Transportistas de Aguascalientes se van a paro en demanda de aumento de 3 pesos en tarifa

AGUASCALIENTES, Ags. (apro).- La Alianza del Transporte Urbano y Suburbano de Aguascalientes (ATUSA), concesionaria de los camiones urbanos, inició un paro de labores, luego que el gobierno estatal no aceptó aumentar la tarifa de $7.50 a $10.50 pesos.

La primera amenaza fue hecha el pasado 3 de octubre, cuando la empresa envió una carta al gobernador del estado, Martín Orozco, para exigirle un incremento inmediato al transporte bajo el argumento del alza en el precio del diesel.

Sin embargo, la empresa mantiene un servicio de poca calidad desde hace años que involucra más de la mitad de las unidades que ya sobrepasaron su vida útil e inestabilidad en los horarios de las rutas.

La administración estatal aseguró que no habría ningún incremento y que buscaría diversas posibilidades para dotar del servicio de transporte en caso de que ATUSA se fuera a paro. Incluso, habló de la posible revocación de la concesión.

Cuestionado al respecto el pasado martes, el gobernador panista señaló tajantemente que el paro en el servicio de transporte público “no era tema”. Pero este miércoles, la empresa cumplió su amenaza y paralizó las rutas desde las 16:00 horas hasta pasadas las 19:00 horas.

Ante ello, el gobierno del estado puso a disposición de la ciudadanía más de 30 vehículos oficiales como patrullas, autos de la Secretaría de Administración y de la Secretaría General de Gobierno para transportarlos, sobre todo a aquellos que residen en el oriente de la ciudad, zona con mayores índices de inseguridad. Además, envió a nueve verificadores para certificar legalmente el incumplimiento de la empresa.

“Esta acción desproporcionada dentro del proceso de diálogo es una declaración directa en contra de la ciudadanía en la que muestran que no están dispuestos a mejorar las condiciones del transporte. Este gobierno, no cederá ante los chantajes de los concesionarios que nuevamente piden que se firme un cheque en blanco con la promesa de que mejorarán el servicio si existe incremento en la tarifa”, informó el gobierno en un comunicado.

Además, anunció que en los próximos días se emprenderán acciones legales como imposición de multas, suspensión y revocación de concesiones y la invitación a nuevos Grupos de Empresas de Transporte”.

Desde la aprobación de la Ley General de Movilidad, en abril pasado, la relación entre el gobierno estatal y ATUSA ha sido tensa, debido a que la ley exige la modernización y mejoramiento de las unidades y el servicio, además de otros temas como el cobro electrónico en un fideicomiso no controlado por la empresa.

Por su parte, la Coparmex emitió el siguiente mensaje: “(…) rechazamos que con estas medidas de presión pretendan obtener de los usuarios lo que no se han ganado con su desempeño. La enorme falta de capacidad y disposición para brindar un servicio con los niveles mínimos de calidad que merece una sociedad como la nuestra, no les permite aspirar a recibir mayores beneficios económicos, por un servicio de transporte público que evidentemente va a la baja”.

Esta no es la primera vez que ATUSA llama a paro. En 2016, durante la administración del priista Carlos Lozano de la Torre, la empresa detuvo 50% de sus unidades. Como respuesta, la administración estatal también habilitó camiones ejecutivos y patrullas.

(Con información de Mónica Cerbón).

Comentarios