Alcalde de Campeche suspende a líder sindical; “a mí él no puede despedirme”, advierte Manuel Bonilla

CAMPECHE, Camp. (apro).- Reacio a ceder a la presión de uno de los dos sindicatos del ayuntamiento que ayer se plantó “por tiempo indefinido” en el palacio municipal, el alcalde Eliseo Fernández Montúfar anunció la suspensión laboral de su dirigente, Manuel Bonilla Carrillo.

“¡Caliente, encabronado!”, por la inesperada reacción del munícipe, el dirigente estatal del Sindicato de los Tres Poderes, José del Carmen Urueta Moa, advirtió al panista que su gremio le dará “¡con todo, hasta con la cubeta!”.

Y adelantó que de todas las regiones del estado, y “hasta de Quintana Roo y donde sea necesario”, porque son “un sindicato muy grande”, llegarán sindicalizados para respaldar a Bonilla, porque el alcalde ha violado sus derechos laborales.

“¡Que chingue a su madre Eliseo Fernández!”, subrayó Bonilla, y advirtió que tras el anuncio de su despido encabezará no sólo a los trabajadores de base, sino a los eventuales que quedaron desempleados en la transición gubernamental del ayuntamiento.

“A mí, él no puede despedirme. Tengo 35 años trabajando en el ayuntamiento, comencé desde abajo. Me eligieron los trabajadores para representarlos, no me puso él, y tengo mi registro en la Junta de Conciliación y Arbitraje como delegado sindical”, argumentó.

Asimismo, adelantó que procederá legalmente, y si es despedido de manera arbitraria, el ayuntamiento tendrá que pagarle más de 2 millones de pesos como indemnización.

Ayer, minutos antes de la medianoche, en un video que transmitió en sus redes sociales, el alcalde dio a conocer el oficio que, como colofón de su jornada laboral y en acatamiento a la determinación del Órgano Interno de Control, acababa de enviar al área de Recursos Humanos del gobierno municipal para que se “ejecute la orden de suspensión laboral de Manuel Alfredo Bonilla Carrillo”.

El escrito de suspensión laboral firmada por el alcalde Eliseo Fernández Montufar. Foto: FacebooK

El escrito de suspensión laboral firmada por el alcalde Eliseo Fernández Montufar. Foto: FacebooK

La medida se tomó con base “en el artículo 70 de la Ley Reglamentaria del capítulo XVII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexcianos por habérsele inciado el procedimiento administrativo disciplinario, al haber infringido presuntamente lo dispuesto en los artículos 53 fracciones I, III, VI, XI, XXII, XXVII, y XXIX”, apuntó.

Lo anterior, destaca el oficio 004/H.AYUNTAMIENTO/JEFATURA DE GABINETE/2018, “derivado de los actos ocurridos el dia de hoy, en que el C. Manuel Bonilla Carrillo, abusando de sus facultades como secretario general de uno de los sindicatos de trabajadores del ayuntamiento, irrumpió en el palacio municipal e impidió ilegalmente el funcionamiento de las actividades administrativas y operativas, suspendiendo ilegalmente los servicios públicos municipales al presionar a la base trabajadora para abandonar sus áreas de trabajo”.

Mientras los sindicalizados continuaban con su protesta en la entrada del palacio municipal, sobre la calle 8 del centro histórico de la ciudad, frente a las sedes del Legislativo y el Ejecutivo, Fernández Montúfar viajó esta mañana a la capital del país para reunirse con autoridades del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Decenas de cibernautas aplaudieron la radical medida del alcalde, quien acusó al gobierno estatal, que encabeza el priista Alejandro Moreno Cárdenas, de estar detrás de la movilización para crear “un ambiente de ingobernabilidad”, e insistió en su llamado al mandatario: “madurez política, la campaña ya terminó y ahora es tiempo de trabajar unidos por el bien de la ciudadanía”.

Entrevistado antes de partir a la Ciudad de México, Fernández Montúfar, quien entró en funciones el pasado 1 de octubre, recordó que cuando inició su administración reunió a los trabajadores sindicalizados de la comuna, “les expliqué cómo íbamos a trabajar, les ofrecí respetar sus derechos y que en la medida de las posibilidades se mejorarían sus condiciones laborales.

“Entonces, este señor (Bonilla) nos empezó a mandar mensajes para pedirnos concesiones para no pagar algunos prediales, para mantener a algunas personas que no asisten a trabajar al ayuntamiento, y concesiones personales. Definitivamente no le dimos respuesta, esperábamos que pasara un tiempo para buscar un acercamiento…”, explicó.

Simultáneamente, agregó, el nuevo subdirector del rastro, José Ángel Pérez Herrera, “exigió al delegado sindical que se presentara a trabajar, porque no asistía, y eso le molestó y comenzó a agitar a los trabajadores, y aprovechando la circunstancia del rastro –abundó–, Bonilla comenzó con las presiones, los plantones y marchas para las que comenzaron a traer gente, gente que nada tiene que ver”.

En esas movilizaciones, más que trabajadores del ayuntamiento “reconocimos algunos amigos del sector pesquero y comerciantes de las colonias populares”, puntualizó.

Según el alcalde, se decidió suspender a Bonilla a petición de la ciudadanía, que atribuye parte del mal funcionamiento del ayuntamiento a los líderes sindicales que utilizan a los trabajadores para su provecho personal.

De igual manera, manifestó que no sabe exactamente en qué área del ayuntamiento debería presentarse a trabajar Bonilla, porque aparece en varias nóminas, lo mismo que familiares suyos que tampoco acuden a desquitar su salario.

Fernández Montúfar aceptó que el despido del líder sindical provocará un litigio del que probablemente tenga que pagar una indemnización millonaria, a lo que respondió: “yo lo pago. Si tengo que pagar yo, lo pago yo…”, pero insistió en que el Órgano Interno de Control tiene justificación legal para la medida.

“Agitan a la gente para chantajear y presionar. Él (Bonilla) agita a la gente para negociar beneficios personales. Los anteriores administradores del municipio lo atendieron. Ya les dije que la cosa cambio y no lo han entendio”.

Bonilla –insistió– “no sólo está afectando a los trabajadores, sino también el funcionamiento de los servicios”, por lo que advirtió a los manifestantes que descontará los días a quienes no se presenten a trabajar.

De igual manera, manifestó que ya esperaba que el gobierno estatal recibiera a su administración con esas manifestaciones, además de “cerrarle la llave” de los recursos para obras y servicios municipales.

“Eso ya lo esperábamos. ¿Ustedes no?”, finalizó.

Muchos de los manifestantes retornaron a sus trabajos tras la suspensión laboral de Bonilla, por lo que a éste y a José del Carmen Urueta Moa no les quedó más que levantar su plantón.

Más tarde, el líder gremial advirtió que procederá legalmente contra Fernández Montúfar y que el sindicato de los Tres Poderes convocará a una asamblea para emplazar a huelga al ayuntamiento, “y ahora sí, vamos a ver de a cómo nos toca”, amenazó.

 

Comentarios