Mensaje de AMLO, “una luz de esperanza”: padres de los 43

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el cuarto aniversario de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la palabra “esperanza” recobró sentido para los padres y madres que desde la trágica noche del 26 de septiembre de 2014 buscan a sus hijos.

La expectativa de que podrían alcanzar verdad y justicia provino del mensaje que este miércoles dio el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien se comprometió a operar una comisión de investigación para el esclarecimiento y conocer el paradero de los jóvenes.

Además, dijo que emitirá un decreto el 1 de diciembre para ordenar a todas las instituciones del gobierno federal que colaboren con la indagatoria y se llegue a la verdad.

“Se debilitan las instituciones si se oculta la verdad, por eso yo creo que se va a hacer justicia y que, en vez de debilitarse las instituciones, se van a fortalecer cuando todos conozcamos lo que realmente sucedió y se sepa el paradero de los jóvenes, se sepa dónde están los jóvenes y se castigue a los responsables”, subrayó el presidente electo en el Museo de Memoria y Tolerancia, donde se reunió con los padres y madres de los 43.

Pero antes de operar la comisión, López Obrador se comprometió a hacer un llamado respetuoso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a fin de que “reafirme la sentencia para que se pueda constituir la comisión investigadora”, tal como lo instruyó el Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito de Reynosa, Tamaulipas.

Dicho Tribunal ordenó la creación de un mecanismo especial de investigación en el que participen los representantes de los padres y madres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos, así como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), como un contrapeso del Ministerio Público Federal para delinear las líneas de investigación para el esclarecimiento del llamado caso Iguala.

La operación de la comisión de investigación se detuvo luego de que el juez del Tercer Tribunal Unitario dio la razón a la Procuraduría General de la República (PGR), en el sentido de considerar de “imposible cumplimiento” dicho mecanismo extraordinario, que además sugiere la colaboración de organismos internacionales e incluso el regreso del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Al término del encuentro de hora y media con los padres de los 43 normalistas, acompañado de Olga Sánchez Cordero y Alejandro Encinas, próximos secretaria y subsecretario de Gobernación, López Obrador empeñó su palabra de llegar a la verdad en el caso, y la indagatoria –subrayó– solicitará la colaboración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

A la reunión también asistieron el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez; el representante en México de ONU-DH, Jan Jarab, así como los comisionados de la CIDH Esmeralda Arosamena y Luis Ernesto Vargas, además del secretario ejecutivo Paulo Abrao.

Con mensajes emotivos, Elena Guerrero –madre de Giovanni Galindes– y Epifanio Álvarez –padre de Jorge Álvarez– dieron cuenta de la esperanza que les dio el próximo presidente, cuyo equipo cercano, encabezado por Alejandro Encinas Rodríguez, delineó semanas atrás los compromisos acordados este día con los representantes de los padres y madres de los normalistas, los abogados del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y el Centro de Análisis e Información, Fundar y Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz).

Emocionada, María Elena Guerrero agradeció la amabilidad del presidente electo cuyo mensaje, dijo, significó “una luz de esperanza” para los familiares de los normalistas, porque se comprometió “a que nuestro caso no quedará en la impunidad”.

De acuerdo con la madre de Giovanni Galindes, López Obrador se comprometió, “con sentencia o sin sentencia”, a conformar la comisión de investigación y emitir un decreto el próximo 1 de diciembre para no obstaculizar la investigación. También, que en dicha comisión participen la CNDH, el Mecanismo de Seguimiento de la CIDH, el GIEI y la ONU-DH.

“Si no hay verdad no hay justicia”, dijo María Elena Guerrero, al recordar que durante el gobierno de Enrique Peña Nieto no tuvieron respuesta y por eso se manifestaron de manera constante.

“Ahora nuestro corazón late con su compromiso de cumplir, y juntos haremos historia”, concluyó, después de agradecer a López Obrador, Sánchez Cordero y Encinas Rodríguez.

Epifanio Álvarez coincidió en que el próximo gobierno “nos transmite la esperanza de poder llegar al paradero de nuestros hijos”, y este día, como lo han hecho cada 26 de cada mes, abundó, marcharán al zócalo de la ciudad “con un corazón tranquilo lleno de esperanza”.

“Es el primer día en cuatro años que los padres nos sentimos con la esperanza por un gobierno que dice: ‘sí vamos a ayudar, sí vamos a saber la verdad’, y sin justicia no hay paz, como nunca lo hizo este gobierno (de Peña Nieto). Siempre decían que trabajaban, pero nunca hicieron nada”, soltó con voz entrecortada, pero firme.

El padre de Jorge Álvarez señaló que, de no encontrar la verdad, “yo prefiero morirme”, porque ya no se siente capaz de seguir viendo a madres que lloran por la ausencia de sus hijos, mientras en otros casos sus retoños “están en el olvido”.

Y detalló que en la conversación López Obrador ofreció dar un giro a la Secretaría de Gobernación, para que deje de ser un órgano de espionaje de los movimientos sociales.

