Liberan a campesino acusado de robar ganado a Julión Álvarez

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El campesino detenido arbitrariamente, que denunció tortura y fue sentenciado a seis años de cárcel en Chiapas, por presuntamente haber robado ganado en el rancho de Julión Álvarez, fue liberado el pasado fin de semana, luego de que un juez lo absolviera del cargo de abigeato agravado.

El juez de primera instancia en materia penal del distrito judicial de Villaflores, Guillermo González Rodríguez, el mismo que le dictó sentencia de seis años de prisión en octubre del 2017, firmó la boleta de libertad a Sergio Alberto González Castro el pasado fin de semana, por lo que abandonó de inmediato el penal en el que se encontraba preso, confirmó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

El Frayba encabezó una campaña nacional e internacional para exigir la libertad del presunto culpable a quien se le violaron sus garantías constitucionales desde el momento de su captura, pues fue detenido arbitrariamente, víctima de tortura y se le sentenció a seis años violando todo el debido proceso, dijo el organismo.

Añadió que dos informes basados en la aplicación del Protocolo de Estambul, concluyeron que Sergio Alberto González Castro “presentó consecuencias físicas y psicológicas de tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes”.

La primera, fue una valoración realizada por peritos independientes, el 30 de octubre de 2016, y el Hospital General Bicentenario, de Villaflores, hizo otra el 2 de febrero de 2018. Lo anterior confirmó que la sentencia de Sergio Alberto estuvo basada en “pruebas ilícitas y faltas al debido proceso”.

El Juez Penal del Distrito Judicial de Villaflores, Guillermo González Rodríguez, sentenció a Sergio Alberto a seis años de prisión y multa por 68.8 salarios mínimos el 11 de octubre de 2017, por el delito de abigeato agravado.

El Juez omitió una denuncia de tortura perpetrada por integrantes de la Policía Municipal de La Concordia, durante la detención y traslado de González Castro, así como durante la firma de su declaración autoinculpatoria ante el Ministerio Público. Sergio Alberto Estuvo recluido todo este año en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados No. 08, (Cerrs No. 08) de Villaflores.

Según el testimonio de Sergio Alberto, fue privado arbitrariamente de su libertad el 5 de noviembre de 2015, a las 18:00 horas aproximadamente, en la colonia Benito Juárez, municipio de La Concordia, por Policías Municipales vestidos de civil quienes derribaron la puerta de la casa de su suegra, sin presentar orden de aprehensión. Amenazaron y golpearon a su esposa y a él en presencia de su hija e hijo menores de edad.

Según los uniformados, Sergio Alberto había robado ganado en el rancho del cantante Julión Álvarez, pero más tarde se comprobó que el ganado supuestamente robado estaba extraviado y apareció días después. En la denuncia penal no figuraba el cantante como denunciante, sino otra persona de nombre Rafael Castillo Santiago, al parecer su abogado o representante legal.

Posteriormente, subieron a Sergio Alberto a una camioneta blanca, le cubrieron la cabeza con una playera y lo golpearon en la espalda, las costillas y la nuca. A las 19:00 horas aproximadamente, llegaron a un canal de riego en donde le sumergieron la cabeza repetidas veces.

A las 21:30 aproximadamente, lo trasladaron al municipio de La Concordia donde ante el Ministerio Público, lo obligaron a firmar papeles en blanco y lo amenazaban con darle “una calentadita” y le decían que conocían su casa y a su familia.

El 6 de noviembre, a las 6:00 horas aproximadamente, llevaron a Sergio Alberto a la cárcel municipal en La Concordia, donde siguió incomunicado de su familia. A las 23:30 horas, lo trasladaron al Cerrs No. 08, de Villaflores. En el camino lo amenazaron con matar a su esposa y llevarse a su hijo.

El 9 de noviembre de 2015, el médico penitenciario le hizo una valoración sólo basada en preguntas, ignorando los signos físicos de tortura: “Una semana con dolor intenso, sentía que iba a reventar”, denunció.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas AC solicitó que el Juez Penal del Distrito Judicial de Villaflores considerara la tortura, así como las faltas al debido proceso para dictaminar la libertad de Sergio Alberto González Castro.

Además, el Frayba pidió que se investigara la tortura y se sancionara a los perpetradores de esa violación a los derechos humanos, entre ellos los policías José Manuel Velasco Solís, Alberto López de León, Alberto Carmona León y el Fiscal del Ministerio Público de La Concordia, Javier Camacho Nafate. El juez desoyó su petición.

Familiares denuncian “influencias” de Julión

A mediados de septiembre, 35 familiares de Sergio Alberto González Castro, realizaron un pronunciamiento para pedir un juicio justo para su pariente y su inmediata liberación.

A través del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas “Frayba”, la familia de Sergio aseguró que los delitos que le imputaban estaban basados en “mentiras” del Ministerio Público, Javier Camacho Nafaté. Y agregaron que “los policías aprehensores inventaron (delitos) para cumplir el capricho del gobierno del estado y del artista Julión Álvarez”.

Los familiares relataron que cuando Sergio fue detenido, trabajadores del artista pidieron ocho mil pesos para su liberación y así no ir a la cárcel. Al no poder pagarlo, Sergio fue detenido junto con otras 18 personas acusadas de robo de ganado.

“El ganado que supuestamente se perdió lo encontraron en su rancho (…) La influencia de Julión Álvarez con el gobernador Manuel Velasco hizo que detuvieran a varias personas”, detalla la carta.

Además, Karina, esposa de Sergio, narró que el día de la detención, supuestos policías hicieron uso excesivo de la fuerza, ya que a ella la apuntaron con un arma de fuego. “Los policías eran delincuentes con uniforme”, acusó. Ese mismo día, los supuestos elementos también se llevaron una camioneta roja propiedad de la familia.

“Vimos a Sergio todo golpeado, con muchos moretones, hasta la fecha tiene problemas serios de salud, todo esto lo causó la policía. Los golpes hacia Sergio eran para que se culpara y señalara a otras personas del robo” señaló Karina.

Este martes, inició la audiencia de derecho de Sergio Alberto con el Juez Penal de Villaflores y pasarán 15 días más para que un juez dicte sentencia condenatoria o de libertad.

Al finalizar la carta, los familiares exigieron la libertad inmediata de Sergio Alberto, además de una investigación a los policías que lo agredieron, así como la reparación de los daños causados.

Tras un año de exigencia de libertad, el pasado fin de semana, el mismo juez le dictó la sentencia el 11 de octubre del 2017, es el mismo que le firmó ahora su carta de libertad.

Este miércoles, el Frayba dará a conocer más detalles de la situación legal del liberado.

Por dar a conocer esta noticia del presunto tráfico de influencias el cantante de banda ante la justicia local chiapaneca, el pasado jueves 20 de septiembre, el cantante Julión Álvarez, amenazó al portal de noticias Chiapas Paralelo, con demandarlo por estar “injuriando”.

 

Comentarios