SAN JUAN TEOTIHUACÁN, Edomex. (apro).- El clima no dio tregua al Force Fest luego de que por segundo día la fuerza de Tláloc regresó el domingo final con un diluvio en el Club de Golf Teotihuacán, provocando cancelaciones de bandas y un explosivo cierre con Slayer.

Si la primera fecha del sábado había dejado una fangosa cubierta en el campo adecuado para el festival en tierras teotihuacanas, la segunda entrega terminó por convertir en lagunas inmensas los espacios, para que inclusive varias agrupaciones decidieran claudicar sus toquines por las condiciones inadecuadas, y cambiar de escenario o demorar horarios anunciados.

Rob Zombie, Lamb Of God, Testament y Exodus, dejaron plantados a sus seguidores por los males meteorológicos, aunque los promotores del espectáculo prometieron que las presentaciones canceladas se agendarán nuevamente para saldar su deuda.

Eso confundió, fastidió y finalmente enfureció a sectores del público que manifestaron su rechazo en redes sociales; algunos metaleros optaron por aguantar los infortunios demostrando su fidelidad al Force Fest. Por nada se marcharon aquellos incondicionales del metal; ni por la abismal precipitación y menos debido a los estanques de lodo por doquier que parecían disfrutar.

Se esperaba acto de Danzig a eso de las 9 de la noche; no obstante, abatió un torrencial sobre la planicie ubicada a las cercanías del complejo de las pirámides de Teotihuacán. Fue hasta las 21:30 horas que resolvieron arrancar con todo y el aguacerazo, pero con Slayer, quien compartió su poderosa energía.

Force Fest 2018: Lluvia, lodo, metal y fans. Foto: Carlos Enciso.

“Repentless” calentó los cuerpos de sus admiradores empapados. El lodoso slam se dejó sentir, así como el movimiento de las melenas largas para un concierto que duró hora y media, donde se pudo escuchar “Angel of Death”.

Por otro lado, uno de los que cambió de tablado fue Philip H. Anselmo & The Illegals, quien arribó al principal foro con su devastador sonido extremo en lugar de Anthrax, cuando caía la tarde. El vocal Philip H. Anselmo presentó sus músicos The Illegals quienes demostraron carácter escénico con guitarras agresivas, percusiones caóticas y bajos furiosos.

“Bedridden” y “Choosing Mental Illness” rasgaron los oídos con el bien querido cantante el cual se arropó con la bandera de México. Uno de los momentos delirantes llegó cuando Philip cantó un cover de su memorable y desaparecida banda Pantera, la clásica “I’m Broken”. A la gente se le escuchaba decir comentarios tipo “Bueno, ya con esto valió la pena el boleto”, a la par que Philip desaparecía entre gritos y aplausos. Anthrax llegó en lugar de Lamb Of God a las 8 de la noche, situación que generaron descontentos además de que el cambio desplazó a Danzig para que estuviera Slayer.

Ciertos fans se conformaron con tener a Slayer, Anthrax y Philip H. Anselmo & The Illegals en esta deslucida cita dominical y despedir una experiencia extrema de rock duro en Teotihuacán.

Force Fest 2018: Lluvia, lodo, metal y fans. Foto: Carlos Enciso.

Porque a diferencia del sábado, también se notó menor afluencia de visitantes, un tanto desolados por la resaca previa y la falta de previsión climática, al igual que la carencia de notificación sobre las cancelaciones, cambios de escenarios y horarios.

Cercanas las 23:00 horas, desde el foro principal estalló una colorida pirotecnia como adiós; sin embargo, la audiencia partía cansada siendo despedida con otro chubasco más que anegaba cada paso que se daba entre viento frío. Y así pues, colorín colorado, Force Fest se acabó helado.