Detectan brote de paperas en dos facultades de la UNAM

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En las facultades de Ciencias y Química de la UNAM se han registrado casos de alumnos con paperas o parotiditis, aunque autoridades universitarias aclararon que es parte de un brote de la enfermedad “dentro de lo esperado”, en personas mayores de 20 años en Chihuahua, Sonora y la Ciudad de México.

El pasado lunes 1, la Facultad de Ciencias informó en su cuenta de Facebook que dos alumnas de ese plantel y otros de Química presentaron síntomas de la enfermedad. Explicó que ésta es causada por un virus y se manifiesta con la inflamación de las glándulas salivales localizadas atrás de las orejas en uno o ambos lados; dolor al masticar, fiebre, dolor de cabeza y malestar general, debilidad y fatiga, principalmente.

De acuerdo con la autoridad, el virus de la parotiditis se propaga “muy fácilmente” de persona a persona a través de gotitas de saliva o moco de la boca, nariz o garganta de una persona infectada, mediante un tosido o estornudo. También puede transmitirse, agregó, al compartir alimentos, bebidas, utensilios, vasos o celulares con alguien que tiene esta enfermedad. El periodo de incubación del virus es de 15 días.

La Facultad llamó a que si algún alumno considera que tiene algún síntoma de esta enfermedad acuda a la Secretaría General de la Facultad para el registro del caso.

En un comunicado aparte, la UNAM informó que después de presentarse en Estados Unidos, en México se ha registrado un brote de paperas o parotiditis que ha afectado a personas mayores de 20 años en Chihuahua, Sonora y la Ciudad de México.

En lo que va del año se han registrado cerca de seis mil 700 casos de paperas en el país; de los cuales, unos 300 han sido en la capital “y se encuentran dentro de lo esperado, aseguró el coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM, Samuel Ponce de León Rosales.

Según el especialista en infectología, las estadísticas de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal contienen información hasta la semana 38 de este año.

Y subrayó: “El número de casos está dentro del canal endémico de números esperados. Implica que hay transmisión del virus y que la cobertura de la vacuna, que es muy efectiva, requiere refuerzo”.

Rosa María Wong Chew, académica de la Facultad de Medicina, explicó que el cuadro clínico consiste en un “ataque al estado general del cuerpo, dolores de cabeza y musculares, presencia o no de fiebre, cansancio, pérdida de apetito e inflamación de las glándulas parótidas, que también producen saliva, pero se distinguen de las salivales”.

Por ello, recomendó a los mayores de 20 años checar su cartilla de vacunación y, en caso de no tener la de parotiditis, aplicarse una dosis. Detalló que los menores de 20 están protegidos con la inoculación, pero el grupo de 20 a 44 años “es el más vulnerable y en donde se ha detectado el mayor incremento de casos”.

Y es que, explicó, “la vacuna de sarampión asociada a paperas y rubéola se aplica desde 1998. Los que tienen 20 años ya se pusieron por lo menos dos dosis, pero los mayores a esa edad nunca la han recibido. Tal vez por eso están surgiendo estos brotes”.

Wong Chew aclaró que no hay medicamentos antivirales para esta enfermedad, por lo que solo se recomienda aislamiento y reposo. “Una vez que el cuerpo logra controlar la infección, el paciente se cura”, dijo.

Aunque precisó: “Por lo general es una enfermedad benigna, pero la parotiditis se asocia a problemas de esterilidad, sobre todo en los varones, porque produce epididimorquitis, un padecimiento inflamatorio pélvico que causa que los testículos se inflamen y puedan provocar atrofia en la mitad de los pacientes. Ésa es la parte más delicada de la enfermedad”.

Comentarios