En su oportunidad, el presidente electo de México recordó que durante la campaña hizo el compromiso de aclarar el caso de los normalistas desaparecidos, e insistió que cumplirá con esa promesa. De entrada, recalcó, solicitará al Poder Judicial que confirme la sentencia del Tribunal Colegiado de Reynosa para crear la comisión investigadora “y definir todo el procedimiento para llegar a la verdad y la justicia”.

López Obrador anunció que la Secretaría de Gobernación cambiará “su función tradicional”, es decir, “ya no va a tener que ver con asuntos policiacos, ni con espionajes”, ahora se dedicará a las relaciones políticas y a garantizar la protección de los derechos humanos, y dentro de la dependencia, abundó, a Alejandro Encinas le corresponderá “coordinar los trabajos para que se cumplan los compromisos que estamos haciendo en el caso, lamentablemente triste, de los jóvenes de Ayotzinapa”.

Tras anunciar que está dispuesto a la colaboración de organismos internacionales para alcanzar justicia, el mandatario electo hizo un reconocimiento a los representantes de la CNDH, la CIDH, ONU-DH y demás organizaciones de derechos humanos de México y el extranjero “que han mantenido esta demanda de justicia”.

De igual manera, hizo un reconocimiento “fraterno y solidario” a los padres y madres de los jóvenes de Ayotzinapa, a quienes consideró “ejemplo” para el país y el mundo, e insistió en su disposición de llegar a la verdad, por ser un mecanismo de fortalecimiento de las instituciones.

“No debemos de temer si se conoce la verdad; las instituciones se fortalecen con la verdad, se debilitan con la mentira; no es cierto que, si se investigaba y se llega a conocer la verdad, se iban a debilitar las instituciones del Estado mexicano, eso es falso. Se debilitan si se oculta la verdad, por eso yo creo que se va a hacer justicia, y que en vez de debilitarse las instituciones, se van a fortalecer cuando todos conozcamos lo que realmente sucedió y se sepa el paradero de los jóvenes, se sepa dónde están los jóvenes y se castigue a los responsables”, lanzó.

Al término del encuentro, los padres y madres que estaban en las butacas del auditorio del Museo de Memoria y Tolerancia, así como los representantes de la CIDH, la CNDH y la ONU-DH, subieron al escenario para tomarse fotografías con el presidente electo.

Afuera del auditorio, padres y madres hablaban de la expectativa que les dejó el encuentro con el tabasqueño y los próximos titulares de Gobernación y la subsecretaría de Derechos Humanos.

También afuera del recinto, Alejandro Encinas se comprometió a excluir de la comisión de investigación a los actuales encargados en la PGR, toda vez que la sentencia del Tribunal Colegiado “cuestiona la investigación realizada hasta ahora”, apuntó.

Mario Patrón, director del Centro Prodh, confirmó que en semanas previas las organizaciones que defienden a los padres y madres, junto con un equipo liderado por Encinas, diseñaron los acuerdos que deberán ponerse en marcha en los primeros días después de iniciado el mandato de López Obrador.

El activista expuso que para los padres y madres será fundamental el decreto anunciado, “para que toda la administración vaya en un mismo sentido (de esclarecer el caso), y ahí está el tema del Ejército. ¿Cooperará el Ejército? Esa es la idea, de que en ese decreto López Obrador dé instrucciones precisas a todas las dependencias, además de que en el mismo se cree una suerte de coordinación política, que le corresponderá a Alejandro Encinas, precisamente coordinar a las distintas instancias e invitar al fiscal o procurador, lo que haya para que se cree la comisión de investigación, si es que no la confirma la SCJN”.

Por su parte, Esmeralda Arosamena, relatora de la CIDH para México, destacó que tiene que retomarse el trabajo del GIEI y lo que ha hecho el Mecanismo de Seguimiento, y a partir de este día la labor del personal de la CIDH y el equipo de López Obrador, así como de las otras instancias que participarán en la comisión de investigación, para “diseñar un plan de trabajo”.

Jan Jarab, representante de ONU-DH, manifestó que en el encuentro confirmó la decisión de su oficina para colaborar en el esclarecimiento, trabajo que –abundó– realiza la ONU-DH desde que se registró la tragedia en Iguala.

“Fue una buena reunión, muy digna, en la que los padres y madres expresaron su dolor, pero también su esperanza, y obtuvieron una respuesta muy empática y muy concreta por parte del presidente electo. Nos alegra mucho y (también) los compromisos que anunció el presidente electo en la reunión y después ante la prensa. Vemos un ánimo muy distinto” al del gobierno de Enrique Peña Nieto, recalcó.

El ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, también expresó su beneplácito por el encuentro y su disposición a participar en el mecanismo extraordinario para el esclarecimiento de la desaparición de los jóvenes, y anunció que en próximos días dará a conocer la recomendación del caso Ayotzinapa.

“Creemos que la recomendación que emitiremos va a aportar muchísimo para que se puedan reencauzar las investigaciones, más allá de las insuficiencias que nosotros daremos a conocer”, confió.

Comentarios