Extreman protección a testigos contra “El Chapo”: NYT

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Autoridades de Nueva York ocultan en documentos judiciales los nombres de los testigos contra Joaquín El Chapo Guzmán Loera, como parte de una serie de medidas extraordinarias para evitar que sean asesinados, afirma una nota publicada por el diario estadunidense The New York Times.

Mantener a los testigos fuertemente protegidos y al jefe del Cártel de Sinaloa en condiciones de extremo aislamiento son otras de las acciones descritas en el reportaje del NYT, previas al juicio que comenzará en noviembre próximo.

El asesinato de personas dispuestas a declarar contra capos del narcotráfico es tan frecuente en México que, según el rotativo, se ha descrito el programa de protección de testigos como un programa de detección de testigos a los que hay que matar.

El diario recordó que, desde que fue extraditado el año pasado, los fiscales han argumentado que El Chapo representa un “peligro extremo” para los exaliados, rivales y subordinados que declararán en su contra. Para evitar que el capo cobre venganza, las autoridades se rehúsan a identificar a los testigos en documentos públicos.

El NYT refiere que, a finales del año pasado, el gobierno dio información básica sobre los testigos a los abogados de Guzmán en un memorando de 100 páginas; casi la mitad habían sido editadas para tachar información.

Cuando, tres días después, la defensa del capo respondió el memorando solicitando más información sobre los testigos, el documento se presentó ante el tribunal como reservado. De acuerdo con el Times, es necesario el aval del juez para dar a conocer su contenido.

El periódico resaltó que algunos de los testigos ya están presos y se les resguarda en unidades de custodia de protección, mientras que otros han sido ubicados en lugares que no se han dado a conocer y se les ha provisto de nuevas identidades. A ellos se les ha pedido cortar todo tipo de nexos con familiares y amigos a fin de extremar la protección.

Incluso, los fiscales convencieron al juez Brian M. Cogan de autorizar que los jurados participen de manera anónima, recordó el NYT.

De acuerdo con la nota, los abogados de El Chapo se quejan de que la estrategia de mantener ocultas las identidades de los testigos hasta la víspera del juicio obstruye su capacidad de defensa.

También argumentan que Guzmán Loera ha pasado los dos últimos años en la cárcel más impenetrable de Nueva York, encerrado bajo llave, excepto una hora al día, cuando se le permite recibir visitas de sus abogados y de sus hijas. Al mes se le permiten dos llamadas de 15 minutos con su madre y su hermana, que son escuchadas por el gobierno.

En esas condiciones “extremadamente restrictivas” es imposible que el capo pueda dar instrucciones para mandar matar a alguien, alegan los abogados según The New York Times.

Comentarios