Con mariachis, niños y adolescentes recuerdan a AMLO los compromisos que hizo con ese sector

CIUDAD MÉXICO (apro).- Acompañados de mariachis, niñas, niños y adolescentes acudieron a la casa de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para llevarle serenata y recordarle los compromisos que hizo con los mexicanos menores de 18 años y que suman casi 40 millones en el país.

En una acción promovida por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), los menores intentaron, sin éxito, entrevistarse con López Obrador para darle a conocer la campaña #YoQuieroSerPresidente, con el objetivo de difundir las propuestas y opiniones de la niñez y la adolescencia para que sean tomadas en cuenta por la próxima administración.

Tomando como referencia la conmemoración de los “Niños Héroes”, los infantes que se dieron cita en el domicilio donde despacha el tabasqueño, en la colonia Roma, pretendían recordarle que el próximo jefe del Estado mexicano será también presidente del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, responsable de desarrollar las políticas públicas para los menores de edad.

De acuerdo con la Redim, la campaña #YoQuieroSerPresidente “es una expresión del derecho a la participación ciudadana de niños, niñas y adolescentes como una alternativa para mejorar la gobernabilidad democrática en México”.

En un comunicado, la organización social detalló que entre los objetivos de la campaña destacan:

“Difundir las propuestas infantiles para el nuevo gobierno en construcción de las políticas públicas que atienden la infancia, poner fin a la violencia, detener la desaparición masiva de niñas y adolescentes, atender la pobreza y desigualdad económica de la niñez indígena y mejorar los salarios de sus familias”.

La Redim resaltó que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes obliga al Estado mexicano a atender las demandas de los menores en los temas que les afectan y “crear mecanismos institucionales para que puedan expresar sus opiniones en el ejercicio de su participación ciudadana”.

De igual manera, la legislación obliga a atender de manera especial a los grupos altamente discriminados, sea por su edad o condición, como las poblaciones callejeras, los niños migrantes o indígenas o con discapacidad.

Según el organismo, con la campaña #YoQuieroSerPresidente, presentada este jueves, se busca que los menores de edad “sean reconocidos como interlocutores válidos” ante los políticos y tomadores de decisión; que se supere “la mirada adulto-céntrica y discriminatoria hacia la infancia” por parte de los políticos; que se reconozca que la infancia tiene “la capacidad para tomar decisiones y formarse un juicio propio en torno a lo público y lo político”, y que las propuestas de este sector de la población “se vean reflejadas en los planes del nuevo gobierno”.

La campaña es impulsada por Commenta, Diálogo de Saberes, que forma parte de la Redim, así como por Melel Xojobal de Chiapas, Servicios de Inclusión Integral (Seiinac) de Hidalgo, Centro Calpulli de Oaxaca, Educando en los Derechos y la Solidaridad (Educadys) y el Centro Interdisciplinario para el Desarrollo Social (CIDES) de la Ciudad de México.

Comentarios