El INAH restaura 450 de dos mil 340 inmuebles culturales dañados a un año de los sismos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-  A un año de los sismos del 7 y 19 de septiembre, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dio a conocer su relación de avances en materia de patrimonio cultural:

“Se han restaurado y entregado 450 inmuebles, se intervienen más de 747 y se iniciarán intervenciones en otros 1240… de un total de 2 mil 340 inmuebles con daños diversos, así como de más de 5 mil piezas de bienes muebles e inmuebles por destino.”

Las autoridades del INAH reconocieron un avance de 95% en la atención de las 42 zonas arqueológicas afectadas, información que reportaron la semana pasada, y en la cual agregaron que los trabajos en la zona Arqueológica de Monte Albán —la zona más afectada— tardaría al menos dos años más.

Refirieron que durante el sismo del 7 de septiembre de 2017 se dañó el patrimonio cultural de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, mientras que el del 19 causó daños en Puebla, Estado de México, Morelos, Guerrero, Ciudad de México, Tlaxcala, Hidalgo y Veracruz.

Para la coordinación institucional y seguimiento operativo se constituyó la Oficina de Sismos, integrada por funcionarios del INAH y nueve especialistas de otras instituciones.

Así como el comité Técnico-Científico, compuesto por 14 profesionales en restauración del instituto y miembros de diversas universidades, y de Emergencia, constituido por la Dirección General, secretarías Técnica y Administrativa, y las coordinaciones nacionales involucradas en la restauración de los bienes patrimoniales del INAH.

De los once estados afectados, el instituto refirió que Oaxaca fue el más afectado por los dos movimientos telúricos, y en donde se reportó la mayor cantidad de inmuebles dañados: 587, de ellos 31 inmuebles fueron concluidos, mientras 24 más están en proceso de restauración, cuatro zonas arqueológicas han sido atendidas, y se han restaurado tres bienes muebles y siete más están en curso.

El INAH recordó que cuenta con dos mecanismos fundamentales para la atención de daños en caso de contingencias:

Los seguros para resarcir daños accidentales, sean por causas naturales o antrópicas; y los recursos que aporta el Fondo Nacional para Desastres Naturales (Fonden), que le permiten actuar en las acciones inmediatas emergentes o en las tareas de reconstrucción o restauración de los bienes culturales, en aquellas catástrofes declaradas por el gobierno federal como desastre natural.

Asimismo, acceso al Fonden (Fondo Nacional de Desastres Naturales); la colaboración de 103 empresas especializadas en conservación y restauración: convenios con la UNAM, la Federación de Colegios de Arquitectos de la República Mexicana, el ICOMOS Mexicano y la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el proceso de recuperación del patrimonio cultural.

Distintas vías de financiamiento a través de donaciones privadas y de la sociedad civil, a través de fundaciones como Slim, Harp Helú, Mary Street Jenkins; el apoyo económico de la Secretaría de Turismo en la restauración de inmuebles específicos, como La Pila, en Chiapas, la Parroquia de Santa Prisca, en Guerrero, y el Templo de los Remedios, en Puebla.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios