de operación, Tetrapol cubre 42% del territorio nacional, aunque cubre 81.5% de la población. El alcance poblacional se debe a que el SESNSP ha incentivado la contratación de Tetrapol a través del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública; es decir, que los recursos federales se han condicionado a la integración de la Red Iris.

Ante las críticas, el director ejecutivo para América Latina de Airbus, Fred Gallart, quien fue vicepresidente de Motorola en México, ha informado a las autoridades que se prepara la actualización y mejoramiento de Tetrapol. Pero esa nueva versión está condicionada a la utilización de la nueva red compartida desarrollada por el gobierno saliente, que es de banda ancha y operada por la española Altan. 

Tetrapol opera ahora con banda angosta, y migrar a la banda ancha implicaría un costo adicional para México y funcionaría en un plazo de cinco años. En la banda ancha están proyectados todos los desarrollos tecnológicos de las policías del país.

En declaraciones publicadas por el columnista de negocios Jesús Rangel el 22 de marzo de este año, Gallart aseguró que la tecnología P25 “no supera en nada” a la de Tetrapol, y que en el diagnóstico de la Red Nacional de Radiocomunicación han participado los fabricantes competidores.

Informó que el país ha invertido más de 10 mil millones de pesos en la tecnología Tetrapol, con la que se cubre más de 80% de la población, 75% de las carreteras y la mitad del territorio nacional. La inversión, sin embargo, se incrementa si se considera la infraestructura en torres, repetidores y radios, así como su mantenimiento, según los especialistas.

A dos meses de que acabe el gobierno de Peña Nieto, la disputa sobre el futuro de las radiocomunicaciones en México se podría decidir en las oficinas de Gobernación y del SESNSP, si no es que aplaza la NOM y hereda la decisión al gobierno de López Obrador. 

Este reportaje se publicó el 9 de septiembre de 2018 en la edición 2184 de la revista Proceso.

Comentarios