Supuestos anarquistas protagonizan hechos aislados de violencia en megamarcha por el 68

Supuestos anarquistas vandalizaron al menos dos comercios. Foto: Alejandro Saldívar Supuestos anarquistas vandalizaron al menos dos comercios. Foto: Alejandro Saldívar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hechos aislados de violencia y saqueos a negocios por parte de supuestos anarquistas se registraron en la megamarcha multicolor de este 2 de octubre, en la abundaron consignas, música y recuerdos por la matanza de estudiantes en 1968.

Los desmanes tuvieron lugar en la calle 5 de mayo, prácticamente a un par de cuadras donde desembocó el río de manifestantes que por momentos parecía infinito.

Ahí, un grupo de supuestos anarquistas lanzó cohetones y petardos a diferentes comercios, algunos blindados, que también terminaron rayados con el símbolo anarquista.

También vandalizaron la cortina y rompieron los vidrios de un Seven Eleven, que luego saquearon. Igualmente quebraron los aparadores de una tienda de trajes para caballeros.

Y siempre la consigna: “Muerte al Estado, que viva la anarquía!”. Los marchistas que conmemoraban los 50 años de la masacre en Tlatelolco reprobaron esos actos.

Cuando los agresores se percataron que había camarógrafos en la zona, agredieron a un reportero y le tiraron la cámara. Antes habían roto un semáforo.

Desmanes aislados. Foto: Alejandro Saldívar

El grupo de encapuchados caminó en contingente desde la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco y se incorporó a la megamarcha, adelante de los alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), quienes salieron desde el Casco de Santo Tomás.

En las más de cinco horas que duró el recorrido no hubo actos de violencia por parte de los estudiantes, quienes colorearon la marcha con danzas prehispánicas, bailes oaxaqueños, tambores, sonajas y performance. Y en el aire el incienso, los goyas y la tradicional porra del Politécnico. A la vista, miles de pancartas pidiendo no olvidar aquella trágica tarde en Tlatelolco.

En la memoria también quedó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, que marcó el sexenio de Enrique Peña Nieto. Y, de cualquier color y escuela, siempre estuvo presente el conteo del 1 al 43 y el remate: “Porque vivos se los llevaron, vivos lo queremos”.

Así cayó la noche y el fin de la marcha para conmemorar los 50 años de la represión orquestada por Gustavo Díaz Ordaz, caricaturizado en carteles como gorila y monstruo. Asesino.

La juventud salió sin miedo a las calles, y el eco se escuchó por todos lados: desde los túneles del Metro hasta el cielo.

Comentarios

Load More