Los retos del nuevo gobierno en el tema de patrimonio material

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La necesidad de fortalecer a los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH) y de Bellas Artes (INBA); de evaluar los alcances de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos de 1972, y promover la participación social en la conservación del patrimonio, se hicieron evidentes durante la tercera jornada de los diálogos de la transición cultural “El poder de la cultura”.

En el Centro de Cultura Digital localizado en Paseo de la Reforma y Lieja, debajo de la <em>Estela de Luz</em>, -donde se llevan a cabo los diálogos desde el pasado lunes 8-, el antropólogo Diego Prieto, actual y a la vez próximo director del INAH, encabezó la mesa Patrimonio Cultural Nacional, en la que reconoció que las instituciones adolecen de inercias, atavismos y hasta vicios que deben ser cambiados. Así lo reconoce –dijo– la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto.

Acompañado de Inti Muñoz, exdirector del Fideicomiso del Centro Histórico, Prieto dijo que en el proceso de fortalecimiento de las instituciones INAH e INBA (no mencionó a la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural), la incorporación de los especialistas será fundamental para dar mayor importancia a la investigación en tanto que el INAH abarca las disciplinas de antropología e historia. No hay conservación, sin investigación, destacó.

Con el límite de tres minutos y el requisito de haberse registrado previamente por internet, los participantes, desde sus asientos, hablaron de temas y asuntos tan diversos como la necesidad de impulsar un turismo cultural sustentable que favorezca el desarrollo de las comunidades; la preservación del patrimonio fotográfico y documental; el tráfico de bienes muebles; y la catalogación y protección del patrimonio del siglo XX.

Abogada de profesión, Jessica Miroslava Rivera opinó que el problema del tráfico de bienes muebles no ha sido una prioridad para el gobierno y no hay una coordinación entre el INAH y la Procuraduría General de la República (PGR) para recuperar el patrimonio que ha sido saqueado al extranjero.

Hasta confesó sus “sospechas” de que el INAH ha llegado a declarar como falsas algunas piezas arqueológicas encontradas en el extranjero, con tal de no iniciar el procedimiento para su recuperación.

Ello fue negado rotundamente por Prieto, al señalar que “nunca, jamás, hemos dado por falsas unas piezas por flojera”, y anticipó que en breve serán repatriadas piezas de Italia y Alemania.

Los trabajadores del INAH

Uno de los temas reiterados en el encuentro fue la situación de los trabajadores del sector cultural y, particularmente del INAH. Juan Carlos Campos, representante del Movimiento 26 de Julio, surgido en protesta ante la situación de los trabajadores de dicho instituto que carecen de base y son contratados por el capítulo 3000, explicó que han ido a la casa de transición de López Obrador en la calle de Chihuahua en la colonia Roma para entregarle un manifiesto.

En el documento, explicó, se pide una restructuración administrativa del INAH para que les sean reconocidos sus derechos laborales. Piden además el pago de sus honorarios de manera puntual y el cumplimiento cabal de la Ley Orgánica del INAH y de la ley federal sobre Monumentos.

En este tema intervino también el arqueólogo Jesús Sánchez, quien reconoció que la situación de los trabajadores del instituto que carecen de plaza y todas las prestaciones de la ley, así como el reconocimiento de su carácter laboral, no es de la administración de Prieto, sino de tiempo atrás. No obstante, exigió que haya una respuesta inmediata de Alejandra Frausto, a quien –enfatizó– han buscado infructuosamente.

Lamentó que los trabajadores que carecen de plazas estén siendo contratados por el capítulo 3000, hecho que sí atribuyó a la administración de Prieto. Dijo que, al cancelar la creación de nuevas plazas se cancela el futuro de los jóvenes estudiantes de arqueología, dado que la única institución autorizada por ley para hacer investigación y excavaciones arqueológicas es el INAH. Si no trabajan ahí las nuevas generaciones, dónde lo harán o a qué se dedicarán.

Se les ofreció a los trabajadores presentes, que al final de la sesión serían escuchados por Edgar San Juan, en representación de Alejandra Frausto, quien sólo asistió el primer día de los diálogos, pero únicamente la primera hora.

En esta sesión fue evidente igual, la inasistencia de quién ocupará la dirección general del INBA o sus áreas de Patrimonio Artístico o de Arquitectura, pues aún no están definidos. Se ha mencionado extraoficialmente en redes sociales el nombre de la antropóloga Lucina Jiménez para el primer cargo, pero no se ha confirmado.

Los encuentros continuarán este 22 de octubre en la misma sede. La programación puede consultarse en https://transicioncultura.mx/

Comentarios