Secretaría de Obras concluye segunda etapa de demolición del Rébsamen

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad de México informó que concluyó la segunda etapa de demolición del Colegio Enrique Rébsamen, cuyo derrumbe por el sismo del 19 de septiembre del 2017, ocasionó la muerte de 19 niños y siete adultos.

Los trabajos concluyeron un año y casi un mes después de la tragedia, debido a que la situación del establecimiento forma parte de un expediente penal contra la entonces directora y dueña del plantel, Mónica García Villegas.

En un comunicado, la dependencia detalló que la escuela ubicada Calzada de las Brujas y la calle Rancho Tamboreo, colonia Nueva Oriental Coapa, alcaldía Tlalpan, tuvo un colapso total en uno de sus cuerpos. Fue en éste donde se hizo la demolición de la parte faltante del edificio derrumbado, así como el retiro de mil 100 metros cúbicos de escombro.

Los trabajos fueron realizados con el apoyo de una cuadrilla que usó herramientas de oxicorte, palas, mazos, marros, una grúa y una retroexcavadora. Además, las tareas de desmantelamiento se realizaron de forma mixta, es decir manual y mecánica, para garantizar la seguridad de los predios colindantes.

La Sobse explicó que la sección autorizada para demolición de la escuela tenía tres niveles de losas colapsadas, las cuales fueron seccionadas y con ayuda de la grúa fueron bajadas a nivel de banqueta para ser desmanteladas. Luego, fueron transportadas en camiones de volteo hacía los sitios de disposición final.

Además, dijo que las actividades de la segunda etapa de mitigación de riesgo duraron 17 días. En el lugar quedan dos edificaciones más. Durante la primera fase de la demolición se retiró una parte de las losas colapsadas del edificio, así como el escombro resultante.

Según la dependencia, para garantizar la seguridad, un grupo de topógrafos desplegado en la zona monitoreó “de manera constante” el comportamiento de los inmuebles aledaños, mismos que “no presentaron problemas”.

La Secretaría agradeció el apoyo de los vecinos durante los trabajos, así como la sensibilidad de los padres de familia afectados para coadyuvar con las labores realizadas.

Por último, destacó que los trabajos fueron supervisados por peritos y el Ministerio Público y recordó que en el lugar aún hay dos edificaciones, cuya demolición aún no está autorizada autorización de demolición por parte de la Procuraduría General de Justifica de la Ciudad de México.

Comentarios